*

X

Baudelaire tenía razón: es necesario vivir siempre ebrios

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/30/2017

¿A qué se refería Baudelaire cuando aconsejó la ebriedad como forma de vida?

¿Qué hace de Baudelaire un gran poeta? Entre otros motivos, señalemos ahora uno: la capacidad de su poesía para, aún hoy, conmovernos. Dicho esto no sólo en un sentido emocional, sino profundo. Baudelaire tuvo una mirada suficientemente aguda para ver los conflictos derivados de una forma de vida que, paradójicamente, es no-vida.

Con el tiempo y por la hegemonía de esa forma de vivir hemos olvidado, como lo señaló Baudelaire en varios momentos de su obra, que la vida auténtica es múltiple, diversa, hecha de contrarios y también de absurdos, vasta y que, por eso mismo, porque es un flujo que no se detiene ni admite definiciones absolutas e imperturbables, imponerle barreras y contenciones sólo termina por ahogarla, por sofocarla y marchitarla.

En el poema que ahora compartimos, procedente de El spleen de París, Baudelaire habla de la embriaguez e incluso de la embriaguez del vino, pero ésta es también figurada. En el fondo, Baudelaire nos está invitando a embriagarnos de vida, a beberla, respirarla, nadar en ella, dejar que nos colme y nos desborde. Eso es la embriaguez: un exceso. ¿No es entonces maravillosa la proposición del poeta? Acaso deberíamos escucharlo y vivir esta vida hasta la embriaguez, con intensidad, paladeando todos y cada uno de sus sabores, sintiendo cómo la vida recorre morosamente cada uno de nuestros sentidos, cómo acaricia nuestra conciencia y nos deja siempre más vivos de lo que estábamos apenas el instante anterior.

***

Deberíamos estar siempre ebrios. Eso es todo. No hay otro dilema. Para no sentir la terrible carga del Tiempo que nos destroza la espalda hasta hacernos besar el suelo, es necesario embriagarnos sin tregua.

¿De qué? ¡De vino, de poesía, de virtud! ¡De lo que quieras! ¡Pero embriágate!

Y si en cualquier momento, en la escalera de un palacio, sobre la hierba fresca o en la soledad cerrada de tu habitación te das cuenta de pronto que la embriaguez cede o está por disiparse, pregunta al viento, a las olas, a la estrella, a las aves, al reloj, a todo aquello que huye, a todo aquello que gime, todo lo que gira, lo que canta, lo que habla: pregunta a todos qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, las aves, el reloj, te responderán “¡Es hora de embriagarse! Para dejar de ser esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriágate! ¡Embriágate sin cesar! De vino, de poesía, de virtud… de lo que quieras.” 

 

También en Pijama Surf: El tiempo sin tiempo: una reflexión, a la luz de Baudelaire, sobre la eternidad consumista en que vivimos

Te podría interesar:

Geniales consejos para combatir la depresión del creador de la serie 'Rick y Morty'

Buena Vida

Por: Pijama Surf - 12/30/2017

El creador de la serie Rick and Morty respondió a una usuaria de Twitter con importantes consejos para lidiar con la depresión

La depresión, aquella prima hermana de la ansiedad, es uno de los trastornos del estado de ánimo que mayor incidencia tiene en gran parte de la población del planeta –principalmente en países económicamente desarrollados. Si bien sus síntomas pueden manifestarse como un vacío existencial, tristeza permanente, alteración tanto en la dieta como en el sueño, desmotivación, anhedonia e incluso disminución casi total de energía para realizar cualquier actividad, también pueden estar relacionados con conductas autodestructivas como permanecer en una relación de pareja tóxica, mantener prácticas sexuales –o emocionales– de riesgo, consumo descontrolado de sustancias psicoactivas, etcétera. En varias ocasiones, cuando el trastorno es principalmente de orígen orgánico –y por tanto requiere apoyo farmacológico o incluso terapia electroconvulsiva–, se trata de un proceso que puede tardar años y décadas en elaborarse; sin embargo, hay ocasiones en que una red de apoyo permite no sólo regular los síntomas sino también brindar una oleada de alivio.

A veces esa red de apoyo puede encontrarse en situaciones tan remotamente lejanas como las redes sociales, entre figuras públicas y las víctimas de este malestar. Tal y como sucedió entre el escritor, productor y co-autor del popular show Rick y Morty, Daniel Harmon y la usuaria de Twitter @chojuroh, cuando ésta última le preguntó al artista por un consejo para lidiar con la depresión. ¿Qué podría responder el creador de una serie ácida y de humor negro que se mofa abiertamente de la sensibilidad emocional?

Mediante cuatro concisos, pero contundentes, tweets, Dan Harmon dejó en claro que la bondad de la humanidad continúa y que gracias a ella y una red de apoyo, se podría reducir el malestar de personas que sufren no sólo de depresión sino también de otros trastornos como de la personalidad, de la alimentación, del sueño, de estrés, de trauma, etcétera… Ésta fue la respuesta de Dan Harmon:

Primero: Admitir y aceptar que está sucediendo. La toma de conciencia lo es todo. Nos ponemos bajo mucha presión para sentirnos bien todo el tiempo. Está bien sentirse mal. ¡Debe haber algo en lo que seas buena! Comunícalo. No lo mantengas en secreto. Domínalo. Como un sombrero o un bolso. Los sentimientos son reales.

Segundo: intenta recordarte a ti misma, una y otra vez, que los sentimientos son reales pero no son la realidad. Por ejemplo: puedes sentir que la vida no significa nada. Un sentimiento verdadero. Un sentimiento importante. Es VERDAD que lo sientes, PERO, ¿acaso la vida tiene un significado? No nos corresponde responder a nosotros. Hechos y sentimientos: iguales pero diferentes.

La cosa más importante que puedo decirte es no lo enfrentes tú sola, por favor. Hay una increíble y milagrosa magia que nos hace sacar las emociones. Aún cuando se trata de escribir “Quiero morir” en un pedazo de papel y quemarlo, uno se siente mucho mejor que estarlo pensando en la soledad. El sacarlo es mágico.

Los pensamientos oscuros serán un eco en las paredes de tu cráneo, se distorsionarán y magnificarán. Cuando abres la boca –de manera anónima en un periódico o blog o un cuaderno de dibujo–, estos pensamientos también se van. Volverán pero tienes que volverlos a sacar. Desfógalos. Golpéalos. Sé que no quieres pero inténtalo.