*

X

Una playlist de Caetano Veloso para resistir al régimen ultraconservador de Bolsonaro

Política

Por: pijamasurf - 11/01/2018

La elección de Jair Bolsonaro evoca en Caetano Veloso la dictadura militar que gobernó el país durante cerca de 20 años

El pasado domingo 28 de octubre, la sociedad brasileña eligió a un nuevo presidente, Jair Bolsonaro, quien obtuvo el 55% de los casi 105 millones de votos computados.

La elección ha causado cierta inquietud, porque Bolsonaro mismo es un personaje polémico. En distintas ocasiones se ha manifestado a favor de la tortura como práctica a la que una autoridad puede recurrir, ha expresado su admiración a la dictadura militar que gobernó Brasil entre las décadas de 1960 y 1980 y también ha hablado sobre la homosexualidad como una “desviación” que puede corregirse con golpes y reprimendas. 

Por estas y otras opiniones, a Bolsonaro se le considera un hombre de derecha y conservador, pero cabría decir que también intransigente y acaso peligroso; en suma, uno de los ejemplos más acabados de cómo ciertos rasgos de personalidad que rozan la locura y la psicopatía, pueden ser recompensados con el ascenso en la escala social y la obtención del poder.

Ante este panorama, algunas voces se han levantado en Brasil y otras partes del mundo para alertar sobre la radicalización a la que podría llevar el gobierno de Bolsonaro. Si bien no parece probable que se instale una nueva dictadura en el país sudamericano, se teme que ocurran otros efectos igualmente deleznables: desde la limitación de las libertades individuales hasta el franco desarrollo del uso autoritario del poder.

Caetano Veloso ha sido una de esas voces. Antes de la elección, el cantante publicó un artículo de opinión en The New York Times en donde señalaba los peligros que implicaba votar por el candidato del Partido Social Liberal. “Si Bolsonaro gana la elección, los brasileños pueden esperar una oleada de terror y odio”, escribió.

Sin embargo, Bolsonaro ganó, y todo parece indicar que Caetano Veloso será una voz disidente a lo largo de estos años que invitará no sólo a la reflexión sino, sobre todo, a la resistencia. 

Prueba de ello es la playlist que compartimos en esta nota, confeccionada y publicada por el cantante brasileño y que lleva como título simplemente “Política”. Las canciones que la integran pertenecen sobre todo a “Tropicália”, el movimiento musical y artístico encabezado por Veloso mismo, Gilberto Gil, el grupo Os Mutantes, Tom Zé, Gal Costa y otros. En los años de la dictadura, el rock de Tropicália fue una manera creativa de oponerse al régimen, de cuestionarlo y de llevar al gran público la reflexión necesaria para cambiar las cosas, posición que llevó a sus miembros a ser arrestados, encarcelados e incluso exiliados.

No obstante, ese no es el futuro que Caetano Veloso desea repetir. En su artículo del New York Times concluyó:

Muchas personas han dicho que planean irse a vivir al extranjero si gana el militar retirado. Yo nunca he querido vivir en otro país que no sea Brasil, y ahora tampoco quiero hacerlo. Ya me obligaron a vivir en el exilio una vez. No volverá a pasar. Quiero que mi música, mi presencia, sean una resistencia permanente ante cualquier rasgo antidemocrático que pueda surgir del probable gobierno de Bolsonaro.

¿Será esto lo que le espera a Brasil?

 

También en Pijama Surf: La información es el sistema de control (y está en todas partes)

Te podría interesar:

Europa eliminará el cambio de horario (y por qué deberíamos hacer lo mismo)

Política

Por: pijamasurf - 11/01/2018

La Comisión Europea ha determinado que la gente está en contra del cambio de horario bianual y que además, éste no tiene beneficios

Después de unos años de discusiones, estudios y encuestas, la Comisión Europea ha decidido proponer que se elimine el cambio de horario, ese ritual moderno de atrasar y adelantar los relojes dos veces al año. Todo indica que la medida que hace que a finales de octubre se retrase 1 hora el reloj y a finales de marzo se adelante 1 hora, será próximamente eliminada. El 84% de los votantes está en contra del cambio de horario. Actualmente existe una regulación que hace que sea obligatorio que los 28 países de la Comisión tomen esta medida, la cual supuestamente tiene importantes beneficios económicos y de ahorro de energía (algo que no se ha podido demostrar).

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo: "La gente quiere que se haga, así que lo haremos". Ahora, cada país determinará qué horario mantiene, si el de verano o el de invierno. En realidad, el horario de invierno es el horario "natural"; el verdadero debate consiste en si es mejor este horario artificial de verano, si realmente se gana algo y se debe continuar con la hora en la que estamos actualmente, o si simplemente es mejor regresar al horario tradicional. Existe consenso en cuanto a la idea de que cambiar de horario dos veces al año no tiene beneficios reales, pues afecta el ritmo circadiano y el tiempo de adaptación es contraproducente. Las cosas se complican en Europa, ya que cada país tiene una situación distinta. No es lo mismo una tarde de invierno en un país nórdico donde el Sol se puede estar metiendo a las 3-4 de la tarde,  que una tarde mediterránea. A la par, también se discute cambiar los husos horarios. 

En líneas generales, los beneficios económicos del cambio de horario han sido poco contundentes y, a la par, se han registrado ciertos indicios de que puede tener efectos negativos en la salud -lo cual es sintomático de nuestra era, en la que la economía se antepone a todo, incluso a la salud más básica-.  

El principal problema está en que los ciclos circadianos que regulan la producción de diversas hormonas como la melatonina, encargada principalmente del sueño, se encuentran determinados por la luz solar, por lo que un aumento de ésta durante el día podría ocasionarnos insomnio, agotamiento, irritabilidad y desorientación. Recientemente, la revista BMC Biology estudió las reacciones metabólicas de 55 mil personas durante el cambio de horario y encontró que sus ritmos circadianos nunca lograron asimilarlo, es decir que no se trata de sólo "unos cuantos días" en lo que nos acostumbramos, sino de poner a nuestro metabolismo en una situación de estrés constante. Asimismo, se han registrado aumentos de accidentes en los días posteriores al cambio de horario, y otros efectos colaterales negativos.

Diversos países de Latinoamérica que habían empleado el cambio de horario ya lo han eliminado. Así que, sin duda, este debería ser un tema en la agenda del nuevo gobierno en México.