*

Comienza en Oregon la regulación del consumo de psilocibina con fines terapéuticos

Ciencia

Por: Pijamasurf - 12/05/2020

La psilocibina es un alcaloide triptamínico que se metaboliza en el cuerpo en psilocina, un compuesto alucinógeno que es responsable del efecto psicoactivo de consumir ciertos hongos comestibles

El pasado 3 de noviembre, Oregon se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en legalizar la psilocibina, pero además, sería la primera jurisdicción en el mundo que planea regular el uso terapéutico de esta droga. 

Tan sólo un día después del resultado en Oregon, investigadores de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins publicaron los resultados del primer ensayo controlado aleatorio de un tratamiento del trastorno depresivo con psilocibina sintética. El estudio fue publicado en la revista JAMA Psychiatry (factor de impacto 17.471).

En este ensayo clínico participaron veinticuatro personas con trastorno depresivo mayor. Los participantes recibieron terapia inmediata asistida con psilocibina. El 71% de los pacientes tuvieron una respuesta clínicamente significativa; esta mejora duró por lo menos cuatro semanas después de haber finalizado el tratamiento, mientras que el 54% cumplió con el criterio de “remisión total de la depresión”. Esto significa que el ensayo clínico aleatorio encontró que la terapia asistida con psilocibina es más efectiva en producir efectos rápidos y duraderos en personas que sufren de trastorno depresivo mayor.

Los pacientes recibieron psilocibina en dos dosis (sesión 1: 20 mg/70 kg; sesión 2: 30 mg/70 kg), ambas en sesiones de psicoterapia (aproximadamente once horas de terapia). Los participantes fueron asignados al azar para comenzar el tratamiento inmediatamente o después de ocho semanas de psicoterapia.

Tom Eckert, coautor de este estudio, declaró que su objetivo es lograr que la psilocibina salga del campo médico y sea accesible para cualquier persona que se pueda beneficiar de ella de una manera segura. Esto significaría que no sólo los médicos podrían usarla en tratamientos, sino también terapeutas certificados en sus propias sesiones. 

En Estados Unidos, a nivel federal la psilocibina sigue completamente prohibida, ya que la DEA (Drug Enforcement Administration) la define como una droga que no tiene uso médico y tiene un alto potencial de abuso. La votación a nivel estatal (en Oregon) y los resultados positivos de este estudio permiten que el campo legal y médico comiencen a considerar mucho más seriamente la regulación del uso de esta sustancia psicodélica en las terapias de salud mental. 

El uso de la psilocibina en Oregon estará muy regulado. Sólo terapeutas con licencia y fabricantes que podrán cultivar los hongos o extraer la psilocibina, o bien, producir esta droga de manera sintética. Además, sólo se podrá consumir en centros especiales de terapia que cumplan con todas las regulaciones. Además, no se comenzarán a repartir licencias hasta el año 2023, pues después de que se aprueba una iniciativa de este tipo, son necesarios tres años de consultas jurídicas para la creación de leyes de regulación. 

Los autores de este artículo saben que este es un logro importante, sin embargo, piden a las personas ser pacientes, ya que quisieran evitar el uso irresponsable de esta sustancia y que se desarrolle un escenario de adicción. 

A diferencia de la marihuana, no habrá establecimientos comerciales que vendan hongos para uso recreativo. Para utilizar la psilocibina, los usuarios deberán ser mayores de 21 años y sólo la podrán consumir dentro de los establecimientos donde se ofrezca este tipo de terapia. 

Los posibles beneficios de la psilocibina, el LSD y otras sustancias psicodélicas fueron ampliamente explorados por los psiquiatras en las décadas de 1950 y 1960, antes de que esas drogas fueran acogidas por la contracultura. 

Después, el consumo de esas drogas fue estrictamente prohibido, estigmatizado y penalizado. Pero en los últimos años, muchos psiquiatras han revivido el campo. Un estudio doble ciego de 2006 (es decir, que ni los participantes en el ensayo ni los investigadores sabían si un sujeto estaba recibiendo psilocibina o un placebo) de la Universidad Johns Hopkins, publicado en la revista Psychopharmacology, demostró que la psilocibina podía dar a los voluntarios sanos experiencias significativas y duraderas. 

Sin duda, es un gran paso para el consumo de estas sustancias. No sólo para regular su uso, sino para ampliar el conocimiento que se tiene sobre los posibles efectos positivos en la salud mental de personas con trastornos graves. Además de que con este tipo de regulaciones se promueve la descriminalización del uso, la posesión y de los usuarios. 

Es importante considerar también que cualquier diagnóstico psicológico o psiquiátrico debe ser realizado por un profesional del área de la salud mental, y estar conscientes de que el uso en sí mismo de este tipo de sustancias no soluciona de inmediato los problemas que nos llevan a sentirnos deprimidos, frustrados o enojados. 

 


También en Pijama Surf: Al contrario de los antidepresivos, la psilocibina trata la depresión haciendo al cerebro más responsivo a las emociones

 

Imagen de portada: Nati Benedetich/Revista Mate