*

X

Si te gusta este tipo de música quizá seas más inteligente y evolucionado

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/26/2019

Un polémico investigador asegura que esta es la relación entre música y gusto musical

Hasta cierto punto las discusiones sobre la inteligencia siempre serán polémicas, pues aunque se trata de un rasgo decididamente humano, es posible decir que a la fecha no ha sido posible arribar a una definición o una caracterización que parezca precisa y completa. 

Por mucho tiempo la inteligencia se asoció únicamente con ciertas capacidades (el razonamiento matemático, la memorización o la resolución de problemas, por citar algunos), pero además de que el predominio de éstos ha sido variable en distintas épocas, es importante hacer notar también que en años recientes se han encontrado otros elementos que participan de su conformación y de su expresión en cada persona.

En ese sentido, una de las caracterizaciones más recientes sobre la inteligencia es la que se basa en la llamada “hipótesis de la sabana”, propuesta y desarrollada por el investigador Satoshi Kanazawa, adscrito actualmente a la Escuela de Economía de Londres.

Grosso modo, Kanazawa sostiene que el comportamiento humano contemporáneo está relacionado directamente con las prácticas que nuestra especie desarrolló en los primeros siglos de su evolución, concretamente en los días en que nuestros ancestros habitaban la sabana africana. 

Entre otros rasgos, el investigador considera que los individuos más evolucionados e inteligentes se caracterizaban entonces por responder primero a los estímulos nuevos del ambiente, esto es, a aquello que irrumpía de pronto en el panorama.

Al llevar su principio de la sabana al gusto musical, Kanazawa considera que la música de tipo instrumental suele cautivar a las personas con una inteligencia destacada. El argumento que el investigador da para sostener esta afirmación es que en la historia de la disciplina, la música surgió primero como una extensión de los sonidos vocales, así que cuando se originó la música puramente instrumental, llamó primero la atención de las personas más avispadas. La música clásica, el jazz o la música electrónica (entre otras) serían ejemplo de ese tipo de música puramente instrumental.

Si bien la hipótesis puede parecer polémica, hace poco la investigadora Elena Racevska, de la Universidad Oxford Brookes, realizó un estudio que ofrece cierta evidencia que la refuerza. Racevska estudió los rasgos de comportamiento de 467 estudiantes croatas en nivel secundario, desde una perspectiva de indicadores de inteligencia. 

De acuerdo con sus resultados, Racevska encontró que cierto nivel en el coeficiente intelectual permitía predecir el gusto musical de algunos de los estudiantes involucrados en el estudio. 

Como sea, cabe mencionar que Kanazawa ha estado envuelto en diversos conflictos derivados directamente de sus estudios. En años pasados varios sitios web para los que escribía optaron por cesar sus colaboraciones debido a la impresión generalizada de racismo que suscitaron sus opiniones; asimismo, la Escuela de Economía de Londres le prohibió contribuir en revistas especializadas mientras forme parte de su planta académica.

¿Qué te parece? ¿Tú crees que la música está en relación con el nivel de inteligencia de una persona? No dejes de darnos tu opinión al respecto en la sección de comentarios de esta nota o través de nuestros perfiles en redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Los recuerdos de la música que te gusta serán los últimos en perderse (ESTUDIO)

Te podría interesar:

Tu personalidad modifica literalmente la forma en que ves el mundo

Ciencia

Por: Pijama Surf - 05/26/2019

Estudios recientes sugieren que la personalidad afecta la percepción

Aun cuando la psicología todavía se encuentra lejos de comprender a profundidad qué es la personalidad, algunos estudios recientes apuntan a que ésta se relaciona estrechamente con la manera en que percibimos la realidad.

Un estudio publicado por Journal of Research in Personality sugiere que las personas abiertas a las nuevas experiencias ven el mundo, literalmente, de una manera diferente. En el estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne de Australia reclutó a 123 voluntarios para medir rasgos de personalidad como la extroversión, la amabilidad, la conciencia, la neurosis y la apertura a la experiencia. Este último rasgo implica creatividad, imaginación y voluntad de probar cosas nuevas.

Después, probaron quiénes experimentaron un fenómeno de percepción visual llamado "rivalidad binocular". Este fenómeno ocurre cuando a cada ojo se le muestra una imagen diferente, en este caso, un parche rojo en un ojo y un parche verde en otro. La mayoría de las personas miran hacia una u otra de las dos imágenes incompatibles, ya que el cerebro sólo puede percibir una a la vez. Pero algunas personas combinan las dos imágenes en un parche rojo-verde unificado. Los participantes que obtuvieron una puntuación más alta en la apertura a nuevas experiencias, fueron también los más propensos a percibir esta imagen de manera combinada.

Esto tiene sentido, según los investigadores, porque la apertura a nuevas experiencias está vinculada con la creatividad. Anna Antinori, una de las autoras del estudio, explica que constantemente filtramos la información central en la que enfocamos nuestra atención, por ejemplo, al ignorar el ruido que nos rodea o el olor de algún lugar. Así modificamos lo que percibimos: "La puerta a través de la cual llega la información a la conciencia puede tener un nivel diferente de flexibilidad. Las personas abiertas parecen tener una puerta más flexible y dejan pasar más información que las personas promedio".

Este no es el único estudio que vincula la personalidad con la percepción. Como señalan los investigadores en The Conversation, un estudio anterior muestra que aquellos que obtienen una puntuación alta en apertura mental tienen menos probabilidades de experimentar "ceguera por falta de atención", es decir, la incapacidad de ver algo que se encuentra a simple vista debido a que la atención está completamente centrada en otra cosa.

Aunque la investigación sugiere que la personalidad afecta la manera en que filtramos la experiencia consciente, no está claro exactamente cómo funciona este proceso. Los autores creen que los neuroquímicos del cerebro pueden vincular la percepción con la personalidad. "Por lo tanto, la abundancia del mismo neuroquímico, o la falta de él, puede afectar tanto la personalidad como la visión de bajo nivel", agrega Antinori.

Por otro lado, hay evidencia que indica que los rasgos de personalidad no son fijos. Diversos estudios han demostrado que la meditación puede afectar la rivalidad binocular, y este entrenamiento puede hacer que las personas estén más abiertas a nuevas experiencias. 

Sin embargo, mientras los estudios muestran que la personalidad puede cambiar con el tiempo, actualmente hay poca investigación sobre si la percepción también se modifica para corresponder con los nuevos rasgos de personalidad, aunque Antinori cree que la forma en que vemos el mundo puede cambiar de acuerdo con la personalidad. Así, la creciente evidencia sugiere que nuestras personalidades afectan nuestra experiencia de la realidad más de lo que pensamos.