*

X

Literatura Musical: los versos de James Joyce destinados a ser cantados

Arte

Por: Jaen Madrid - 03/25/2014

Artistas renombrados como John Cage, Syd Barrett y Lee Ranaldo han convertido la inspiración lírica del poeta en el núcleo de las melodías más hermosas.

chamber music james joyce

Joyce siempre fue un músico aficionado, amante de la ópera y los grandes románticos de épocas anteriores a la suya. Un tenor brillante, al igual que su talentoso padre, quien nunca pudo explotar su afición como cantante y gran músico destacado de Irlanda. Desde muy pequeño, Joyce gozó de una refinada educación musical, la cual germinó una sensibilidad tal, que a la edad de seis años era capaz de escuchar con amor cualquier ópera. Para la adolescencia, su voz alcanzaba un sentimiento entrañable en cada tonalidad de sus cuerdas vocales. Incluso se propuso la meta de participar en el concurso de Feis Ceoil, un festival de talentos admirables de la época en el que también destacó el músico, influencia y amigo de James, John McCormarck.    

La música fue un elemento esencial y profundo en cada una de sus obras. Recordemos el laberinto de Ulysses y los episodios destacados como “Sirens”, un capítulo alucinante, refiriendo en todo momento la armonía musical. Joyce escribe algunas partituras también en su libro Finnegans Wake, como lo es la balada de “Persse O'Reilly” e incluso llegó a aventurarse en la contextura musical de la pieza “Bid Adieu”, del compositor Edmund Pendleton. Su gusto por la música era demasiado específico. Disfrutaba de la poesía isabelina y sus verdades dramáticas, aquella en la que encontraba grandes significados entre sus líneas cortas y sin embargo insondables. Es evidente que su estimulación musical se desarrolló por la esfera del canto y tal vez parte de esto fue lo que influenció su primer obra, Chamber Music, un compilado de 36 poemas sencillos pero claramente definidos por un ritmo y una armonía musical sensible por sí misma.

 

Pero así como la musicalidad en el lenguaje de Joyce fue primordial, la influencia que sus textos evocaron a músicos de todas las épocas fue aún más sorpresiva. Compositores como Georges Antheil y Samuel Barber fueron los primeros en dedicarle canciones ópera, allá por 1932. Posteriormente, los músicos vanguardistas introdujeron pistas de sonidos ambientales a sus obras: John Cage, obsesivo y fiel compositor de Finnegans Wake, y Pierre Boulez, quien alguna vez escribió, como fruto de su intenso amor por Ulysses, un ensayo en el cual demandaba una «nueva poética», una forma diferente de escuchar, afirmando que los músicos de su generación podían lograr lo que Joyce en la literatura. Luciano Berio también tuvo una profunda lealtad joyceana en ese tiempo, y destacó “Thema” como una de sus composiciones experimentales más importantes en la llamada música concreta, un collage de sonidos improvisados jugando con la abrumadora inspiración lírica del poeta.

Pero Joyce no ha quedado solamente como una influencia obsoleta. Canciones como Golden Hair reviven los hermosos versos de Chamber Music en una sutil y nostálgica interpretación de visiones oníricas. Joyce anhelaba que algún día las letras de esta obra fueran emblemas de melodías hermosas, las cuales quedaran vivas en la eternidad de un soneto hermoso y, hace no más de una década, se hizo presente el logro de dicho sueño aletargado: la compilación musical completa y totalmente contemporánea de esta primer obra de 1907. Al productor James Nicholls (Fire Records) se le ocurrió convertir los 36 poemas en obras musicales, las cuales son interpretadas por 36 artistas diferentes, destacando el proyecto de Lee Ranaldo (Sonic Youth): Text Of Light; la hermética banda de los 90: Mercury Rev; Bardo Pond, HTRK, y el minucioso proyecto de Peter Buck (REM): Minus 5, entre otros artistas. Es de admirar que la única regla de estas grabaciones fue dejar las letras intactas, puesto que la mayoría de estos artistas difieren en los géneros musicales fluctuantes y a la vez contradictorios, sin dejar de ser, en conjunto, una armonía deslumbrante.

El oído de un poeta parece ser el mismo que el de un músico. El virtuosismo lingüístico es tan importante como la simetría de una canción y es ésta una de las grandes razones por la cual James Joyce fue y debería ser valorado perpetuamente en el arte de los sonidos. “La belleza de la música, hay que escucharla dos veces”, hay que escucharla hoy, mañana y siempre.

Chamber Music: James Joyce 1-36

Twitter de la autora: @surrealindeath

Te podría interesar:

Entrevista con Tiny Victories, epifanías sonoras en TNDMX

Arte

Por: pijamasurf - 03/25/2014

Tiny Victories es una de las bandas emergentes de la escena electrónica de Estados Unidos con una fuerza sutil que embarga en viajes epifánicos; se presentarán en México el 25 de abril en TNDMX.

tndmx-tiny-victories

Hace unos días tuvimos la oportunidad de realizar una entrevista con la banda de Brooklyn, Tiny Victories, que se se presentará en México el 25 de abril en la serie de sesiones TNDMX. Tiny Victories sobresale entre un selecto grupo de nuevas bandas en la escena electrónica/independiente. Se caracterizan por crear momentos epifánicos a través de un show en vivo que mezcla orgánicamente samplers, loops y una batería. Greg Walters nos habló sobre su proceso creativo, su nuevo álbum y lo que esperan de su actuación en México.

 

-Su música suena como una banda completa a pesar de que son sólo dos integrantes, ¿cuál es su fórmula?

Cuando empezamos a tocar juntos, ambos queríamos intentar algo que nunca habíamos intentado antes. Por ejemplo, yo soy guitarrista, pero opté por no tocar la guitarra en esta banda. Quería experimentar con sonidos electrónicos y utilizar muestras como un detonante cuando tocamos en vivo. Eso significó que podíamos usar distintos tipos de muestras para las diferentes partes que queríamos tocar en una canción. Por ejemplo, si queríamos el bajo, o algo con un tono bajo, simplemente usaba una muestra de algo. Nos dimos cuenta de que podíamos generar un sonido bastante fuerte si yo detonaba varias muestras, mientras que Cason tocaba la batería acústica.

-Vendrán como una banda de cuatro músicos a México, ¿así planean presentar el álbum durante su gira?

Trabajamos en música nueva en el estudio y pronto anunciaremos algo al respecto. Últimamente hemos intentado descifrar cómo tocar la nueva música en vivo. En el estudio traslapamos muchas mezclas, sin preocuparnos por presentar las canciones en vivo, así que cuando comenzamos a pensar en agregar el material nuevo a las presentaciones, encontramos que queríamos hacer más de lo que se puede con sólo dos personas. Agregamos un par de músicos de gira, un bajista y un tecladista. Por el momento nos presentaremos como una banda de cuatro músicos.

-“Those of Us Still Alive” es un título bastante sugestivo. ¿Cuál es la historia detrás?

La idea de fantasmas, o personas que de alguna manera ya no están vivas, es recurrente en nuestra música. Es algo en lo cual yo pienso mucho. Pienso que la mayoría de nosotros tenemos a muchas personas en nuestras vidas que significan mucho para nosotros pero que realmente ya no están presentes por alguna razón. Sin embargo, todavía viven en nuestras mentes, ¿sabes?

A lo largo de la vida conoces a muchas personas, pero jamás tendrás la oportunidad de abrazar a muchas de ellas. Inclusive si es alguien que es muy importante para ti. Eventualmente dejas la escuela, cambias de trabajo o te mudas a otra ciudad. En fin, no se trata necesariamente de la muerte. Es sobre la manera en que las personas adoptan una nueva identidad en tu mente o imaginación, incluso cuando ya no están cerca.

-Ya que tienen gustos e influencias fuera de la música electrónica, ¿cómo definirían su acercamiento a ella?

Ninguno de los dos escuchaba música electrónica antes de tocarla. Mi experiencia es más bien de rock and roll. Crecí escuchando música de Grateful Dead y The Beatles. Hasta la fecha no escucho mucha música exclusivamente dance. Lo que quiero decir es: tiendo a disfrutar de canciones que tienen melodías y letras, aquellas que puedes tocar con una guitarra acústica alrededor de una fogata cuando estás acampando... Pero también nos gustan los sonidos electrónicos extraños. Nos gusta crear sonidos que jamás hemos escuchado antes. Creo que nuestro estilo combina todas estas cosas.

-¿Han visitado México antes? ¿Qué esperan de su presentación aquí?

Yo he ido varias veces, pero nunca a la Ciudad de México. He estado en Yucatán, Mérida y Tijuana. Hasta ahora, todas las personas con las que hemos trabajado, los promotores, han sido muy buena onda. Nos emociona ir a tocar con Tiny Victories y ver la ciudad.

-¿Cuáles son sus 5 canciones y artistas favoritos que más han escuchado últimamente?

“Red Eyes” el nuevo sencillo de War on Drugs, es fantástico.

Realmente me gusta Lord Huron. El álbum completo de Lonesome Dreams es bueno, pero deberían escuchar la canción “Ends of the Earth”.

El nuevo álbum de Future Islands, Singles, es bueno, escuchen “A Dream of You and Me”.

Hay una banda que se llama You Won’t con la cual tocamos alguna vez y son geniales. Creo que el álbum de Skeptic Goodbye es muy bueno, pero escuchen “Three Car Garage”.

Recientemente descubrí un cover increíble de “Don’t Be Cruel” de Elvis, por Billy Swan. Si te gusta ese tipo de música, te parecerá genial.

Tiny Victories se presentará en el Episodio II de TNDMX el viernes 25 de abril en la Ciudad de México, junto con Psychemagik, Lemon Mint y otros artistas.

Presentando TNDMX, Nissan JUKE apoya a una nueva plataforma que propone música de vanguardia e innovación artística desde la curaduría hasta el diseño de escenario. Así la marca japonesa procura contribuir a un espacio de encuentro con identidad orientado a la generación de un futuro más estimulante.

Más información en el sitio de Facebook: TNDMX

Tiny Victories (US)  - https://soundcloud.com/tinyvictories