*

En este poema, Mary Oliver nos dejó una lección sabia y profunda sobre uno de los aspectos de la vida más difíciles de entender y experimentar

Compartimos a continuación el poema que anuncia el título de este artículo. Preferimos no adelantar ningún comentario para permitir que el primer contacto sea con el poema y el hecho poético mismo. Después de este agregamos algunas líneas a propósito.


"EN LOS BOSQUES DE BLACKWATER"
Mary Oliver​

Mira: los árboles
convierten sus propios cuerpos
en pilares

de luz,
despiden un abundante
aroma de canela y plenitud,

las largas velas
de los gladios
estallan y flotando se alejan
por las márgenes azules

de los estanques,
y cada estanque, sea cual fuere
su nombre, es

ahora anónimo.
Todos los años
todo aquello
que entendí alguna vez

a lo largo de mi vida
se volvió en esto: el fuego
y el viaje oscuro de la pérdida
cuya otra orilla

es la salvación
y cuyo sentido
nadie de nosotros conocerá nunca.
Para vivir en este mundo

necesitas que estas tres cosas
te sean posibles:
amar lo que morirá;
mantenerlo

junto a tus huesos sabiendo
que tu vida misma depende de ello;
​y cuando llegue el tiempo de soltarlo,
soltarlo.

 

In Blackwater Woods

Look, the trees
are turning
their own bodies
into pillars

of light,
are giving off the rich
fragrance of cinnamon
and fulfillment,

the long tapers
of cattails
are bursting and floating away over
the blue shoulders

of the ponds,
and every pond,
no matter what its
name is, is

nameless now.
Every year
everything
I have ever learned

in my lifetime
leads back to this: the fires
and the black river of loss
whose other side

is salvation,
whose meaning
none of us will ever know.
To live in this world

you must be able
to do three things:
to love what is mortal;
to hold it

against your bones knowing
your own life depends on it;
and, when the time comes to let it go,
to let it go.

("In Blackwater Woods", Mary Oliver, en American Primitive, Back Bay Books, 1983)


Comentario sobre el poema

El poema "In Blackwater Woods" se compone de al menos dos grandes partes. En la primera, el llamado yo poético describe los elementos de un lugar o un paisaje que ha recorrido (los bosques del título) a partir de tres elementos: los árboles, las plantas llamadas gladios y los estanques. Sin embargo, la alusión a los tres es breve y mínima y, más importante aún, se les retrata no tanto en su realidad o presencia sino, más bien, en una especie de metamorfosis de tránsito hacia su desaparición. La firme y sólida materialidad de los árboles se convierte en luz y fragancia impalpables, las flores de los gladios velas que se alejan navegando, todos los estanques se vuelven una misma abstracción ideal sin identidad ni nombre propios…

Este paseo dominado por la evocación, al mismo tiempo real y meditativo, es la antesala para la segunda parte del poema, en la que el yo poético irrumpe de manera explícita y contundente (como, de hecho, ocurre en otros de Mary Oliver, siendo uno de los elementos característicos de su estilo).

Dicho yo procede entonces a hablar sobre una lección aprendida a lo largo de su vida y cuyo núcleo tiene relación con los elementos naturales referidos anteriormente. Se trata de la pérdida. El hecho irrebatible de que todo en esta vida conduce tarde o temprano a una pérdida –y el posible “antídoto” para ello.


Traducción de Juan Pablo Carrillo

Twitter del autor: @juanpablocahz


"In Blackwater Woods" se encuentra en Devotions: The Selected Poems of Mary Oliver, una selección bastante completa de la poesía que Oliver publicó en vida. El libro está disponible en este enlace.


También en Pijama Surf: Nubes: 2 poemas de Borges sobre la impermanencia y la fugacidad de la vida 

 
Imagen de portada: maryoliver.com