*

X

Estas son las conductas tóxicas más frecuentes en una relación de pareja

Salud

Por: pijamasurf - 09/11/2019

Solemos creer que estas conductas son normales, pero en realidad son un signo de herramientas afectivas poco desarrolladas

En los últimos años, el término “tóxico” se ha usado como un paraguas que incluye una diversidad de conductas categorizadas como violentas o agresivas y que pueden presentarse en la familia, en una relación de pareja, en el trabajo o incluso con los amigos. Una persona tóxica es aquella que, en su repertorio de conductas y actitudes, se hace daño a sí misma y a los demás como una manera de regular emociones negativas intensas. En otras palabras, una persona tóxica es alguien con herramientas psicosociales poco desarrolladas en su madurez emocional. 

De acuerdo con diversos autores encargados de estudiar el apego afectivo, las personas brindan y reciben amor en función de lo que experimentaron durante su infancia. Es decir que si durante los primeros años de vida se vivió un “apego inseguro”, la persona en cuestión se vinculará desde las mismas emociones del apego que experimentó en su infancia.

En ese sentido, si una persona vivió abuso emocional como la forma de vincularse, probablemente repita las conductas que experimentó u observó y normalizó; tales como críticas, insultos, culpabilizar por acciones ajenas, desprecios, muestras de afecto a través de violencia, amenazas, gaslighting (una forma de abuso psicológico que consiste en presentar información falsa para hacer dudar a la víctima de su memoria, de su percepción o de su cordura), aplicar “la ley del hielo”, humillaciones, control del dinero, etcétera. 

 

Las conductas típicas de un apego inseguro en la pareja 

Generalmente hablando, cuando una persona se vincula desde la inseguridad suele tener conductas repetitivas. Entre ellas, las que compartimos a continuación: 

- Se rehúsa a tomar responsabilidad de sus propias acciones y encuentra la manera de culpar al otro por todo lo que sale mal. Con facilidad puede alterar la realidad, culpando al otro por el malestar y librándose de toda responsabilidad de sus conductas. 

- Las muestras de cariño no duran mucho tiempo. En el ciclo del abuso en la pareja, es normal que el victimario tenga muestras de afecto seguidas de un aumento de tensión al borde de una explosión, expresar a través de violencia física, verbal, sexual o psicológica culpando a la otra persona de “hacerlo enojar” y, finalmente, disculparse y colmar de muestras de afecto o promesas de que nunca volverá a suceder. Por ejemplo, lo que puede inicialmente interpretarse como “celos” son en realidad una tentativa de control para crear dudas en la otra persona, quitándole su autonomía y seguridad.

- Suele desdeñar las fortalezas y minimizar los logros. Además, existe una tendencia a invalidar las emociones del otro con comentarios tales como “¿Por qué haces tanto escándalo por esto?”, “Estás loco/a”, “Eres un/a intenso/a”, etcétera.  

- No tolera que se esté en desacuerdo con él o ella. En cuanto escucha que hay una idea opuesta a su creencia, suele tomarse esto como un ataque hacia su persona.

- Se victimiza reaccionando con enojo e intimidación.

- Suele creer que es la pareja quien abusa de él o ella –y no al revés–. 

- Pone excusas a su conducta destructiva. Suele contextualizar su conducta abusiva, sirviéndose de pretextos tales como “Estaba estresado, cansado, abrumado. Exageré. Bebí mucho”. Esto le brinda permiso para repetir esta conducta, para garantizar adrenalina. 

- Pone expectativas poco realistas en la pareja, y a la vez, siempre estará insatisfecho con la relación. 

 

¿Qué te parece? ¿Alguna de estas conductas te parece conocida? Si es el caso, te invitamos a reconocerla y hacerte cargo de tu bienestar en el contexto de una relación de pareja.

 

También en Pijama Surf: 10 signos para identificar a las personas tóxicas