*

Millones de personas se reúnen en India para celebrar la fiesta de Kumbh Mela

India se encuentra en un momento catastrófico: en la última semana ha superado más de 300 mil casos de covid-19 al día y la tendencia sigue escalando. Esta explosión de covid-19 está generando un estado de desastre, sumamente alarmante y triste. India tiene más de 1.3 mil millones de personas, siendo el segundo país más poblado del mundo y uno de los que tiene mayor densidad poblacional y pobreza. Las imágenes de India son sumamente inquietantes, claramente el sistema de salud está rebasado y, aunque la ayuda internacional finalmente empieza a llegar, el problema tiene tintes apocalípticos.

Hace apenas dos meses y medio India celebraba con bomba y platillo haber controlado notablemente la pandemia. En febrero los casos bajaron a cerca de diez mil al día, algo que parecía extraordinario para un país de las dimensiones y en la condiciones que está India. El gobierno de Narendra Modi celebraba su desempeño y anunciaba que estaba llevando con éxito la campaña de vacunación más masiva de la historia.

¿Qué pasó entonces? Por una parte, indudablemente India está sufriendo el embate de una variante mucho más contagiosa. La variante B1.617 parece haber contribuido enormemente a este problema (y de paso creando alarma en todo el mundo). Pero por otro lado, se atravesaron dos cosas: campañas políticas en algunos estados como Bengala y eventos religiosos de enorme envergadura.

El presidente Modi ha sido acusado por la oposición de realizar campañas masivas en plena pandemia y permitir rallys de apoyo. 

Al mismo tiempo hace unos días se celebró la Kumbh Mela, la reunión religiosa más masiva del mundo. Aunque la Kumbh Mela de este año no fue tan masiva, en años anteriores este evento de purificación ha llegado a reunir hasta a 50 millones de personas, una cifra que parece inconcebible. Este año la cifra fue menor, pero en total más de 3 millones de personas se reunieron en distintos días para celebrar un baño ritual en el Ganges, el río sagrado. 

El festival Kumbh Mela se celebra en distintos ciclos, siguiendo el calendario astrológico de Júpiter (el planeta conocido como Guru). Los devotos viajan a diferentes locaciones del Ganges en busca de expiación (este año la celebración ocurrió en Haridwar). El motivo es que se cree que bañarse en una fecha auspiciosa es una forma de eliminar karma de manera exponencial. 

Este año el gobierno indio había llamado a celebrar este festival simbólicamente, pero no se siguieron las recomendaciones. La oposición igualmente acusó a Modi de no detener la reunión masiva y fomentar las manifestaciones masivas políticas y religiosas.     

Fuentes oficiales señalaron que entre el 11 y el 14 de abril más de 1,600 personas dieron positivas entre los asistentes, pero la cifra de contagios debe haber sido superior.                 

Actualmente India ha vacunado a más de 120 millones de personas con una primera dosis, pero esto no llega ni siquiera al 10% de la población y con dudas sobre la efectividad de las vacunas para detener el contagio de las variantes ultracontagiosas que están en el subcontinente Indo, el horizonte no es demasiado prometedor.

Sin embargo, tradicionalmente la llegada del monzón es vista como la llegada de la vida nueva y la renovación. Quizá sólo el monzón pueda salvarlos. 


También en Pijama Surf: ¿Por qué ha sido tan difícil dejar de hacer reuniones y fiestas en pandemia?

Imagen de portada: Flickr