*

X

Ilusiones acústicas podrían haber inspirado el nacimiento del arte

Por: pijamasurf - 10/28/2014

Alucinaciones sonoras en combinación con una predisposición mitológica pudieron haber incitado las primeras manifestaciones artísticas hace 40 mil años

IndiaBhimbetkaRockArt 

El arte, ese llamado producto de una misteriosa campana, quizá se encuentra impreso en la naturaleza humana. Aún se debate largamente una definición puntual y completa sobre este "fenómeno", pero en cambio cada día, cada era, corroboramos que es una pieza fundamental dentro de la existencia, tanto en términos históricos como sociales, culturales, cognitivos e incluso metafísicos. 

En las incontables reflexiones que se generan en torno al arte –un término que lamentablemente se ha vuelto algo chocante tras décadas de embalsamarlo con frívolas resinas–, parece que el entender sus orígenes podría abonar significativamente a este apasionante ejercicio. Y a propósito de esto, Steven Waller, uno de los antropólogos sonoros más destacados, recién propuso una hipótesis: que las ilusiones sonoras producidas al interior de las cuevas donde se registraron las primeras formas de arte, hace aproximadamente 40 mil años, podrían haber detonado estas manifestaciones pictóricas. 

Para explicarlo, Waller refiere al contexto vivamente mitológico en el cual vivían los seres humanos de entonces. Múltiples manifestaciones de la naturaleza eran atribuidas a entidades y fenómenos metafísicos. De algún modo todo era hipersagrado, o al menos todo aquello que carecía de una explicación era remitido automáticamente a un mundo sobrenatural. Por lo tanto, las primeras pinturas rupestres podrían haber sido creadas en respuesta a los ecos y reverberaciones que sugerían la presencia de seres divinos. 

fig3.jpg_SIA - JPG - Fit to Width_178_true

Un escenario similar surgido de la convergencia entre mitología, sonido y arte pudo haberse materializado en Stonehenge, sitio que de acuerdo a un extenso estudio del propio Waller habría sido construido para imitar ilusiones acústicas conectadas con visiones místicas, en concreto con la actividad de divinidades envueltas en un rito musical. 

Para reforzar su teoría, el especialista en arqueoacústica asegura que los animales más comúnmente plasmados en los muros de las cavernas, por ejemplo hordas de bisontes u otros grandes mamíferos, generalmente estaban asociados con deidades del trueno, lo cual podría advertir que eran representaciones de aquellos dioses que se hacían presentes en esos sitios mediante extraños sonidos. Además, señala, aquellas zonas dentro de las cavernas que registran mayores niveles de reverberación son precisamente en las que se puede encontrar mayor cantidad de pinturas.

Sea o no acertada la hipótesis de Waller lo cierto es que, a nivel general, parece que la combinación entre percepción sensorial y creencias mitológicas bien podría haber facilitado el nacimiento de la expresión artística. Por otro lado, resulta particularmente interesante la posibilidad de que justo ahora que nos encontramos en la era de la imagen, siendo el lenguaje visual el que predomina por mucho, terminemos concluyendo que el motor primario del arte estuvo más relacionado con el oído que con la vista. 

Aquí puedes encontrar más información sobre el trabajo de Waller.

 

Te podría interesar:

Este es un cerebro hiperconectado en psilocibina vs. un cerebro normal (IMAGEN)

Por: pijamasurf - 10/28/2014

El internet cerebral de los hongos mágicos muestra un abundante y robusto racimo de conexiones neurales

psilocybin_networks_660

 

A la derecha de la imagen podemos ver el internet de los hongos mágicos vs. el placebo: la red de conexiones neurales que se produce en el cerebro de una persona bajo los efectos de la psilocibina, la sustancia activa de los hongos alucinógenos cotejada con la red, más flaca y escasa de conexiones, que muestra un cerebro en un estado normal o solamente afectado por los efectos de un placebo.

Más que buscar ciertas zonas específicas que se encienden durante procesos cognitivos o estímulos, el nuevo paradigma de la neurociencia es enfocarse en la conectividad, la relación entre estas zonas, bajo el supuesto de que la conciencia es un fenómeno que emerge de la interacción de diferentes regiones cerebrales. En esta comitiva, científicos analizaron con imágenes de resonancia magnética el cerebro de 15 personas a las que se les inyectó psilocibina y lo compararon con su mismo cerebro después de recibir un placebo.

La imagen es una abstracción de los resultados con el fin de visualizar lo que ocurre en el cerebro bajo los efectos de la psilocibina, como vía regia para entender la conciencia humana. Según Giovanni Petri, del Instituto para el Intercambio Científico, normalmente los cerebros no tienen muchos enlaces cruzados entre redes; esto cambia con la psilocibina, bajo cuyos efectos emerge un nuevo tipo de orden hipervinculado. Al parecer, una de las posibilidades de este estado de orden alterado en el que existe una mayor comunicación de diferentes regiones es una mayor presencia de sinestesia, la percepción de sonidos como colores, olores como colores y así sucesivamente, en una fusión de los sentidos.

Este tipo de estudios con psicodélicos es pionero en el campo y podría llevar la vanguardia para entender cómo es que ocurre lo que se conoce como experiencias místicas, así como ayudar a entender el gran misterio científico de qué es y cómo surge la conciencia.