*

Una visita virtual a la magnífica exposición sobre el tantra cortesía del British Museum (VIDEO)

Filosofía

Por: pijamasurf - 12/25/2020

La curador de la exposición 'Tantra: Enlightenment to Revolution', Imma Ramos, ofrece una visita guiada a este importante panorama sobre el tantrismo tanto hindú como budista

La histórica exposición sobre el tantra que alberga el British Museum se encuentra en sus últimas semanas, pero el museo ha difundido mucho material que permite experimentar a distancia algunos aspectos de la misma.

En el video que compartimos a continuación, la curadora de la exposición Tantra: Enlightenment to Revolution, Imma Ramos, da una visita guiada y relata con claridad y simpleza la historia del tantra, tanto su surgimiento en la India alrededor de los siglos V y VI de nuestra era, como su evolución y su adopción entre las culturas modernas. 

La exposición enfatiza el aspecto "revolucionario" del tantrismo. El tantra es revolucionario en el sentido de que subvierte los valores ortodoxos de la cultura brahmánica de la India, la cultura de la pureza y la segregación de castas. Para el tantra todo es puro, todo es divino. Es revolucionario también en adoptar nuevas divinidades femeninas y en cierta forma transformar nociones de la feminidad en la India. Aunque la mayoría de los practicantes tántricos eran hombres, al menos en el tantrismo se encuentran algunas practicantes femeninas y, sobre todo, la importante presencia de yoguinis, seres celestiales o demoníacos femeninos que enseñan prácticas esotéricas a los adeptos. Es revolucionario también por su giro hacia la preponderancia del cuerpo -el cuerpo se revela como el lugar de la iluminación– y por el papel esencial que juega el placer y el sexo en su espiritualidad encarnada. Vemos, por ejemplo, la recreación de uno de los más célebres templos de yoguinis, famosos por ser construcciones circulares a cielo abierto, presumiblemente con la intención de invitar el descenso celestial de las yoguinis.

El video y la exposición relatan también la recepción del tantra en la época colonial, época en la que fue seriamente rechazado y vilipendiado por la "moral victoriana" que los británicos no sólo llevaron a la India sino que infundieron en muchos de los indios. Los practicantes tántricos eran considerados hechiceros, faquires, pervertidos, dementes, etcétera. 

Sin embargo, en épocas más recientes el tantra ha tenido una mayor aceptación, tanto en la cultura popular como en la academia, donde ya está de moda estudiar los tantras (los textos, pues la palabra tantra significa "tejido" y se refiere también a un género de textos). Si bien hay que decir que la aceptación popular del tantra ha venido con un nuevo trastorno de esta peculiar disciplina religiosa, pues se ha transmitido como una forma de soft porn new age, como una especie de técnica para tener orgasmos múltiples y para encontrar la iluminación en un fin de semana. Evidentemente esto no es tantra, pues el tantra tiene también un componente esencial: la transmisión de un linaje dentro de una tradición ininterrumpida.

Con todo, el tantra no deja de ser una de las manifestaciones religiosas más fascinantes en la historia de la humanidad y esta exposición intenta acercar el tantrismo –que, por cierto, se caracteriza por su secrecía– al público interesado de una manera atractiva pero cuidadosa y con fundamentos académicos, sirviéndose en su historiografía de importantes expertos. Dicho eso, por supuesto, el tantra nunca podrá ser realmente entendido en un museo, y menos a través de una visita virtual.


 

También en Pijama Surf: El cuerpo humano es la fábrica donde el universo se recapitula a cada momento