*

X

¿Quién es Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil de extrema derecha que tanto preocupa a la comunidad internacional?

Política

Por: pijamasurf - 10/28/2018

Bolsonaro será el próximo presidente de un país que se encuentra en un punto crítico en su historia

Brasil se encuentra en una de las peores crisis económicas y sociales en su historia, y hoy ha elegido a Jair Bolsonaro para sacar al país adelante, una decisión que genera alarma en la comunidad internacional, particularmente entre los medios y organizaciones que tienden a la izquierda.

Bolsonaro es un exmilitar que ha servido como legislador del estado de Río de Janeiro por varias décadas. Como legislador se ha opuesto a políticas de izquierda, al matrimonio gay, al aborto, a la legalización de las drogas y otras medidas. Se ha pronunciado a favor de acercarse más a la política de Estados Unidos e Israel. Según sus críticos, Bolsonaro obtuvo más del 55% de los votos y el triunfo para el Partido Social Liberal utilizando promesas populistas y reduccionismos simplistas.

Durante la campaña se ha registrado violencia y enorme polarización. No hace mucho, un activista antirracismo fue asesinado por un fanático seguidor de Bolsonaro. Mujeres, indígenas y miembros de la comunidad LGBT han sufrido violencia física o verbal de manera incremental, en un país multicutural que se ha polarizado. Pese a que Bolsonaro ha criticado a los afrodescendientes y ha dicho que sería incapaz de amar a un hijo homosexual e intentaría corregirlo con golpes, estas minorías votaron más por Bolsonaro que por su rival. De acuerdo con esta nota de Clarín, esto podría deberse a que están cansados de la violencia que sufren y ven en Bolsonaro a un persona decidida capaz de ejercer la fuerza necesaria para crear una sociedad más segura. (The Guardian ha compilado una serie de declaraciones polémicas que Bolsonaro ha hecho).

Bolsonaro ha alabado la dictadura militar del pasado y ha pedido una política de "mano dura", que incluye propuestas como reintroducir la pena de muerte, implementar la castración para violadores e inmunidad para policías que maten criminales. Por otro lado, pese a sus medidas populistas, Bolsonaro le ha dado confianza a la economía global al anunciar que Paulo Guedes -otro Chicago boy- será su principal asesor financiero, una señal de que la política económica neoliberal predominará y de que Brasil estaría abriéndose la inversión extranjera. Se espera que se desregule la economía y se privaticen los bienes estatales. Los mercados han reaccionado bien a Bolsonaro, no así la gente que se preocupa por los derechos civiles. Muchas personas hablan de Bolsonaro como el Trump brasileño y se habla, quizá precipitadamente, de "fascismo". Habrá que esperar.

Según algunos analistas, la elección de Bolsonaro tiene otra coincidencia con Trump: las fake news, pero vía WhatsApp, el servicio de mensajería que es inmensamente popular en Brasil, donde se han formado grupos patrullados por seguidores de Bolsonaro e influencers. Se le compara también con Trump por ser relativamente un "outsider" o alguien no ligado al poder político dominante, si bien él mismo es, obviamente, un político experimentado. Al igual que Trump, se ha encumbrado postulando ideas nacionalistas.

En todo caso, hay que tomar esto con un grano de sal, con alarma pero también considerando que esta es la información que produce la prensa internacional y la realidad sólo la sabrán los brasileños, y quizás ni ellos -pues, al parecer, hay una enorme circulación de noticias falsas y exageraciones en todos los sentidos-, al menos no hasta que Bolsonaro tome el poder. De cualquier manera, el triunfo de Bolsonaro ocurre a la par de una importante tendencia global a favor del nacionalismo y los gobiernos de derecha, y una pérdida de la ética política que valora la decencia y respeta la diferencia.

Te podría interesar:

¿Qué le sucede a #MeToo cuando una feminista es acusada de acoso sexual?

Política

Por: pijamasurf - 10/28/2018

Un caso muy común en tiempos recientes, sólo que en esta ocasión es una mujer la que parece haber utilizado su llamada "posición de poder" para tener relaciones sexuales con un hombre

El New York Times reporta sobre el caso de la renombrada profesora feminista Avital Ronell de la Universidad de Nueva York, quien fue suspendida de su puesto recientemente por acosar al estudiante Nimrod Reitman cuando éste cursaba su maestría. La periodista Zoe Greenberg sugiere que es un caso de acoso familiar, lo que ha abundado en los medios en tiempo reciente, sólo que invertido del sentido usual: es una mujer en una posición de poder la que aparentemente llevó a cabo el acoso. Greenberg se pregunta sobre la respuesta del movimiento #MeToo cuando algo como esto sucede.   

La investigación universitaria de 11 meses encontró que Ronell fue culpable de acoso sexual tanto físico como verbal y perturbó el ambiente de aprendizaje del estudiante Reitman. Como evidencia se mostraron correos electrónicos en los que la profesora llamaba reiteradamente a Reitman de manera sexual, incluido el adorable mote de "cock-er spaniel". Reitman, de 34 años, señaló que Ronell lo besó, se metió a su cama, lo obligó a dormirse en la misma cama, lo asedió constantemente con mensajes y lo amenazó, diciendo que no trabajaría con él si no accedía a sus propuestas. Reitman es gay y está casado.

Su denuncia fue posterior a su estancia académica, según él porque tenía miedo del poder que tenía su profesora. En los mails que el Times pudo ver, la profesora le hace diferentes propuestas de tono sexual. Ronell niega el acoso sexual y argumenta que Reitman carecía de inteligencia y eso lo hizo vengativo. 

Al ser una prestigiosa académica, Ronell ha sido defendida con gran entusiasmo por sus colegas. Una de las feministas más influyentes del mundo académico, Judith Butler, salió en su defensa señalando que se trata de una campaña maliciosa en su contra, ya que Ronell tiene credenciales impecables. Otras académicas feministas han argumentado que la dignidad "y el compromiso intelectual" de Ronell merece que se le trate acorde a ello. Todo esto suena lógico y justificado, pero como señala la periodista del Times, el tema es que es casi una calca de casos similares en los que las mismas voces criticaron el privilegio y la posición de poder de ciertas personas que eran acusadas, lo cual sólo revela lo complicadas que son estas situaciones.

Otra académica feminista, Diane Davis, remarcó su molestia por el hecho de que Reitman haya usado Title IX, una herramienta de denuncia feminista, en contra de una feminista.

Actualmente, tanto Reitman como Ronell y la universidad se encuentran en un pleito legal.

 

Imagen: NYT