*

X

 

Antes de que el peyote, la ayahuasca y las plantas de poder irrumpieran en la cultura popular a mediados del siglo XX, una bebida legendaria extendía el rumor de sus místicos efectos. Poetas como Charles Baudelaire y Paul Verlaine fueron grandes aficionados a la bebida, y pintores como Édouard Manet o Pablo Picasso retrataron al bebedor solitario de absenta frente a su vaso en actitud contemplativa.

Rimbaud dijo de la bebida que era "la artemisa de los glaciares", pues el ajenjo abunda en Val-de-Travers, una región suiza que se disputa con otras el origen del licor.

A finales del siglo XIX, las 5 de la tarde era "la hora verde", y los salones y cafés de París se llenaban con escritores y artistas que despachaban generosamente el poderoso bebedizo. Su enigmático verde le valió también el apodo de "hada verde". En Moulin Rouge, Baz Luhrman hace una caricatura entretenida de la Belle Époque parisina, donde el hada verde es representada por la estrella pop Kylie Minogue.

El ritual asociado a la bebida también es considerable, todo un apparatus, en la acepción que tenía la palabra para los magos del teatro de la época: un vaso de cristal, cucharilla metálica, cubos de azúcar, dosificadores de agua helada y fuego: toda una alquimia elemental por la que las gotas de dulzura impregnan el amargor de la bebida.

El Museo virtual de la absenta (en francés) aporta muchísimos más ejemplos de la cultura en torno a esta fascinante bebida.

En su poema "El veneno" (incluido en Las flores del mal), Charles Baudelaire se refiere a sus paraísos artificiales. Es fácil identificar la caracterización que hace el poeta de la absenta:

Revestir sabe el vino los más sórdidos antros
de un milagroso lujo,
y hace surgir más de un pórtico fabuloso
entre el oro de su rojo vapor,
como el sol que se pone en un cielo nublado.
 
Agranda el opio aquello que no tolera límites,
lo ilimitado alarga,
el tiempo profundiza, los deleites ahonda,
y de placer triste y oscuro,
anega y colma al alma rebosada.

Mas todo eso no vale el veneno que fluye
de tus ojos, de tus verdes ojos,
lagos donde mi alma tiembla y se ve invertida...
Llegan mis sueños en tropel,
para abrevar en esos dos abismos amargos.

Mas todo eso no vale el prodigio terrible
de tu mordiente saliva,
que sume en el olvido a mi alma impenitente
y, el vértigo arrastrando,
la trae desfallecida a orillas de la muerte.

Te podría interesar:

Científicos vendan los ojos de sujetos por 5 días: estas son las alucinaciones que reportaron

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/03/2014

13 participantes de un experimento científico reportaron salvajes alucinaciones de luz cuando les vendaron los ojos por cinco días

558105_175572615931613_931338287_n

Casi cualquier cosa que altere el funcionamiento normal de nuestros cinco sentidos puede provocar alucinaciones. Cinco minutos bajo el agua sin oxígeno, dos minutos viendo este video de ilusión óptica o un minuto frente a la Máquina de los sueños prueban que no es necesario tomar sustancias estimulantes para que nuestra realidad se distorsione o se derrita. De hecho, la alteración de la conciencia por medio de la luz es un fenómeno inmemorial que se ha usado para producir alucinaciones o visiones sagradas, pero, ¿que hay de la ausencia total de luz?

En un estudio científico llevado a cabo hace poco más de una década a 13 sujetos les vendaron los ojos por cinco días, y 10 de ellos reportaron haber tenido increíblemente extrañas alucinaciones; casi todas, paradójicamente, tuvieron que ver con luz.

Por cinco días, los sujetos usaron una venda de ojos especialmente diseñada y se les pidió que grabaran sus experiencias diarias en una grabadora manual de casete. Después del primer día comenzaron a surgir toda clase de alucinaciones que iban desde Elvis Presley hasta luces fantasma y triángulos de fuego. Los resultaron claramente indican que la privación visual rápida y total es suficiente para inducir alucinaciones visuales en sujetos sanos.

 

Estas son algunas de las alucinaciones que se reportaron:

Sujeto 1: Un hombre de 23 años reportó ver imágenes, así como rayos de luz. Vio siluetas de un rompecabezas que, mientras él se movía, “se transformaba en figuras amorfas”. Al día cuatro vio un triángulo con puntos en cada uno de los vértices y una gran “X” con una luz brillando debajo.

Sujeto 2: Un hombre de 34 años reportó múltiples alucinaciones que ocurrían mientras escuchaba el Réquiem de Mozart. A veces, cuando oía la música, la silueta de un cráneo lo volteaba a ver a los ojos. Otras, veía a una señora muy vieja mirándolo a los ojos con amenaza, que luego se transformaba en el rostro de un ratón. El hombre también experimento “imágenes de luz de estrobo” que iban y venían a lo largo de los cinco días.

Sujeto 3: Una mujer de 29 años reportó ver destellos de luz a las 24 horas de estar con los ojos vendados. Al día siguiente reportó ver plumas de pavorreal resplandecientes y edificios de luz.

tumblr_n85kgcxO5t1sht10qo1_500Al parecer, la privación de luz produce alucinaciones de luz. Su ausencia se convierte en una presencia fantasma cada vez más insistente. Si bien las máquinas de fotoestimulación son lúdicos aliados para la psiconáutica, la completa anti-fotoestimulación produce resultados semejantes. Así, la próxima vez que te aburras porque tu realidad es demasiado “cruda”, en lugar de buscar algún estimulante sensorial o psicoactivo prueba vendarte los ojos. Además, estarás desarrollando el resto de tus sentidos y en ello seguro se esconden gratas sorpresas.