*

X

TOP: 10 citas de Charles Bukowski sobre la bebida, el alcohol y la virtud de los tragos

Por: pijamasurf - 09/16/2013

Bukowski, el "viejo indecente", era un conocido alcohólico que, sin embargo, supo convertir ese hábito en materia de su literatura; aquí 10 fragmento de su obra que así lo muestran.

buko

Charles Bukowski es un autor sumamente popular, aun en el ámbito hispánico y de otras lenguas. La fama de su personalidad, signada sobre todo por su irreverencia hacia las normas del buen comportamiento y la moral contenciosa del establishment y el statu quo, lo convierten casi inmediatamente e ipso facto en un escritor que atrae y seduce, en especial a los jóvenes, a aquellos que despiertan al mundo preguntándose por qué las cosas que son así no pueden ser de otra manera.

En el caso de los lectores en lengua española, cabe hacer mención de la circunstancia por la cual el llamado “viejo indecente” es tan conocido y aun leído. Como se sabe, en español la obra de Bukowski fue dada a conocer sobre todo por la editorial barcelonesa Anagrama, la cual comenzó a publicar la obra del estadounidense poco tiempo después de que el franquismo llegara a su fin. Más de una generación salía de esta noche de conservadurismo y represión y se encontraba de pronto con los relatos y la poesía de Bukowski, cuyos temas y atmósferas son abiertamente desmesurados, catalizados siempre por las potencias que existen en los excesos sensuales del alcohol y el sexo. Esa avidez por todo aquello que el régimen de Franco censuró, explica en parte la persistencia de la literatura de Bukowski entre nosotros los hispanohablantes,

Esto, claro, sin regatearle mérito literario. Si Bukowski es reconocido como un gran escritor se debe, de inicio, a su habilidad misma, su talento con el lenguaje, pero también a que supo dar ese paso más allá, ese paso hacia el abismo, esa última decisión que requiere un texto para convertirse en literatura: en su caso, hacer ver que esta es posible aun en medio de la podredumbre y la miseria, material y espiritualmente hablando, que estas, sin dejar de ser tales, sin dejar de ser humanamente intolerables, son también otra de las materias con la que los sueños están hechos.

A continuación compartimos 10 citas de Bukowski sobre la bebida, a la manera de un aperitivo, un trago áspero y difícil de beber que, con todo, despierte o reafirme la curiosidad a propósito de la obra de este gran escritor.

 

1.

 Ese es el problema de bebe, pensaba, mientras me servía un trago. Si algo malo pasa, bebes para intentar olvidar; si algo bueno, bebes para celebrar; y si nada ´pasa, bebes para que hacer que algo pase.

Women

 

2.

Beber es algo emocional. Te sacude frente a la estandarización de la vida de todos los días, te lleva fuera de eso que es lo mismo siempre. Tira de tu cuerpo y de tu mente y los arroja contra la pared. Tengo la impresión de que beber es una forma del suicido en la que se te permite regresar a la vida y comenzar de nuevo al día siguiente. Es como matarte a ti mismo y después renacer. Creo que he vivido diez o quince mil vidas ahora.

 

3.

quédate con la cerveza.

la cerveza es sangre continua.

una amante continua.

—“how to be a great writer”

 

charlesbukowski

4.

Creo que necesito un trago.

Casi todos lo necesitan, solo que no lo saben.

Women

 

5.

Me gusta cambiar de licorería con frecuencia porque los empleados aprenden tus hábitos si vas día y noche y compras en gran cantidad. Puedo verlos peguntándose porque todavía no estoy muerto, y eso me hace sentir incómodo. Probablemente no piensen nada de eso, pero un hombre se vuelve paranoico cuando tiene 300 resacas al año.

Women

 

6.

Emborracharse fue bueno. Decidí que siempre me gustaría emborracharme. Aparta lo obvio y tal vez, si lo obvio está suficientemente lejos, no te volverás obvio para ti mismo-

Ham on Rye

 

7.

Cuando bebes el mundo aún está ahí afuera, pero en ese momento no te tiene cogido del cuello.

Factotum

 

8.

en la taza se asienta mi botella

como un enano que espera ganarse mis oraciones

bebo y toso como un idiota en una sinfonía,

luz del sol y aves enloquecidas por todos lados

el repiqueteo del teléfono hace saltar su sonido

contra los pronósticos del mar atormentado;

bebo profundamente e incluso ahora,

bebo por el paraíso

y la muerte

y la mentira del amor.

—“Soirée”

 

9.

“¿Qué? ¿Quieres decir que te atreverás a beber justo después de haber estado en la cárcel por intoxicación?”

“Es cuando más necesitas un trago”

Factotum

 

10.

ahora

prendiendo nuevos cigarros

sirviendo más

tragos

 

ha sido una hermosa

pelea

 

todavía

es

—“cornered”

 

También recomendamos:

Charles Bukowski te dice cómo utilizar tu depresión de manera creativa

Charles Bukowski: El rebelde de los fracasados

¿Quieres ser escritor? Charles Bukowski desafía tus pretensiones literarias

TOP: 10 adicciones de 10 famosos escritores

 

[BuzzFeed]

Te podría interesar:

¿Es Vladimir Putin el hombre más rico del mundo?

Por: pijamasurf - 09/16/2013

Cuando se es jefe del Estado ruso, el dinero en efectivo pasa a ser una consideración de segundo orden: Vladimir Putin bien podría ser el hombre más rico del mundo con un sueldo "oficial" más bien modesto.

putin

Estimar a ciencia cierta la fortuna personal de los líderes de Estado le daría dolor de cabeza a cualquier economista, quien probablemente necesite tener algo de político y de novelista para saber que el poder no necesariamente recae en propiedades, activos y dinero en efectivo. En noviembre del 2007, Stanislav Belkovsky, un prominente miembro de la sociedad moscovita, afirmó en una entrevista que el primer mandatario ruso Vladimir Putin controlaba el 37% de la compañía petrolera Surgutneftegaz y 4.5% del monopolio de gas natural Gazprom. A partir de esa entrevista, los medios estimaron la fortuna de Putin en $40 mil millones de dólares.

El problema era que los medios sólo se citaban a sí mismos, y los reporteros siempre topaban con la misma pared: Belkovsky parecía haberse sacado la cifra de la manga, aunque años después afirmara que la fortuna de Putin habría crecido hasta elevarse entre $60 y $70 mil millones de dólares, una cifra que ronda las de los hombres más ricos según Forbes, Carlos Slim y Bill Gates.

La figura de Belkovsky como mentiroso profesional también es problemática: en su juventud fue programador de computadoras para luego dedicarse a la consultoría política. Con todo, Belkovsky tiene tiempo para escribir libros sobre política rusa (varios de ellos sobre Putin mismo) y obras de teatro satíricas; sus columnas suelen retratar a Rusia como una monarquía constitucional comandada por alguna figura como el Príncipe Harry de Inglaterra, y sus lectores crecen cada año.

¿Qué ha dicho Putin sobre su aparente fortuna? Cuando le preguntaron en una conferencia de prensa del 2008, Putin salió con una respuesta retórica y elegante: luego de afirmar que eran chismes "sacados de las narices" y "embarrados sobre pedazos de papel", el mandatario afirmó que era "no sólo el hombre más acaudalado de Europa sino de todo el mundo. Colecto emociones, soy acaudalado en que el pueblo ruso me haya confiado dos veces con el liderazgo de una gran nación como Rusia --creo que esa es mi mayor riqueza."

Pero dicha riqueza de emociones podría compensarse con algunos objetos de lujo, como su colección de relojes suizos --imposibles de adquirir con su salario oficial, que suma $200 mil dólares al año. Boris Nemtsov, opositor de Putin y primer ministro provisional luego de Boris Yeltsin, publicó el año pasado un reporte sobre la corrupción en los círculos cercanos de Putin: utilizando sólo fuentes periodísticas, Nemtsov demostró cómo los amigos y parientes de Putin se han beneficiado durante su mandato. Por otra parte, Nemtsov también ayuda a desvelar indirectamente el misterio de los $40 mil millones que Belkovsky colocaba en la cuenta de banco de Putin: los políticos rusos no necesitan dinero.

Como jefe de Estado, el presidente ruso en realidad no necesita contar con dinero: todo el país está a su disposición. Una llamada y sus amigos de las petroleras pueden venderle acciones a quien Putin solicite, a un precio preferencial; ¿decoración para una nueva residencia oficial?, otra llamada y algún empresario privado se encargará de todo.

Vladimir Putin podría acceder a un tercer periodo presidencial en 2018, a los 65 años. Mientras tanto, los empresarios rusos simplemente administran y explotan los bienes que son --sin excepción-- propiedad del Estado, por lo que el coleccionista de votos y emociones, ríe al último, tras su carismática presencia.

[Bloomberg]