*

X

La actriz que planeó besar a 10,000 soldados para ganar la Guerra Mundial

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/27/2014

Marilyn Hare se propuso en 1942 hacer una buena obra por su país recién entrado en guerra: besar a 10,000 soldados para levantar la moral de las tropas frente al enemigo.

marilyn hare

Es muy delgada la línea que divide la autopromoción descarada de los actos desinteresados, pero Marilyn Hare camina grácilmente sobre ella como la mejor de las equilibristas. Alguien debía reconstruir la moral que la guerra estaba destruyendo con cada bombardeo y fue Marilyn quien decidió llevar a cabo la tarea.

Su objetivo: repartir 10,000 besos, humectar la anquilosada máquina de la guerra y de paso, por qué no, hacerse un poco de publicidad.

En tiempos de guerra, mantener alta la moral es un arte que miss Hare practicó con delicadeza, mirando a cada soldado a los ojos y diciéndole palabras que lo hicieran sentir único, indispensable, diferente a los otros 9,999 y al resto de los combatientes.

marilyn hare2

Para su primer campaña repartió 733 besos en un campamento del ejército en California, todo debidamente registrado por la revista Life en 1942. De los 9,267 besos restantes no se tiene noticia. Por su lado, Marilyn sólo disfrutó de un breve momento de fama, tuvo pequeños papeles en shows de TV como The Wild Wild West y My Three Sons.

Te podría interesar:

Copas de silicón sujetas con tornillos de titanio en las costillas: la nueva cirugía estética para tener senos firmes

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/27/2014

Un nuevo procedimiento estético comienza a llamar la atención: la instalación de un brassiere interno que mantiene los senos femeninos firmes y con un aspecto juvenil

braDesde mediados del siglo XX, las cirugías estéticas han conocido una evolución que bien podría calificarse de extraordinaria. El sueño largamente acariciado de la modificación corporal ha alcanzado niveles de perfección increíbles aunque, es cierto, no siempre con las mejores consecuencias.

En los últimos días, una de estas modificaciones estéticas ha causado revuelo tanto por su novedad como por lo promisorio de sus resultados. Se trata de un procedimiento para dar a los senos femeninos un aspecto juvenil de firmeza y lozanía.

En términos generales, la operación consiste en implantar un brassiere debajo de la piel, el cual, como sucede con el sujetador común y corriente, se encarga de mantener en una posición específica los senos de una mujer. Un par de copas de silicón se colocan debajo del tejido mamario y se sujetan después a los huesos de las costillas con tornillos de titanio.

La cirugía tarda aproximadamente 45 minutos en realizarse y actualmente es legal en Europa; en Estados Unidos se encuentra en proceso de autorización. En el Reino Unido incluso podría formar parte de las cirugías cubiertas por la seguridad social para pacientes con cáncer de mama que sufrieron una mastectomía.

Desde 2009 y hasta la fecha 50 mujeres han participado en pruebas preliminares y, si bien todo indica que el procedimiento será aceptado, todavía se desconoce si las copas de silicón pueden generar una reacción adversa en el cuerpo de la paciente.