*

X

Descubrimiento de mercurio líquido debajo de pirámide de Teotihuacán apunta a una tumba real

Arte

Por: pijamasurf - 04/28/2015

El mercurio podría simbolizar un río o lago en el inframundo y ser una pista de una tumba cercana

Screen Shot 2015-04-28 at 1.32.10 PM

El hallazgo de mercurio líquido debajo de una pirámide en Teotihuacán sugiere la existencia de una tumba real, la cual arqueólogos podrían estar cerca de encontrar. Sergio Gómez y su equipo hallaron grandes cantidades de mercurio líquido al final de un túnel debajo de la pirámide de la Serpiente Emplumada, en una cámara sagrada que estuvo sellada por casi 1,800 años. Se cree que este metal brillante podría estar simbolizando un río en el inframundo y por lo tanto también un elaborado ritual mortuorio.

La pista de que el mercurio puede indicar la presencia de una tumba tiene que ver con que el metal ya ha sido antes encontrado en otras ciudades prehispánicas al sur del país.

El metal, hallado previamente en pequeñas cantidades en sitios mayas mucho más al sur del país, nunca se había encontrado en Teotihuacán. Los arqueólogos creen que las características brillantes del mercurio podrían haberle dado un significado sobrenatural para rituales. Podemos especular que el mercurio pudo haber sido usado para simbolizar un río brillante o un río celestial, una imagen que remite tal vez a la Vía Láctea o, en diversas culturas, a ríos del inframundo ligados a los procesos espirituales de la muerte, los cuales debe atravesar el alma para poder conseguir la vida eterna. Este tema recurrente en las grandes pirámides en culturas prehispánicas y egipcias, de nuevo, hace pensar en una tumba.

De encontrarse la tumba de un rey quizás se podría esclarecer un poco el misterio de esta gran urbe teocrática, de la cual se conservan pocos registros. 

Gómez, quien ya ha encontrado decenas de miles de artefactos incluyendo esculturas de piedra, joyería preciosa y conchas marinas gigantes, continuará la excavación, ahora con protección especial contra la toxicidad del mercurio.

Te podría interesar:

Una fiesta de disfraces en el bosque: “Ellos han escapado” (J-P Valkeapää, 2014)

Arte

Por: Psicanzuelo - 04/28/2015

Un drama de adolescentes que ayuda a ejemplificar un mal de nuestros tiempos cuyas raíces descienden a los ajustados moldes sociales

2178_1.they-have-escaped-promo-still01

 

Un chico rubio (difícil no serlo en Finlandia), el retraído y ensimismado Joni (Teppo Manner), es forzado a trabajar en un lugar para adolescentes problemáticos. Es así como conoce a Raisa (Roosa Söderholm), una chica excéntrica y rebelde, que lo convence pronto de usar con otro fin el automóvil que utiliza para recoger vegetales. La primera parte de esta cinta resulta casi un lugar común, en contraste con las secuencias de sueños, que arropan al espectador que busca algo distinto. En tintes rojos y con una elaborada postproducción, estás secuencias  nos colocan en dimensiones paralelas a la línea argumental principal, promesas de que algo diferente aguarda, una realidad dormida hasta ese momento.

They-Have-Escaped-reviewLa promesa se cumple más adelante; no desesperen. Los espectadores que busquen inquietantes imágenes para dosificar sus inconscientes las obtendrán en demasía, y con franca potencia, en su debido momento. El relato de Joni, alma gemela de Raisa, siendo cada uno parte distinta de un mismo personaje, que sería actualmente el hombre occidental dormido, sucumbiendo a sus actividades rutinarias y la vida en familia, que pronto  despierta ante los mitos que lo rodean, que trae dentro de su sangre, que le exigen desnudarse y encontrar al animal salvaje que lo representa en la naturaleza. Una narrativa clásica que, a medida que avanza, desata otra narrativa poética que subyace en todo, que siempre estuvo pero que ahora, con la película, podemos observar y vivir a detalle. En ese sentido Ellos han escapado podría ser utilizado como un puente de realidades.

La película también puede ser vista en la forma de lo problemático que se vuelve el adolescente que no quiere dejar de serlo por más que transcurran los años, que no respeta limites porque no crece, y que suele ir contra las reglas por su condición existencial, esa es su naturaleza; un fenómeno muy contemporáneo. La violencia con la que los adultos encaran a estos adolescentes simplemente va subiendo de nivel, ya que Joni y Raisa hacen todo lo que pueden para romper el molde que los atrapa y poder alcanzar las estrellas.

p19bocvhrm13ad1nog1vf7da717uo4Una puesta en cámara fría y cálida, en momentos una y en momentos otra, que recuerda más a Sam Peckinpah que a Terrence Malick; aunque de entrada asociemos más las imágenes con las de Badlands (Malick, 1973) que con las de Perros de paja (Peckinpah, 1971), finalmente estamos viendo la segunda. La violencia del pertenecer a una sociedad se va desglosando mediante el mundo de adultos que los rodea.

Una exploración en base de un mapa antiguo de esos que tenían monstruos en los limites; y es que, ¿para qué va a servir un monstruo sino para ahuyentar al navegante del limite?, pudiendo ser visto como la propiedad privada. Los dos jóvenes, impulsándose mutuamente tanto para intentar llegar a mirar al monstruo a los ojos como para comprobar que existe y de paso acariciarlo olvidando, en la operación, que se trata de un monstruo. El orden social está salvaguardado por las mas horrendas acciones; así, de un momento a otro, todo tiene sentido, y el sacrificio está preparado para un nuevo inicio.  

Aparentemente Joni tiene que cuidar de Raisa, en una primera instancia, en el primer acto; Joni, que está más cerca de lo denominado “normal” y Raisa de la locura, por nombrarla de algún modo. Raisa va a provocar a Joni de varios modos para que este rompa sus moldes, rebase los límites de lo permitido y por instantes, se permita ser libre. ¿Joni se vuelve loco? ¿O es que Raisa simplemente cuestiona la sanidad del aparato que quiere controlarla?

Por la pupila de un ojo un cuerpo cae al vacío del que lo mira, alberca infinita como la pantalla de cine.

1412856089477_0570x0388_1412861796420       

Tráiler:

 

Twitter del autor: @psicanzuelo