*

X

¿Sexo? ¿Drogas? ¿Sueños? ¿De qué trata realmente "Alicia en el país de las maravillas"?

Por: pijamasurf - 03/29/2015

Un libro entrañable pero también misterioso, "Alicia en el país de las maravillas" lleva 150 años despertando las hipótesis más excéntricas sobre su verdadero significado

Ralph Steadman

Pocos libros en la historia de la literatura gozan de una aceptación tan unánime como Alicia en el país de las maravillas, esa invención genial y entrañable de Lewis Carroll (pseudónimo de Charles Lutwidge Dodgson) que ha cautivado a lectores de todo el mundo desde que fue publicada, hace 150 años.

Paradójicamente, aunque el libro ha tenido muchísimos lectores a lo largo de ese tiempo, ello no ha resultado en poder decir de qué trata el libro realmente. Es cierto que en al menos un par de momentos de su carrera como profesor, Vladimir Nabokov aconsejó a sus estudiantes no mezclar realidad con literatura y desconfiar de quienes intentan encontrar una en la otra, porque hasta cierto punto se trata de universos distintos que funcionan cada uno con sus propias reglas. Sin embargo, también es posible decir que se trata de un impulso de la curiosidad más o menos inevitable, un intento de descifrar el pensamiento del autor y conocer el verdadero significado de una metáfora.

En el caso de Alicia en el país de las maravillas, estas son algunas de las hipótesis más populares al respecto.

 

 

SEXO

tovejansson_alice9

Tove Jansson

Desde que el psicoanálisis irrumpió en el mundo, a la hermenéutica llegó también la posibilidad de interpretar sexualmente cualquier cosa. Dicho de manera burda, Freud mostró que el sexo está en todo lo que hacemos, y la literatura no es la excepción. La caída de Alicia “down the rabbit-hole” sería, desde esta perspectiva, una suerte de regresión al útero materno que finaliza con un renacimiento. Además, recordemos que Carroll tenía una afición singular por las niñas, a medio camino entre la estética y la perversión.

 

DROGAS

alicedali6

Salvador Dalí

¿Por qué parece tan sencillo explicar el efecto de diversas drogas con escenas de Alicia en el país de las maravillas? Después de todo, esto puede no ser una casualidad. Hasta ahora no hay evidencia de que Lewis Carroll haya consumido algún tipo de sustancia alucinógena, más allá de ciertos excéntricos remedios homeopáticos; sin embargo, varios pasajes en el libro (marcadamente el episodio de la oruga fumadora) sugieren lo contrario.

 

CHISTE LOCAL

weisgardalice5

Leonard Weisgard

En su ensayo sobre la dificultad, George Steiner recurre a la Comedia de Dante para mostrar cómo a veces los autores incorporan circunstancias de su contexto inmediato a su obra, por ejemplo, con “un chismorreo tan privado que la elucidación depende de una familiaridad casi de calle a calle con la Florencia del siglo XIII”. Para algunos, algo similar sucede con Alicia en el país de las maravillas, en donde algunos personajes y situaciones son conversiones en clave irónica del mundo de Carroll: de sí mismo, de las hermanas Lidell (Lorina, Alice y Edith, a quienes Carroll dedicó el cuento), del croquet que se jugaba en la época, etcétera.

 

DESÓRDENES ALIMENTICIOS

aliceinwonderland_zwerger12

Lisbeth Zwerger

La comida es uno de los motivos constantes a lo largo de la narración, sea en su forma más obvia (por ejemplo, el pastel que come Alicia y que mágicamente la agiganta) o, con un sentido un poco más simbólico, en esa rara preocupación de algunos personajes por comer o ser comidos. Por este detalle y por lo que se sabe de los hábitos alimenticios de Carroll (era muy delgado y a veces almorzaba sólo una galleta), hay quienes piensan que la obra habla también de desórdenes alimenticios.

 

SUEÑOS

johnvernonlord_alice10

John Vernon Lord

Estructuralmente, la narración de Alicia en el país de las maravillas es extraña: aunque todo comienza con cierta “normalidad”, pronto esta se disuelve en una sucesión ininterrumpida de episodios fantásticos por los que Alicia transita sin aparente conexión lógica entre uno y otro… al igual que en los sueños. Hablando sobre su obra, alguna vez Carroll dijo al dramaturgo Tom Taylor que “todo es un sueño, pero no quise revelarlo sino hasta el final”.

Imágenes vía Brain Pickings

Te podría interesar:

¿A qué edad nuestro cerebro alcanza su desarrollo máximo?

Por: pijamasurf - 03/29/2015

Un estudio reciente revela que, a diferencia de otras partes de nuestro cuerpo, el cerebro podría tener distintos momentos de auge a lo largo de nuestra vida

brEn varios ámbitos nuestro cuerpo se desarrolla físicamente hasta alcanzar un punto máximo, después de lo cual comienza a decaer. Hay una edad para la madurez sexual idónea, también para la fortaleza muscular y para la salud ocular, y aunque en muchos de estos casos se trata de momentos que se pueden identificar con facilidad, en otros dicho parámetro es controvertido. Por ejemplo, con el cerebro.

Hasta ahora no existe una edad que se pueda señalar como el punto en que el cerebro humano alcanza su apogeo. Ya Aristóteles, en sus célebres Problemas, se preguntaba por qué el aprendizaje era más sencillo en edades tempranas y aún en la juventud y mucho más complicado para los viejos, algo que por momentos parece una regla, salvo cuando conocemos a personas mayores que sin mayores problemas manejan una computadora o aprenden un nuevo idioma.

En una investigación reciente, los psicólogos Joshua Hartshorne y Laura Germine examinaron a casi 22 mil personas que realizaron distintas pruebas en el sitio TestMyBrain, las cuales están enfocadas a ejercitar capacidades cognitivas como la memoria o el pensamiento lógico.

Al analizar la información colectada, Hartshorne y Germine notaron que había ciertas divergencias en la relación entre el tipo de prueba realizada y la edad de las personas que habían obtenido los mejores resultados. Así, por ejemplo, en pruebas de memoria a corto plazo, los mejores eran personas de entre 20 y 30 años, después de lo cual dicha habilidad ya no es tan buena como solía ser; en contraste, si se trataba de reconocer una emoción sólo por una imagen, los mejores eran personas de entre 40 y 50 años.

Entre otras conclusiones, estos resultados sugieren que nuestro cerebro tiene distintos momentos de auge, dependiendo tanto de la capacidad cognitiva que se examine como de la propia historia de vida de cada persona.