*

X
Este país ocupa el penúltimo lugar de lectura de 108 naciones según la UNESCO; curiosamente, el mexicano gasta más dinero en libros que en alcohol, según el INEGI.

lecturaCuando leemos se activan procesos cognitivos que enriquecen la mente. Algunos estudios vinculan la lectura, incluso, al incremento de la felicidad. Cuando se lee un libro, una historia paralela nos acompaña –como una especie de sombra-ficción que alimenta nuestras vivencias. Leer, sobre todo literatura, nos permite reconocernos en la mente de un otro, en este caso el escritor, provocando un sentirte acompañado que, además de las bondades anímicas que ello implica,  fortalece nuestra propia identidad.

México ha sido culturalmente un país alejado de la lectura. Hace un siglo registraba aproximadamente 82% de analfabetismo, y hoy esta cifra ha disminuido a 6.9%. Pero esto no ha empujado el consumo de lectura, y aún no hemos forjado este hábito. Justo cuando México se alfabetizaba, la televisión había perneado la vida recreativa de los mexicanos en dimensiones extremas: hoy, a pesar de que la mitad de la población vive en pobreza, 95% de los hogares tienen televisiónSegún cifras de la UNESCO, México es el penúltimo lugar en consumo de lectura de 108 países, en promedio el mexicano consume menos de tres libros al año y dedica tres horas a la semana a la lectura extraescolar –en comparación con Alemania que lee alrededor de doce. 

Números sobre la lectura en México:

-          Según la Encuesta Nacional de Lectura 2012, sólo 4 de cada 10 personas en México leen.

-          El promedio de libros leídos al año, por mexicano, es de 2.9.

-          A 60% de los jóvenes sus padres les inculcaron el hábito de la lectura, mientras que a 80% de los mayores de 56 años, no.

-          63.8% de los encuestados no tenían hábitos de lectura en su infancia.

-          48% de los jóvenes nunca han visitado una biblioteca.

-          42 % de la población dedica su tiempo libre a ver televisión y sólo 12 % prefiere leer.

-          43 % de la población requiere servicio optométrico.

-          Según el INEGI, aunque los mexicanos leen poco, sorprendentemente gastan el doble en libros que en bebidas alcohólicas.

El hábito de la lectura debe apoyarse en el gusto –y este debe inculcarse tanto en el hogar como en la escuela. Para que se geste, la sociedad debe concebir la experiencia de leer como una actividad enriquecedora. Leer es un disfrute, no un castigo o una obligación. Leer libera y amplía la perspectiva. Leer engrandece y promueve la imaginación. Leer refuerza la identidad tanto individual como colectiva. Para leer sólo hay un camino, leer. Así que leamos.  

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Te podría interesar:

Telepatía onírica: ¿Podemos descubrir detalles de la vida de un desconocido mientras soñamos?

Por: pijamasurf - 04/23/2014

Un estudio reciente revela extrañas peculiaridades en el soñar que podrían indicar una cierta comunicación telepática mientras nos encontramos dormidos.
[caption id="attachment_75796" align="aligncenter" width="630"]Sin Título, por Tetsuya Ishida Sin Título, por Tetsuya Ishida[/caption]

Carlyle Smith, un destacado científico cognitivo de la Universidad de Trent, ha estado dirigiendo una serie de intrigantes experimentos que arrojan nuevas preguntas sobre la naturaleza de los sueños. Su rigor científico parece innegable, cada prueba se ha llevado a cabo cuidadosamente, pero no existe aún una teoría que logre explicar sus resultados.

En uno de sus experimentos, se pidió a 66 estudiantes que soñaran acerca de los problemas de la vida de una persona a la que no conocían. Para esto, simplemente se mostró a los participantes una fotografía, sin especificar el nombre o algún detalle de la vida de esa persona. Paralelamente, se pidió a un grupo de control de 56 estudiantes que siguieran el mismo procedimiento, pero respecto a un rostro ficticio generado por computadora.

La foto pertenecía a una mujer de mediana edad con esclerosis múltiple que estaba encargada del cuidado de su madre, la cual sufría cáncer de pulmón. Además, la mujer había perdido recientemente a su marido en un accidente industrial, y ella misma había estado involucrada en un serio accidente automovilístico algunos años antes.

La idea era descubrir si los sujetos soñarían con la mujer después de ver la foto y si en los sueños se revelarían algunos rasgos de sus problemas, como en una suerte de comunicación telepática, a pesar de no haberla conocido nunca. Los resultados fueron asombrosos. Se registró un aumento significativo de referencias a accidentes automovilísticos, dolores en los brazos y muertes de la pareja en los sueños de los sujetos. El contraste con respecto a sus sueños anteriores al ver la fotografía (se les pidió soñar con los problemas de una mujer, pero no tenían un referente visual), y en relación con los resultados del grupo de control, no dejan lugar a dudas. Antes ni siquiera soñaron significativamente con enfermedades cercanas al cáncer o con algún accidente. Incluso hubo casos en que los sujetos soñaron explícitamente que la mujer tenía dolores iguales a los de la esclerosis.

Smith no sabe cómo explicar este fenómeno, pero sabe que es algo más que una coincidencia estadística. Sugiere que puede existir algún tipo de telepatía lograda a través de los sueños. No es el primer estudio que habla al respecto, distintas pruebas, sobre todo con gemelos, señalan que pueden existir patrones similares de actividad mental entre individuos aislados físicamente pero entre los que se establece algún tipo de vínculo.

Por ahora sólo podemos imaginar las implicaciones de estudios como éste, pero quizá pronto exista una forma de explicar estos fenómenos que nos ayude a tener una mejor comprensión del elusivo reino de Hipnos.