*

X
Los medios mainstream pueden instalar sus propias ideas en nuestra mente sin que lo advirtamos, utilizando sutiles maniobras con las que nos pierden en el laberinto del sofisma y la falsa conclusión.

Recientemente Ted Rall realizó en Al-Jazeera un interesante ejercicio que quizá cada uno de nosotros debería replicar por su cuenta y en su propio contexto. El columnista de la agencia árabe notó que en los medios mainstream estadounidenses —periódicos como The New York Times o cadenas como Fox— es sumamente recurrente y constante que al hablar sobre política se tienda a desdeñar posturas alternativas a las dos que se consideran no solo dominantes o usuales, sino las únicas a las que se tiene por verdaderamente sensatas en el sistema político estadounidense, la de centro-derecha del Partido Demócrata o la de derecha de los Republicanos.

Poco o nada sabemos de esas otras opciones que intentan distinguirse claramente de dicho binomio al que casi siempre se reduce la política en Estados Unidos o, mejor dicho, al que pretenden reducir los informantes oficiales, aliados del status quo que prefieren simplemente ignorar a otros líderes y corrientes políticas o, si alguno de estos cobra eventualmente demasiada notoriedad, tanto como para que la omisión se haga sospechosa, ridiculizarlos, disminuirlos hasta la mofa o la idiotez, como si todo aquello que escapa de la ideología Demócrata o Republicana —proyectos, propuestas, críticas, etc.— fuera materia de fantasías vanas e irrealizables o de nulo amor por la patria.

Sin embargo, las prácticas con que se cumple esta marginación de las alternativas políticas no son burdas y obvias, no es que el presentador de un noticiero o el articulista del periódico tracen una caricatura grosera de, por ejemplo, el dirigente del Partido Comunista de Estados Unidos, Gus Hall, o de los miembros del Partido Verde. Nada de eso. Como mencionamos antes, la manera más inmediata de empujar a este tipo de personajes e ideas fuera de la discusión pública predominante es ignorarlos: simplemente no hablar de ellos, pretender que no existen. Claro que esto no puede mantenerse por siempre. Determinado movimiento político puede ganar la simpatía de numerosas personas y, con el tiempo, obtener presencia pública nacional. Entonces, si ignorar a todas esas personas puede minar la credibilidad de la agencia periodística, basta con operar una sutil maniobra que desactive la importancia de tal o cual corriente política en el sistema estadounidense.

¿En qué consiste esta pronta, efectiva y mínima técnica? Bastante sencillo: en introducir en el discurso pequeñas fórmulas que echan sobre cierta idea o persona un manto de duda o de franco descrédito, retórica pedestre que pierde al espectador en el laberinto del sofisma y las falsas conclusiones. Al-Jazeera pone el ejemplo de la secuencia “Hay quienes piensan que…” [some people say] a la que la cadena Fox acude siempre que complementa sus noticias con opiniones sin fuente reconocible. Asimismo, con “Personas sensatas aseguran” [Serious people say] o “Nadie piensa seriamente que…” [no one seriously thinks], Fox y otras agencias no menos corporativas descalifican con dichas fórmulas toda opinión contraria a aquella que difunden: si alguien piensa lo contrario a las “personas sensatas”, entonces ese disidente, ese raro que excede los límites de la normalidad, no es una persona sensata, normal, seria, sino un insensato, quién sabe si solo un niño o un loco o un idiota, en cualquier caso, alguien que necesita corregirse si aspira a convivir entre “personas sensatas”. Lo curioso es que en algunos temas —e. g. si el ejército estadounidense debe retirarse de Afganistán— esas personas que piensan lo que “nadie piensa seriamente” alcanzan casi la mitad de la población de Estados Unidos. «Con todo, para “sus” reporteros de periódico, radio o televisión, todas esas personas […] no cuentan. Todos ellos son “nadie”. Ciertamente no son “gente seria” que pensó detenidamente el asunto. Ninguno de ellos es, según otros de sus motes favoritos, “realistas” o “pragmáticos”», escribe Rall.

El ridículo es otro recurso siempre a la mano de los medios mainstream. Al susodicho Gus Hall no se le menciona sin un epíteto burlón que quizá a algunos lectores les suene conocido: “el eterno candidato a la presidencia” [perennial presidential candidate]. Curiosamente, estas pullas se reservan casi exclusivamente a personajes relevantes de la izquierda estadounidense. Los de derecha reciben un trato totalmente opuesto. La peligrosa extravagancia y radicalidad de políticos como Sarah Palin y Michele Bachmann es para algunos analistas “refrescante” o “excitante”. Esto, además, nos revela las inclinaciones con que los grandes consorcios se manejan, la esfera de poder que anhelan compartir periodistas y políticos.

Así las cosas, el artículo de Ted Rall nos sugiere poner más atención en lo que escuchamos y leemos, con el fin de que seamos capaces de discernir cómo los grandes medios —y en general la cultura mainstream— juegan con nuestra mente, la moldean a su gusto y conveniencia, cómo la habitan a sus anchas y desde dentro nos programan para hacer o dejar de hacer algo, para hacernos creer que decidimos libremente, que por nuestra propia razón llegamos a determinada idea que no es otra más que la que ellos habían previsto de antemano.

[Al-Jazeera]

Te podría interesar:
WikiLeaks postea una foto aérea, notoriamente falsa, que exagera la magnitud de las protestas de Occupy Wall Street, ¿existe una agenda oculta ante tal falsificación o es solo un error no intencional?

 


El movimiento de protesta Occupy Wall Street ha generado un enorme y merecido interés en todo el mundo, especialmente de las clases media y baja oprimidas, la prensa alternativa y líderes de opinión que en cierta forma se oponen al sistema económico global —como Noam Chomsky y Slavoj Zizek. Su fuerza es la gente, su creatividad y su razón de ser tan necesaria: enfrentar a la mafia financiera que hace del planeta una gigantesca corporación, donde solo los CEOs obtienen los beneficios.  El movimiento no necesita ser inflado o magnificado. 

Resulta, entonces, un ataque por parte de WikiLeaks publicar en su página de Facebook, con casi 2 millones de seguidores, una foto satelital a todas luces falsa, descontextualizada, supuestamente mostrando el nivel masivo de la protesta —la cual ciertamente ha sufrido un cerco mediático. WikiLeaks, el sitio especializado en filtrar información confidencial y por lo tanto en revisar concienzudamente sus fuentes, tenía que haber sabido que esta imagen  fue desestimada desde hace más de una semana como un hoax, incluso el mismo autor de la imagen ha dicho que se trata "de una protesta virtual" o de lo que podría suceder. 

El movimiento #Occupy Wall Street se ha esparcido a distintas ciudades de Estados Unidos, también a otros países y se mantiene con mayor vigor que nunca, algo que necesitará para soportar el acampado, noche y día, y el frío que se viene.  Sin embargo, no es descalificar este movimiento decir que las protestas han superado en un mismo sitio las 10 mil personas solo por poco y ciertamente no han llegado a la cantidad que la imagen publicada por WikiLeaks sugiere.

Deja serias dudas la publicación de esta imagen por parte de WikiLeaks, un organismo que supuestamente estaría de manera natural apoyando a Occupy Wall Street. ¿Quién maneja el perfil de Facebook de WikiLeaks? Con 1.8 millones de seguidores sería completamente irresponsable que un becario pudiera postear sin ser supervisado.  Una de las tácticas principales que hemos visto en los último años que la élite utiliza en la manipulación de los eventos globales (como en el caso de la muerte de Osama Bin Laden) es crear confusión sobre lo que está pasando, saturando al público con una heterogénea mezcla de información verdadera y desinformación, hasta el punto de que no se pueda distinguir la realidad de los hechos de las numerosas narrativas tergiversadas. En este caso, sin afirmar con certeza que WikiLeaks sea parte de este aparato de manipulación, lo que esta imagen parece querer comunicar es "se está exagerando la magnitud de Occupy Wall Street" o que "ellos mismos usan las mismas tácticas de manipulación", deslegitimando así al movimiento.

Existe la posibilidad de que esto sea solamente un error humano de WikiLeaks (sin agenda oculta). Por otro lado miles de personas creyeron que esta imagen era verídica en un principio (los hoaxes se viralizan como un incendio en bosque seco en Internet). Pero de cualquier forma es bastante grave que WikiLeaks, como si fuera uno de esos sitios de conspiración que tanto critica, se haya tragado esta imagen sin investigar mínimamente, en un ejemplo del más pueril periodismo. 

Para contrarrestar esta desinformación les presentamos este excelente video de lo que está pasando en Occupy Wall Street, destacando el servicio de varios jóvenes que dan masaje a las personas que acampan para reducir su estrés e impedir que reaccionen con violencia a las provocaciones. Eso es lo que se llama un buen servicio a la comunidad.