*

¿Por qué con la edad dejamos de buscar música nueva, pero no ocurre lo mismo con libros o series?
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

El crítico de música Daniel Dylan Wray del diario británico The Guardian observa una tendencia bastante difundida: las personas en algún punto de sus 30 empiezan a dejar de escuchar música nueva, se asientan sobre su propio canon, el cual a veces no es más de un manojo de discos. Comienza una vida más o menos monótona y sin la excitación de la música nueva.

Wray observa que esto es un fenómeno ineludible entre sus amigos, salvo raras excepciones. Pero no es un fenómeno particular, por ejemplo, de los hombres británicos. Las estadísticas de Spotify muestran que la mayoría de las personas "apagan" su curiosidad musical a los 33 años y un reporte de Deezer citado por el mismo Wray coloca la edad aún más abajo, a los 30.

En la treintena, las personas empiezan a perder el interés por asistir a conciertos o dedicar su tiempo libre a rastrear nuevas bandas. Wray nota que el mucho más estimulante –al menos en la juventud– "¿qué éstas escuchando?" cambia al lugar común de "¿qué estás viendo?". La energía del descubrimiento musical y sus estados de pasión y éxtasis se ven domesticados por la vida adulta, la familia, los hijos, o simplemente el trabajo y quizá una falta de asombro.

Pero en esto hay algo revelador de la psicología humana, pues no es solamente la muerte de la curiosidad, ya que las personas no dejan de buscar nuevos libros, podcasts o series. Wray cree que la razón puede estar ligada a cómo "la música es una parte esencial de la formación de identidad en la juventud: una vez que la idea de ti mismo está fijada por diferentes marcadores, como hijos o matrimonio, la necesidad se desvanece". Asimismo, la música es la más emotiva de las artes, y es en la juventud cuando se viven emociones fuertes, nuevas, ligadas a la música.

En gran medida, la música en la juventud obedece a encontrar aquello con lo que nos identificamos, dentro de procesos de socialización. Sólo algunas personas tienen una relación profundamente estética, desinteresada y creativa con la música. Otra razón es simplemente que muchos de los más fuertes efectos de la música ocurren saliendo a conciertos, bares, raves, fiestas y demás, algo que obviamente disminuye con la edad. Para muchos, la música no era sólo escuchar, sino que era parte de un conjunto de relaciones. Y aunque Wray habla de la música nueva también es probable que, con la edad, haya en general un descenso progresivo del tiempo que la gente pasa escuchando música. Hay también una especie de bucle de retroalimentación negativa, pues muchos dejan de escuchar música nueva porque ya no socializan tanto, ya no tienen los grupos de amigos que estimulan el intercambio.

Por supuesto, hay excepciones, y ocurre que algunas personas sí siguen escuchando mucha música, pero ya no meramente guiados por las tendencias sociales y la necesidad de diferenciarse por lo que escuchan, sino por aquello que les funciona para trabajar o para realizar ciertas actividades. Y hay quienes no dejan de escuchar y buscar música nueva como Wray, aunque no son la mayoría. Particularmente, la llegada de nueva música en la vida puede marcar nuevas etapas, enamoramientos o encuentros con personas diferentes, maestros e intereses por nuevas culturas. Y es, por ello, una manera de mantener cierta frescura y estimular la mente. 


También en Pijama Surf: 10 razones por las cuales la música es lo mejor de la vida 

 

Imagen de portada: Spinster