*

X

'Nunca estarás a salvo': la locura total de la violencia

Arte

Por: pijamasurf - 06/10/2018

La directora Lynne Ramsay ha creado una de las grandes películas de esta década

Nunca estarás a salvo (You Where Never Really Here) es la última película de la directora británica Lynne Ramsay, quien comprueba que tiene un lugar entre los más grandes realizadores de su generación. Algo similar ocurre con Joaquin Phoenix -el actor protagónico-, que con sus recientes actuaciones también demuestra ser uno de los mejores actores de su generación.

Antes de esta película, Ramsay dirigió Tenemos que hablar de Kevin, un filme sobre la mente de un adolescente asesino. En este caso regresa a su tema favorito, la violencia, en el formato de un thriller que no deja respirar al espectador. Joaquin Phoenix es Joe, un ex veterano de guerra que sufre de doble síndrome postraumático, tanto por haber ido a la guerra como por, aparentemente, haber sido abusado de niño. Joe trabaja como una especie de hitman, específicamente, rescatando a niñas que han sido secuestradas y que son prostituidas. Su nuevo caso es buscar a Nina (Ekaterina Samsonov), la angelical hija preadolescente de un senador -y la cual es la favorita del pedófilo gobernador del estado-, traerla de regreso y castigar brutalmente a sus agresores. Pero las cosas se complican. 

Como en sus otros films, Ramsay nos introduce a los abismos del alma humana y nos hace vivir dentro de la psique de personajes que padecen, ya sea por cultura o natura, la infección de la violencia. Pero no lo hace con un dejo moral, sino con un derroche de estilo, con una especie de poesía hipertensa, un frenesí intimista con descargas de humor, de sublimes absurdos. Ramsay se ha convertido en la principal experta cinematográfica en meternos en la cabeza de sujetos violentos, traumatizados, perturbados por la sociedad, la mala fortuna, la corrupción del alma. Pero en medio del bajo fondo satánico, una luz resplandece.

Algunas personas han comparado este film con Taxi Driver, y está a la altura. Sin embargo, la película de Ramsay logra producir ternura y compasión, a la vez que nos muestra algo igualmente sórdido y perturbador. La violencia no tiene sentido, es una forma de locura. La sociedad está enferma, pero en medio de toda esta demente vehemencia hay vida y belleza y una posible redención. Sus películas parecen hablarnos del sinsentido que es la violencia -al final, la mente de Joe no cesa de delirar, todo parece ser una oscura comedia sangrienta- y, sin embargo, en esa exploración abismal se asoma la empatía, la necesidad de entender y conectar con el ser humano.

Phoenix es un trauma ambulante, asediado por visiones traumáticas de la infancia, por visiones traumáticas de la guerra y por delirantes y paranoicas anticipaciones de lo que va a suceder -o de la violencia que está a punto de cometer- que llevan a la película a un in crescendo onírico y hasta fársico. Phoenix muestra un cuerpo bestial, por momentos una concentración feroz y por momentos una vulnerabilidad conmovedora. Su personaje es desarrollado con maestría, en toda su claroscura complejidad; muestra el enorme sufrimiento del trauma, una enorme capacidad para la brutalidad, pero a la vez nos hace ver que está vivo, es un tipo sensible y hasta tierno, capaz de sentir compasión -y esta compasión es lo único que le puede dar sentido a su vida, si bien no hay por ningún lado una escapatoria a la tragedia-. No estamos en la mente de un psicópata incapaz de sentir empatía; estamos en la mente de un hombre profundamente herido, orillado por un mundo enfermo.

You Where Never Really There es una película por momentos intolerable, brutal, perversa, luminosa, divertida. Una película en la que el espectador sufrirá y quizás se quedé con algunas pesadillas, pero como experiencia cinematográfica, sonora y visual, es una de las joyas de los últimos tiempos Es el gran talento de ciertos artistas -como Dostoyevski- que al mostrar lo más sórdido de la existencia, también logran mostrar una belleza imperecedera.

 

Lee también: Reseña: 'Tenemos que hablar de Kevin' (el des-amor de la madre en la mente de un psicópata)

Te podría interesar:

‘Rita, el documental’: un film sobre una figura emblemática del rock mexicano

Arte

Por: Alejandra Arrieta - 06/10/2018

El regreso de Rita no podría ser más oportuno; su arte sigue siendo vigente y sus mensajes, necesarios

El 2018 en México no ha sido todo elecciones electorales, aunque sea difícil de creer. Este año marca también un evento histórico para la cultura y el rock mexicano: el estreno de Rita, el documental, acerca de la fallecida actriz y cantante mexicana, Rita Guerrero.

Producida por el IMCINE y el CUEC, la ópera prima de Arturo Díaz Santana ha convocado a los miembros de toda una generación a reunirse, una vez más, alrededor del fuego que aún emana de esta chamana; para recordarla, revivirla y re-conocerla. Así sucedió en la Rambla Cataluña en el marco del Festival de Cine de Guadalajara; así en las funciones de Ambulante en la CDMX, donde los boletos se agotaron a los pocos días; así en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, donde cada uno de sus mil asientos estuvo ocupado por un espectador que se dejó tocar por la magia de Rita.

Lo que sucede en la sala cinematográfica es conmovedor por sí solo; el público, viéndose reflejado en la pantalla, corea las canciones que conforman el soundtrack de su otrora vida. Pasan del canto a las risas, a las lágrimas, en un lapso de casi 2 horas, que se sienten como la mitad. Después siguen las pláticas con el equipo del documental donde los fans relatan anécdotas en conciertos, momentos personales con Rita (quienes llegaron a conocerla, como maestra o amiga), y hasta menciones de hijos y casas que llevan el nombre de la vocalista de Santa Sabina.

Pero lo que realmente hace de ver Rita, el documental en el cine una experiencia estética particular es cómo todos estos comentarios, reacciones e interacciones con la película, cuestionan lo mismo que alguna vez cuestionó Rita: los límites entre estar y no estar.

El gran pensador Walter Benjamin teorizó ampliamente sobre esta misma oposición en la obra de arte: ¿qué hay de la reproducción? ¿qué queda y qué se pierde del original?

Yo, que nací el año en que se formó Santa Sabina, nunca pude ver a Rita Guerrero en vivo; claramente, no fui parte de esa generación. Sin embargo, estoy segura de que la experiencia mediada por la pantalla grande no es menos conmovedora, transgresora o impactante que la misma fuerza artística de Rita.

La musicalización, el ritmo y la estética del documental son sumamente elocuentes al transmitir el mensaje de Rita, por una sola razón: usan su mismo lenguaje, el arte como instrumento para alcanzar algo más elevado. De esta manera, Rita, el documental no sólo trasciende la mediación de la obra, sino que extiende el legado de la artista más allá de la muerte, a nuevas generaciones.

Ese es el gran logro arqueológico del documental; el sueño que Benjamin tenía para todo el arte cinematográfico: a partir de la realidad, se crea un imaginario que puede derramarse de regreso a la realidad. Rita, el documental no sólo arma una consecuencia de música e imágenes que releen las historias que nos contaron otros medios y formatos, sino que también recupera las emociones que estaban en la esencia de lo que hacía Rita y vuelve a propagarlas, haciendo uso de su infinito valor nutricional en un momento clave para México. El regreso de Rita no podría ser más oportuno; su arte sigue siendo vigente y sus mensajes, necesarios.