*

X
De las fotos que subes de tu gato, internet puede sacar información importante para usarla como más le convenga

tumblr_m8eeosl6IZ1rd8qzho1_1280

Quizás hemos empezado a ser más cuidadosos con la información que dejamos en línea debido al mal uso que ha salido a la superficie, pero hay tantos loopholes en este aspecto de la red como hay fotos de gatos en internet. Y tal vez tú no compartas tus secretos, pero precisamente, las fotos de tu gato sí.

Owen Mundy, un profesor asociado de la Universidad de California que estudia la relación entre la data y el público, creó “I Know Where Your Cat Lives” ("Sé dónde vive tu gato") para demostrar el statu quo del uso de datos personales por parte de megacorporaciones e iniciativas. El señor Mundy extrajo coordenadas de latitud y longitud de fotos de gatos subidas a sitios como Flickr, Twitpic e Instagram. La mayoría de las cámaras modernas, sobre todo de los teléfonos inteligentes, adjuntan esta información a las fotos que capturan. Y si tú etiquietas tu imagen con “#gato” o “#cat”, apareces en una base de datos inmensa que revela mucho más de ti de lo que imaginas.

Su sitio presenta imágenes aleatorias de fotos con la etiqueta “#cat” en un mapa satelital en donde aparecen direcciones específicas e información geográfica de cada una. Lo que puedes hacer para evitar que tu gato te entregue a estas megacorporaciones es, de acuerdo al sitio, quitar toda la metadata de tus fotografías y no permitir que ninguna aplicación utilice tu locación.

Te podría interesar:
Un solo post de Facebook o Twitter podría colocarte en la lista negra del gobierno de Estados Unidos

joelle L-Flickr

El sistema de vigilancia global del gobierno de Estados Unidos abarca todo el espacio digital y poco le preocupa atropellar la privacidad en favor de cuidar sus intereses. Nueva información revelada por el sitio The Intercept muestra que la NSA ha compilado una base de datos de inteligencia llamada ICREACH, la cual provee información a 23 agencias gubernamentales. ICREACH funciona como un motor de búsqueda --el Google de los espías. 

Por otro lado, también se confirmó que el FBI comparte con 22 gobiernos extranjeros una base de datos conocida en inglés como la Terrorist Screening Database, en la cual se incluyen personas sospechosas de ser terroristas de todo el mundo. De los 680 mil individuos que se encuentran en la lista, se reconoce que 40% no tienen ningún vínculo detectado con una organización terrorista; sin embargo, eso no impide que estén en la lista.

Escribiendo para The Guardian, Arjun Sethi señala que los estándares en los cuales se basa esta lista son tan bajos que la política de EE.UU. permite que una sola fuente de información no corroborada --incluyendo un post de Facebook o Twitter-- sea suficiente para que se incluya a una persona en esta lista maestra (lo cual no es muy agradable cuando se quiere viajar a Estados Unidos o a algún otro país incluido en este programa, por lo que se recomienda tomar precauciones imposibles de definir, para no enojar a los dioses del algoritmo).

La forma en la que llenan esta lista negra es ejemplificada con el hecho de que, por ejemplo, Dearborn, Michigan, una ciudad con menos de 100 mil personas, sea el lugar en Estados Unidos con más personas vigiladas, después de Nueva York. Aunque esto se explica con que Dearborn tiene una numerosa comunidad árabe.

Esto sucede porque los oficiales estadounidenses tienen la facultad de hacer inferencias y de "basarse en su propia experiencia" sin necesariamente depender de evidencia concreta. Esa experiencia y eso que se infiere son, muchas veces, los prejuicios que dominan dentro de la ideología xenofóbica y la narrativa del terror promovida a partir del 11-s.