*

X

Al parecer, los primeros humanos vivían en una perpetua orgía

Por: pijamasurf - 05/01/2014

A pesar de lo que podamos creer, las relaciones monógamas sólo surgieron con la agricultura. Antes de eso no existía tal cosa como la idea de exclusividad sexual.

Nos han inculcado la idea de que, desde que el hombre es hombre, hombres y mujeres siempre han buscado unirse en relaciones monógamas (a pesar de algunas claras excepciones), pero, ¿acaso esto es cierto?

Christopher Ryan y Cacilda Jethá creen que la relación en que el hombre da sustento a la mujer a cambio de su fidelidad reproductiva surgió con la agricultura (y la propiedad privada), hace unos 10,000 años, pero el ser humano como lo conocemos tiene una historia de unos 200,000 años.  Entonces, ¿cómo era la vida sexual del hombre antes de la agricultura? En la etapa de caza y recolección privaba un igualitarismo feroz, se exigía que todo fuera compartido, y Ryan y Jethá sostienen que esto incluye a las parejas. 

¿Qué clase de simios somos? Somos más cercanos evolutivamente al chimpancé y al bonobo que el elefante africano y el elefante asiático entre sí. Ningún primate tiene una vida sexual parecida a la de los simios, las chimpancés y las bonobos se aparean de una a cuatro veces por hora hasta con una docena de machos por día cuando están en sus días fértiles. Un ser humano promedio tendrá sexo unas 1000 veces en su vida, bastante más que un gorila o un oranguntán, que sólo disfrutarán de estos placeres unas 10 o 20 veces.

La mujeres musou, del suroeste de China, no tienen mayores tabúes sexuales, sostienen relaciones con cientos de hombres sin que eso represente ningún conflicto social. Varias tribus en al amazonas creen que un niño nace por acumulación de semen, así que las mujeres copulan con diferentes hombres para poder sumar todas sus características y tener el hijo o hija que quieren.

Puede que para los más recatados esto parezca choqueante pero, al parecer, antes el modo habitual de relacionarse sexualmente no era la cita romántica, sino lo que hoy llamaríamos, simple y llanamente, una orgía. 

Te podría interesar:

Mientras más grande es tu pene, más probable es que tu pareja te sea infiel

Por: pijamasurf - 05/01/2014

Un estudio realizado en Kenia muestra que, contrario a lo que señala el mito popular, un miembro grande no es garantía alguna de satisfacción sexual para la pareja.

58984_357070061081011_341749396_n

Un nuevo estudio realizado en Kenia cuestiona el mito popular de que un miembro grande es garantía de un mayor placer sexual para la mujer.

Para este estudio, publicado en PLOSOne, los investigadores entrevistaron a 545 matrimonios acerca de los hábitos de su relación, indagando si la mujer había tenido en alguna ocasión aventuras extramaritales.  

Los resultados muestran que mientras más grande era el pene del marido más probable era que su esposa le fuera infiel con un hombre que tuviera un miembro más pequeño. La razón: un pene grande tiende a lastimar a la mujer si su vagina es más pequeña.

Se tomaron en cuenta otros factores, como violencia doméstica, falta de satisfacción sexual o la edad de la mujer, pero los resultados son consistentes. De las 545 mujeres, 6.2 por ciento tuvo aventuras durante el estudio de seis meses con hombres más adecuados a su anatomía.

La conclusión es clara, un miembro grande puede ser más atractivo en la imaginación, pero estando en el cama lo fundamental no es tener un pene de un tamaño determinado, sino uno que pueda satisfacer a tu pareja.