*

X
¿Es la vida sólo un complejo proceso de intercambio de información entre cosas muertas? ¿Dónde se encuentra esa chispa, esa zona que distingue a la vida de la muerte? ¿Y, si no existe ese diferenciador entre la vida y la muerte, entonces podemos argumentar que no hay tal cosa como la muerte?

En este provocador video realizado por Kurzgesagt-In a Nutshell vemos desdoblarse un persuasivo argumento: no hay una frontera contundente entre la vida y la muerte, lo cual nos hace (meta)cuestionarnos la misma cuestión de qué es la vida y qué es la muerte y si en realidad son preguntas importantes. El video suscribe una visión completamente materialista --y no por ello poco poética: la poesía de la ciencia que se reconoce parte de la evolución y de la vastedad del universo-- en la que la información reemplaza la metafísica del espíritu o de la chispa vital. Es paradójico que se use una animación para aparentemente demostrar que no existe en la biología un principio animista, todo es simplemente complejidad emergente del arreglo de partes materiales. 

El video sostiene que  todas las cosas "vivas" están hechas de células, pero las células son fundamentalmente nanorobots basados en proteínas que se autorregulan y hacen copias de sí mismas. Pero nada en las células está vivo per se, no hay un punto específico donde se ignite la vida, "todo está formado por materia muerta que sigue las leyes del universo", por lo que surge la pregunta: ¿es la vida sólo el agregado de estas reacciones entre elementos?

Algunos argumentos para esta tesis:

Si se extrae el ADN de su célula protectora, no puede hacer nada solo (la vida sólo existe como una red entre distintos componentes materiales).

Los virus, que son solamente material genético que existe sin células, ¿están vivos o muertos? Estos genes sin cáscara pueden, en algunos casos, invadir células muertas y reavivarlas.

Las mitocondrias fueron bacterias libres que formaron una relación con otras células que las incorporaron "endosimbióticamente" y mantienen su propia información genética, pero "como individuos están muertos", cambiaron su "vida" por la sobrevivencia de su ADN, lo cual significa que la vida puede evolucionar hacia la muerte siempre y cuando sea benéfico para su propia información genética --así que, tal vez, la vida sea sólo información y los procesos de intercambio de información entre cosas "muertas". 

"¿Si todo en el universo está hecho de las mismas cosas, esto significa que todo en el universo está muerto o todo en el universo está vivo?". O es entonces irrelevante contestar y diferenciar esto, cuando todo es parte de un mismo proceso de intercambio de información. "Nunca moriremos porque nunca vivimos, somos mucho más parte del universo de lo que pensamos". 

Básicamente el video señala que no existe un elemento metafísico en las cosas vivas y que éstas están gobernadas por los mismos principios universales que las cosas muertas. Lo "vivo" es simplemente una compleja relación de cosas "muertas". Ahora bien, el hecho de que no hayamos ubicado el fantasma en la máquina, el espíritu en el fondo la materia, no necesariamente significa que no existe (es posible que el ánima no esté en ninguna parte en específico, porque está en todas). La visión materialista es convincente en su propio terreno, pero al final es sólo una perspectiva, una forma de ver el universo. Una visión en la que la materia misma --y no sólo la vida-- es una expresión más densa o más sutil del espíritu o de la conciencia, también es coherente y convincente en su propia formulación (quizás con el matiz de lógica recursiva de que nosotros somos el fantasma que busca cazar al fantasma). ¿Necesitan oponerse siempre estas visiones del mundo, o existe un principio que las reconcilie? 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Atrapado en un bucle de tiempo: el extraño caso del hombre que ha vivido en un déjà vu por 8 años

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/16/2014

El caso del "Joven Día de la Marmota" muestra la posibilidad de que la ansiedad nos atrape en un delay infinito de reminiscencia y se agrega a la lista de teorías no esclarecidas sobre el fenómeno déjà vu

collage-loop deja vu

Un estudiante británico de 23 años asegura vivir en una reminiscencia constante y exponencial que se ha tornado una pesadilla en los últimos años. El hombre, que la prensa británica llama "Estudiante Groundhog Day", ha sufrido de ataques de ansiedad graves (que lo llevaron a sufrir, incluso, enfermedad psicógena masiva) y fue puesto en examinación para descartar la posibilidad de que se tratara de una alteración de la actividad eléctrica cerebral conocida como epilepsia del lóbulo temporal, un error en la percepción sensorial cuyo efecto principal es la alucinación o espejismo de emociones y recuerdos en los que se tiene la fuerte seguridad de haberse vivido antes.

La semiótica del término francés déjà vu ("ya visto") comprende una gran cantidad de hipótesis no esclarecidas en el ámbito científico, pues su origen aún se mueve entre el misticismo omnisciente de la mente. Platón, en su teoría de la anamnesis, mantiene la postura ontológica de que todo conocimiento se halla ya en la mente y sólo es recordado (la idea de que la data esencial se encuentra inmersa en nosotros y no en el exterior). Por otro lado, diversas teorías más estrafalarias apuntan a la posibilidad de que esta anomalía de la mente se deba a ligeros pestañeos que resultan de obtener información de otras dimensiones, un umbral hacia el multiuniverso de realidades desdobladas que aún ignoramos en su totalidad.

La posición de la ciencia, contrario sensu, alberga una serie de explicaciones igualmente vagas y especulativas a las aporías de la filosofía del déjà vu, en las que interviene un posible error en la memoria a corto y largo plazo, suponiendo que se olvida la información ya vista y se recuerda en un momento fugaz. Un cortocircuito, probablemente, en que la mente resguarda primero la información en la memoria sin llegar antes al área de análisis del cerebro, la cual nos hace conscientes de lo percibido. Con respecto a esta posibilidad, algunos críticos científicos afirman que el cerebro no sería capaz de almacenar información sin contar primeramente con una entrada sensorial que la procese. En cualquier posición que nos encontremos, pareciera que existe algo en ese loop esporádico que debemos recordar y por el cual regresamos al mismo punto donde empieza a sonar su reverberación; pero, ¿qué es lo que hay que recordar?

loopLas certezas que se tienen hoy en día sobre esta alteración de la realidad son escasas, sin embargo se sabe que diversos trastornos mentales como la demencia albergan al déjà vu efímero como uno de sus síntomas primarios. Para descartar este hecho en el sujeto que alegaba sentirse “atrapado en un loop de tiempo” infinito se hicieron las pruebas de encefalograma de rutina y resonancia magnética, las cuales demostraron a los investigadores que no se trataba de ningún daño cerebral. Tampoco se registraron otros tipos de auras (síntomas primarios de posible epilepsia del lóbulo temporal) y se descartó la expectativa de que fuese causado por alucinógenos. También se le dio un diagnóstico psiquiátrico de despersonalización y se le trató con una serie de medicamentos. Sin embargo, el sujeto no logró mejorías y, para el año 2010, comenzó a desarrollar fobia al escuchar la radio o ver televisión porque afirmaba sentir que “lo había vivido todo”.

Un paramnesia de esta magnitud es prácticamente nula en la literatura científica, por lo que el joven, que también dejó la universidad por el mismo síntoma, es una de las primeras evidencias que se tienen en el campo tanto de la psiquiatría como de la psicología para estudiar el misterio de las reminiscencias provocadas por la ansiedad, el único supuesto que hasta ahora se presume es el culpable de su eterno déjà vu. El estudio publicado en el Journal of Medical Case Reports nos concluye que este podría ser el primer caso de una persona que experimenta déjà vu persistente derivado de la ansiedad. Aunque la mayoría de las personas experimentan esta alteración de la realidad en muchas ocasiones de su vida, el caso de este sujeto es probablemente único en el mundo, nos dice la doctora en psicología Christine Wells, al mando de la investigación: La angustia causada por la experiencia de déjà vu en sí misma puede dar lugar a mayores niveles de déjà vu similares a bucles de retroalimentación manifestados en otros estados de ansiedad, por ejemplo, ataques de pánico. Es plausible, por razones neurobiológicas, que la ansiedad pueda conducir a la generación del fenómeno déjà vu.

Mientras esta anomalía de la mente permanezca abstraída del entendimiento humano, podemos creer en cualquier teoría que asemeje nuestra percepción de la realidad a una experiencia en la que no se tiene la certeza de estar viviendo o soñando.