*

Luna llena en Libra este 7 de abril (la más grande del año) y la astrología de un mes tortuoso

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 04/07/2020

La enorme luna llena de abril entre aciagos planetas

Según el ahora ya popular esquema de las "superlunas", la luna llena de este 7 de abril será la más grande del año, es decir, se encontrará en el punto de su órbita más cercano a la Tierra (perigeo).

El plenilunio acontecerá exactamente el 7 de abril a las 21:35 p. m. (hora de la Ciudad de México), aunque el espectáculo visual de la luna llena podrá apreciarse también una noche antes y una noches después a esta fecha.

En Estados Unidos, la luna llena de este mes  se conoce como la "luna rosa", no por el el color del brillo de la luna (aunque habrá quien vea un cierto tono rosáceo bajo cierto ángulo) sino por su asociación con un género de flores específicamente primaverales, las Phlox, según explicamos en una nota previa.

En términos astrológicos, la luna llena de este mes es la luna llena de Libra, en oposición al Sol en Aries. Libra es un signo regido por Venus y el elemento aire. Se le asocia con el amor, la sensualidad, el arte, el dinero, la volatilidad y la socialización (no sin cierta paradoja actualmente). La Luna en Libra formará aspectos duros con Júpiter y Plutón en Capricornio y al ingresar a Escorpión, en los primeros grados, formará una cuadratura con Saturno y Marte, los dos planetas "maléficos". Así que se trata de un tránsito complicado en términos de la astrología mundana. Los versos de T. S. Elliot reverberan ilustrando el mes marcial que es también abril:

Abril es el mes más cruel: engendra
lilas de la tierra muerta, mezcla
recuerdos y anhelos, despierta
inertes raíces con lluvias primaverales.

["The Waste Land"]

 

Hace unos días, a principios del mes, tuvo lugar la nefasta conjunción exacta de Marte y Saturno en el signo de Acuario, en el cual Saturno tiene domicilio. Los astrólogos advierten que esta alineación planetaria es la más terrible de todas. Lo positivo, en todo caso, es que poco a poco Marte se aleja de Saturno y de la conflagración maléfica. Sin embargo, las cosas están lejos de ser "color de rosa", pues Saturno estará ejerciendo un duro mando de las huestes planetarias desde Acuario, el signo del ser humano, el cual, al contrario de lo que dice la llamada "nueva era", no es un signo que tenga que ver necesariamente con una transformación positiva o espiritual. Según la astrología clásica, Saturno en Acuario significa las cualidades de Saturno dominando al ser humano, es decir, las restricciones propias de Saturno: el aislamiento, la soledad, el materialismo, el control, la depresión y la necesidad de la disciplina individual, el trabajo y la constancia. Asimismo, Marte a lo largo del año volverá a formar aspectos duros con Saturno, particularmente largas cuadraturas debido a los movimientos retrógrados de ambos planetas en los signos de Aries y Capricornio respectivamente.

El 21 de diciembre de este año se llevará a cabo la conjunción de Saturno y Júpiter, el evento determinante de la astrología mundana, el encuentro de los grandes planetas del sistema solar. Esta conjunción ocurrirá en el grado 0 de Acuario, el mismo grado en el que ocurrió la conjunción de Saturno y Marte. La conjunción pone a Júpiter, el gran benéfico, bajo merced de Saturno, un estado en el que ya se encuentra desde su ingreso a Capricornio, signo también regido por Saturno.

 

También en Pijama Surf: El significado alquímico y astrológico de Saturno: el planeta de la melancolía