*

X

Por qué la atención es más importante que la inteligencia

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

La atención es en realidad la base de la inteligencia, aquí un argumento que muestra su importancia

La inteligencia es, posiblemente, la virtud más admirada y deseada en nuestra sociedad. Hasta hace unos años, la atención o la facultad de controlar aquello en lo que nos enfocamos no tenía un papel preponderante en la discusión intelectual o científica en nuestra sociedad, salvo algunas excepciones, como es el caso del psicólogo William James. Hace unos 100 años James notó que la atención era la cualidad esencial de una mente genial, e incluso consideró que si la atención podía entrenarse, ello debería ser la base de la educación:

La facultad de controlar una atención inquieta una y otra vez es la raíz misma del juicio, el carácter y la voluntad... Una educación que aumente esta facultad sería la educación por excelencia.

En su libro The Attention Revolution, Alan Wallace explica cómo la atención modela la realidad:

Nuestra facultad de atención nos afecta de innumerables formas. Nuestra percepción de la realidad está estrechamente vinculada a dónde ponemos nuestra atención. Sólo aquello a lo que le ponemos atención nos parece real, mientras todo lo que ignoramos --no obstante qué tan importante pueda ser-- parece desvanecerse en la insignificancia. El filósofo y pionero de la psicología moderna William James hizo esta observación hace más de 1 siglo: "Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad"... Cada uno de nosotros elige, en la forma en la que pone atención a las cosas, el universo en el que habita y las personas que se encuentra. Pero para la mayoría de nosotros esta "elección" es inconsciente, así que en realidad no es una elección.

Jordan Peterson dice que las personas en el mundo actual tienden a identificarse con el contenido de su intelecto pero esto no es apropiado, ya que no somos sólo nuestro intelecto, somos nuestras emociones, nuestras motivaciones, nuestras relaciones, nuestro contexto social y demás. A un nivel más básico, como dice la frase de James: Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad, es nuestra atención la que construye lo que somos. Nuestra atención es nuestra conciencia misma, la inteligencia es el contenido de la conciencia. "Puedes identificarte con tu inteligencia pero no eres sólo esto, existen muchas razones para pensar que la atención es una función de más alto orden que el intelecto, puesto que la atención es lo que le enseña a la inteligencia", dice Peterson. Hay muchos tipos de inteligencia (emocional, verbal, lógica, matemática y demás), pero una persona que tiene dominio de su atención no sólo puede aprender a dominar diferentes aspectos de la realidad y construir su inteligencia, sino que además tiene la base esencial para una mente sana -una atención plena- que no se ve arrastrada por las vicisitudes de la existencia. Y es que, por otro, lado, como señala el maestro budista Dzongsar Khyentse Rinpoche, aunque no solemos darnos cuenta, la mayoría  de nuestros problemas ocurren por estar distraídos.

 

Lee también: Investigador encuentra cualidad que comparten las grandes mentes de la humanidad

Te podría interesar:

Descubre tu tipo de personalidad según el método de aprendizaje que usas

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

Conoce a continuación un infograma que engloba los cuatro tipos de personalidades según la manera de aprender, de acuerdo con David Kolb

De acuerdo con los investigadores en neuropsicología Mercè Jodar Vicente, José Antonio Perlañez y Raquel Viejo Sobre, de la Universidad Autónoma de Barcelona, la atención y el aprendizaje son procesos cognitivos que ayudan a la capacidad de selección y uso adecuado de un estímulo, inhibiendo la información irrelevante. Se trata, en otras palabras, de “una interacción con funciones cognitivas como la percepción, las funciones ejecutivas o la memoria operativa”, que permite la “regulación transversal sobre otros procesos desde las primeras fases del procesamiento de la información –orientación, percepción y selección de los estímulos del entorno–, hasta fases posteriores relacionadas con la resolución de conflictos, el cambio de tarea o el control inhibitorio”.

De modo que su desarrollo y perfeccionamiento requiere de una serie de entendimientos y recursos educacionales. Para el profesor universitario David Kolb, existen distintas maneras de aprender y cada una de ellas depende de la percepción y procesamiento de la realidad. Es decir, hay personas que aprenden con el empirismo; otros, con el método socrático; algunos, con la predominancia de estímulos visuales; entre otros. Por ello, más allá de los diferentes métodos de aprendizaje y enfoque de atención, Kolb decidió poner atención en las variadas personalidades caracterizadas por sus respectivos métodos de atención y aprendizaje:

– Los adaptadores o hacedores. Es decir, aquellos que buscan la acción y el multitasking, pues prefieren trabajar rodeados de personas, buscando la estimulación de objetivos y resultados. Por ello, gustan de asumir riesgos y adaptarse a las circunstancias. Incluso, son personalidades que deciden vivir en el aquí y en el ahora.

– Los asimiladores o expertos en la conceptualización. A diferencia de los adaptadores, este tipo de personalidad es ideal para crear modelos teóricos definiendo los problemas. Optan por las ideas abstractas sobre las personas, y existe una tendencia a elegir campos de matemáticas o ciencias, investigación y planificación estratégica. Suelen preocuparse por responder al por qué de las cosas.

– Los divergentes o los de las ideas creativas. Gustan de analizar los problemas en su conjunto, así como de trabajar en equipo. Suelen ser personas empáticas, emocionales y ocurrentes; por ello suelen identificar con facilidad las necesidades, objetivos y planificaciones de cualquier situación, así como contestar a las preguntas “¿y si…”? o “¿por qué no...?”. De acuerdo con Kolb, este tipo de personalidad usualmente pertenece a artistas, músicos y personajes creativos en el mundo de la empresa.

– Los convergentes o aquellos que prestan atención a sólo una cosa. Son lo opuesto a los divergentes, quienes requieren la aplicación práctica de las ideas para resolver los problemas. Si bien se pierden con varias alternativas, son eficaces en situaciones en donde existe un único método para resolver las problemáticas. Varios ingenieros se enmarcan en este tipo de personalidad, pues suelen cuestionarse “¿para qué?”.

Conoce a continuación un infograma que engloba los cuatro tipo de personalidades según la manera de aprender, de acuerdo con Kolb:

 
Imagen principal: Learning with Lynda