*

X

15 formas en que la vida cambia cuando dejas de beber alcohol en exceso

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/12/2018

Algunos de los efectos que experimenta la mayoría de quienes deciden dejar de beber en exceso

La relación entre el alcohol, el ser humano y la sociedad no es sencilla de clarificar. El alcohol ha estado presente en la cultura desde tiempos remotos y, desde cierta perspectiva, puede decirse incluso que se trata de un producto de la civilización. 

En parte es a causa de dicha antigüedad que el alcohol tiene un margen amplísimo de tolerancia social. A pesar de sus efectos nocivos en la salud personal y pública, el consumo de alcohol se mira como un hábito “normal”, cotidiano, que se sanciona escasamente.

Por supuesto, el alcohol no es en sí mismo un problema. En un pasaje de Las bodas de Cadmo y Harmonía en que Roberto Calasso comenta la invención del vino según la mitología griega, no duda en decir de la ebriedad que “era justamente lo que le faltaba a la vida, lo que la vida esperaba”. ¿Por qué? En buena medida, porque un poco de alcohol aligera la vida, vuelve por un momento más asible algo que de inicio nos parece confuso o enigmático. 

El problema, sin embargo, es el exceso, como también han señalado una miríada de filósofos y pensadores desde tiempos inmemoriales. Es en el exceso del consumo de alcohol donde todas sus virtudes posibles se convierten en calamidades, y entonces el don y el regalo se transforman en una maldición.

Es desde esa perspectiva que compartimos ahora este listado, que tiene como inspiración un texto aparecido hace unos días en el sitio Walking Times. Grosso modo, se trata de una serie de efectos positivos que ha constatado la mayoría de las personas que dejan de beber, algunos a las pocas semanas de tomar dicha decisión y otros en un plazo más prolongado. Pero, en todos los casos, son efectos relativos al bienestar general.


1. Mejora general de la salud física

El primer gran efecto que notan prácticamente todas las personas que dejan de beber alcohol es una mejora general en su salud. Pérdida de peso, mejor aspecto de la piel, noches de sueño profundo y reparador y una mejor salud digestiva son algunos de los efectos a corto plazo, mientras que a mediano y largo plazo el corazón, el hígado y el cerebro son los órganos más beneficiados.

 

2. Mejora en la salud mental

Cuando se bebe en exceso, tomar la decisión de dejar de hacerlo es ya un reflejo de la voluntad de mejorar (de la pulsión de vida ganando terreno frente a la voluntad de autodestrucción, para decirlo en términos freudianos). Pero dicho impulso no se detiene ahí. Otras circunstancias de orden psicológico como la ansiedad o la depresión también se transforman, particularmente en aquellas personas en las que el consumo del alcohol es un síntoma de una condición subyacente.

 

3. Menos gastos innecesarios

El consumo de alcohol está asociado típicamente con un gasto irracional del dinero, de ahí que detener esa conducta tenga efectos también en las finanzas personales. Este es otro de los cambios que las personas que dejan el alcohol notan casi inmediatamente en sus vidas.

 

4. Un mejor empleo del tiempo

Usualmente el consumo desmedido de alcohol requiere un gasto considerable de tiempo, de entrada por el tiempo dedicado a la bebida en sí y después, por el tiempo destinado a la recuperación física que implica beber en exceso. Dejar de beber cambia eso por completo, y es común que ese tiempo termine usándose de manera más provechosa para uno mismo.

 

5. Un mejor entendimiento de uno mismo 

En el marco de la subjetividad, el consumo de alcohol a veces sirve para enmascarar condiciones sobre las cuales se tiene poco conocimiento personal. Así, hay quien bebe, por ejemplo, para animarse a hablar con desconocidos en una fiesta, para bailar, para bromear, etc. En pocas palabras, para vencer circunstancias como la timidez, la ansiedad, el aburrimiento u otras. Sin embargo, la tarea existencial del ser humano es más bien conocer en lugar de engañarse, es decir, preguntarse la razón y las causas de dichas dificultades para así poder sobreponerse a ellas. Dejar de beber también es una oportunidad para observarse, conocerse y cambiar aquello de uno mismo que el alcohol parece modificar.

 

6. Una mejor aceptación de uno mismo

En el sentido del punto anterior, un mejor conocimiento de uno mismo casi siempre conduce a la aceptación de quien se es, no a manera de resignación, sino de comprensión.

 

7. La vida se hace menos problemática

Con cierta frecuencia, el alcohol trae problemas a la vida. Financieros, de relaciones personales, con el trabajo y las responsabilidades en general, de salud, con el manejo del tiempo y más, la mayoría de los cuales, cuando se observan en retrospectiva, se revelan innecesarios, gratuitos y fáciles de evitar. En ese sentido, detener el consumo excesivo de alcohol es también poner un freno a todo ello. 

 

8. Se vive con menos arrepentimientos 

¿Cuántas veces, al despertar luego de una borrachera, te has arrepentido de algo que dijiste o hiciste? Pues bueno, al dejar de beber también desaparece esa sensación de tu vida.

 

9. Experimentas de otra manera las adicciones

La adición es un patrón de conducta que encuentra en el alcohol una de sus expresiones, que en realidad pueden ser muchísimas. Entender por qué estás enganchado(a) al alcohol, qué sucede cuando lo dejas y cómo cambia tu vida después de ello también tiene como efecto entender mejor los patrones que te llevan a tener una conducta adictiva.

 

10. Vives de otra manera las relaciones personales

Como si se tratase de una criatura con voluntad propia, la adicción al alcohol suele encontrar sus propias formas de aferrarse a la existencia de una persona, y una de ellas son las relaciones personales. Con frecuencia, quien bebe en exceso suele encontrar a las personas con quienes validar su comportamiento, esto es, amigos o compañeros con quienes igualmente puede beber y con los cuales no sentirá cuestionada su conducta. No obstante, cuando la adicción se detiene, también se revela el valor verdadero de dichas relaciones.

 

11. Y las conversaciones…

¿Alguna vez has estado sobrio en compañía de personas que están ebrias? Salvo ciertas excepciones, suelen ser momentos incómodos, pues es posible observar hasta qué punto el alcohol puede hacer a alguien testarudo, superficial o incoherente.

 

12. Puedes adquirir una mejor comprensión de la naturaleza humana

Siguiendo el ejemplo anterior, una observación objetiva de la ebriedad revela también otra cosa: la fragilidad del ego humano, el temor en el que viven la mayoría de las personas y el esfuerzo mayúsculo que muchos hacen por aparentar que son más o mejores de lo que creen que los demás piensan de ellos. No es casual que bajo el influjo del alcohol numerosas personas peleen, se enganchen en discusiones estúpidas o parezcan tener la “valentía” de la que carecen en sobriedad.

 

13. Y del entorno en el que nos encontramos…

El alcoholismo no surge de la nada. Existe una compleja red de significantes sociales y culturales por la cual una persona cree encontrar en el alcohol la respuesta a preguntas subjetivas que tocan su existencia. Ese no es el mejor lugar para buscar, en efecto, pero la cultura le hace creer que sí. La publicidad, la romantización artística de la bebida, la tolerancia social: esos son algunos de los factores por los que alguien puede llegar a creer que beber alcohol le dará las respuestas que está buscando.

 

14. Aprendes a tomar decisiones en función de tu bienestar

Cuando dejas de beber por voluntad propia, es más fácil tomar otras decisiones orientadas a tu bienestar personal. En cuanto a tu comida, por ejemplo, el tiempo que dedicas a alguna actividad física, el uso que le das a tu dinero, etcétera.

 

15. Adquieres una mejor experiencia de vida

En el sentido del punto anterior, la elección de dejar de beber alcohol conduce en general a una mejor experiencia de vida, pues ésta se vive más bien desde el entendimiento y no desde el efecto alterado de conciencia al que llevan las bebidas alcohólicas. La conversación que se tiene con una persona, la atracción sexual, la coordinación del cuerpo, la idea de uno mismo: todo ello pasa ahora por el filtro de la conciencia, de aquello que has aprendido de ti mismo y de la perspectiva que tienes sobre la vida.

 

BONUS: En el proceso, has aprendido a tomar conciencia de tu vida

La toma de conciencia es un proceso amplio al que una persona puede arribar por distintas vías, pero sin duda la decisión de dejar de beber es una de ellas. Como hemos expuesto a lo largo de esta nota, dejar el alcohol (o cualquier otra adicción) es en general un movimiento subjetivo que demuestra el deseo de aprovechar realmente la existencia, lo cual, paradójicamente, no muchas personas parecen estar dispuestas a hacer. Como dijera Oscar Wilde, la mayoría se conforma con vivir apenas, sin darse cuenta de que la existencia es una oportunidad única para hacer muchísimas cosas.

 

En la medida en que el alcohol es un factor capaz de detener y obstruir el desarrollo integral del ser humano, ¿no valdría la pena interrogar el lugar que le damos en nuestra vida?

 

También en Pijama Surf: 3 acciones para liberarte de un comportamiento adictivo (desde la raíz)

Te podría interesar:

Esta herramienta certifica a empresas que no sólo se dedican a ganar dinero sino que generan bienestar

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/12/2018

Sistema B es una iniciativa para certificar a empresas de triple impacto; recientemente las empresas Mustela, Davines, Carla Fernández, Someone Somewhere, Rayito de Luna, Natura y Buna fueron certificadas

En su libro Throwing Rocks at the Google Bus, el analista Douglas Rushkoff muestra cómo el paradigma de crecimiento económico a toda costa no se traduce en prosperidad real. Por el contrario, suele producir una enorme crisis social, ambiental y eventualmente también económica, a mediano y a largo plazo. Pensar solamente en incrementar las ganancias cada trimestre es irresponsable, a la larga es un mal negocio y es hasta estúpido, pues vivimos en un mundo interdependiente y lo que hace felices a las personas no son las cantidades sino la calidad de la experiencia, el sentido de propósito y pertenencia  y el legado que se puede dejar.

Lo anterior es algo que cada vez resulta más obvio, pese a cierta acendrada reticencia, y algunas iniciativas han empezado a promover un modelo empresarial mucho más sostenible. Una iniciativa que merece mencionarse es Sistema B, una comunidad sin fines lucro que agrupa a más de 2 mil 500 empresas certificadas en todo el mundo, con presencia en México y Latinoamérica desde hace unos años. Este sistema otorga una certificación a las compañías tras evaluar su desempeño social y ambiental, y provee herramientas de evaluación para que las empresas se perfilen hacia un futuro sostenible a largo plazo. La idea es crear empresas que no sean las mejores del mundo, sino las mejores para el mundo. La diferencia es importante y hasta urgente. 

Según Tania Rodríguez, copresidente de Sistema B en México, existe una tendencia global entre los consumidores que se interesan por los valores detrás de las marcas; y de acuerdo con varios estudios, hoy en día la mayoría de los millennials buscan trabajar en empresas que generen valor y beneficien a sus comunidades. 

Actualmente, unas 250 empresas mexicanas han sido certificadas como B-Corps, empresas que que han aprobado una rigurosa evaluación y que se considera que son de "triple impacto" positivo: ambiental, social y financiero. El pasado 20 de septiembre se realizó un evento para dar a conocer la adición de siete nuevas empresas de triple impacto a la familia de Sistema B, en este caso pertenecientes al ámbito de la moda, la higiene, la belleza y el estilo de vida. 

Las empresas certificadas fueron: Mustela, un laboratorio dermocosmético que ofrece fórmulas naturales de alta tolerancia y productos 100% ecológicos; Davines, una empresa italiana que ofrece productos capilares también fabricados de manera sostenible; Carla Fernández, una marca de moda que está inspirada en los colores y formas de los textiles tradicionales mexicanos, comprometida con preservar la herencia de las culturas indígenas; Rayito de Luna, una marca de productos de higiene y cuidado personal, naturales y ecosustentables, que se caracteriza por trabajar con pequeños productores; Someone Somewhere, una marca de moda y lifestyle mexicana que trabaja con artesanos indígenas e igualmente, practica el comercio justo; Natura, una marca brasileña, líder en cosméticos y Buna, café tostado de alta calidad, elaborado con insumos 100% mexicanos y que colabora con agricultores para repartir prosperidad.

 

Lee también: 4 formas de reprogramar una empresa y hacerla más sana y responsable 

 

Foto: Diseños de Carla Fernández