*

X

El fracaso de la guerra contra las drogas y las alternativas para despenalizar su consumo en el mundo

Por: pijamasurf - 11/20/2013

Algunos líderes del mundo, al igual que ciertas legislaciones de E.U., ya han comenzado a despenalizar la portación y consumo de pequeñas cantidades de drogas. ¿La tendencia crecerá o la violencia seguirá recrudeciéndose?

drugsfotoverkleind

Las drogas, lo sabemos desde hace tiempo como una verdad incómoda, han ganado la guerra contra las drogas. Entre desplazados, asesinados y afectados directa o indirectamente por la política mundial de criminalizar el consumo de drogas, 230 millones de personas en el mundo consumían alguna sustancia ilegal en el mundo. Frente a este panorama, documentales como Breaking the Taboo y trabajos periodísticos como los presentados por la televisora Al Jazeera llaman con urgencia a considerar nuevos enfoques para lidiar socialmente con la producción, almacenamiento, venta y consumo de drogas.

Figuras como el anterior secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, y el anterior presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, entre otros ex mandatarios como César Gaviria de Colombia, integran una Comisión Global de Políticas sobre Drogas que se encarga de presentar la aterradora evaluación de lo que ha sido la sanguinaria política de "lucha contra las drogas", iniciada por el corrupto Richard Nixon a principios de los '70 y adoptada como modelo a seguir por países como México, Ecuador y Chile, como el único enfoque de estado frente al problema.

En una editorial de la mencionada Comisión Global, leemos:

Llamamos a los gobiernos a adoptar maneras más humanas y efectivas de controlar y regular las drogas. Recomendamos que la criminalización del uso de las drogas sea reemplazada por un enfoque de salud pública. También apelamos a los países a probar cuidadosamente modelos de regulación legal como un medio para minar el poder del crimen organizado, que se beneficia del tráfico ilícito de drogas.

Y es que además de los altos costos sociales y de salud que esta guerra acarrea (y que en México ha provocado un ambiente de violencia e inseguridad que los medios de comunicación se han hartado de cubrir durante los últimos 12 años), tal vez los gobernantes presten atención a nuevos enfoques si se plantean desde el costo económico de mantener la guerra: se calcula que desde 1971, cuando Nixon presenta la criminalización de las drogas como solución a un conflicto social más amplio, más de un trillón de dólares se han gastado ($1,000,000,000,000), una cantidad difícil de conceptualizar si pensamos que cada año, a nivel global, esta guerra cuesta $100 mil millones de dólares. El ex mandatario mexicano, Vicente Fox, un empresario disfrazado de político, es una prueba inesperada de que el capitalismo también es parte del ADN de la criminalización: transformar un problema social en negocio, un negocio que tal vez sea una mejor alternativa al enfoque militar de los últimos 40 años.

Tal vez sea más fácil hacernos una idea del alto costo económico de esta estrategia si pensamos que el mercado de las drogas gana cada año lo que los gobiernos del mundo han gastado en cuatro décadas en combatirla.

Algunas propuestas de descriminalización tan extremas como las de Portugal son presentadas como pioneras en documentales como Breaking The Taboo para buscar nuevas soluciones a viejos problemas. En aquel país se descriminalizó el uso de drogas hace doce años, y tener una pequeña cantidad de drogas es equivalente, a nivel de responsabilidad jurídica, a la multa por estacionarse en un lugar prohibido.

En Chile, Ecuador y Colombia, poseer drogas ya no es un crimen, y Uruguay analiza una nueva legislación donde el gobierno producirá y venderá marihuana. ¿Es posible que estos acercamientos acaben con el crimen organizado, al menos con la parte de él que se alimenta de los beneficios de la política de prohibición (como los gángsters de Chicago cuando el alcohol era ilegal)? Puede ser que no, pero es preciso plantearnos una estrategia nueva para lidiar con las drogas; el esquema tradicional, la lucha frontal y directa, es demasiado costosa en términos humanos y materiales, y a la larga, insostenible.

Te podría interesar:

¿Qué pasó con la 1ra iniciativa ciudadana de México, "Internet para Todos"?

Por: Ana Paula de la Torre - 11/20/2013

Hace unos meses publicamos varios textos sobre la primer iniciativa de ley hecha por ciudadanos, ¿Se logró su aprobación? ¿Qué pasó con ella? Te lo contamos.

logo intHay quienes dicen que tenemos que dejar de esperar a que el gobierno haga las cosas por nosotros y empezar a actuar para alcanzar logros colectivos; algunos pequeños y otros de grandes dimensiones. Ante la apatía generada por la falta de credibilidad hacia el estado, lo peor es quedarnos únicamente en la queja, pues esto deriva en un infinito estancamiento.

Hay ejemplos tangibles de personas que evidencian que somos nosotros los que debemos  tomar las riendas de nuestras demandas, simplemente porque funciona, y es que finalmente no es que ignoremos qué es lo que queremos como sociedad, pues todos deseamos deseamos vivir con oportunidades y en armonía, en este sentido, si el gobierno ha probado su ineficacia, nos queda el nosotros, a partir de la voluntad y el esfuerzo.

En este sentido, en marzo pasado, al menos trece organizaciones civiles presentaron en el senado la primer iniciativa ciudadana de la historia de México llamada “Internet para Todos”. La idea más representativa de la iniciativa es que el gobierno utilice la red de 21,000 km de la Comisión Federal de Electricidad para proveer de Internet a bajos costos, además de utilizar los espacios blancos liberados por la transición de la televisión análoga a digital, para que, mediante éstos, los ciudadanos accedamos a Internet económicamente.

Óscar Mondragón, activista, experto en telecomunicaciones y uno de los principales promotores de esta iniciativa, nos cuenta qué ha pasado y los logros que han alcanzado:

Los ciudadanos logramos que la clase política, por primera ocasión, escuchara una petición civil. Los 127 mil firmantes somos más que los votos obtenidos por cualquiera de los diputados de manera individual. Logramos que la Constitución fuera reformada en su artículo sexto, en donde al día de hoy dice textualmente que nosotros los mexicanos tenemos derecho al acceso a Internet (aunque no es una garantía porque hay muchos derechos que están en ésta y no se cumplen). Aunque la iniciativa se encuentra en este momento en la comisión de puntos constitucionales para su dictamen,  lo que haremos es que ahora que se reglamente la reforma de telecomunicaciones, se incluyan vías para que el estado facilite y garantice el derecho al acceso a Internet. Lo que nosotros pedimos es que los espacios de señal liberados gracias al inicio de la TV digital tengan un uso abierto sin necesidad de concesión o permiso alguno, para que podamos acceder a Internet mediante éstos.  Esto es una tendencia global, así está funcionando en E.U por ejemplo. Una de las cosas que quizás tendríamos que vencer es que tal vez las televisoras no estén muy contentas con la idea de que todo mundo tenga Internet, pues las generaciones jóvenes que lo usan están abandonando la televisión.

 Cómo apoyar los ciudadanos para que el acceso a Internet sea un hecho para todos, según Óscar Mondragón:

Sigan las cuentas de redes sociales de Internet para Todos o vayan al sitio internetparatodos.mx, nosotros les vamos a avisar cuando comience el proceso de discusión de la ley secundaria de telecomunicaciones; para que nos volvamos a activar y escribamos a los legisladores. Nuestro objetivo primordial será presionar para que los espacios blancos liberados por la TV sean para Internet.

 

Twitter del autor: @anapauladelatd

 

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.