*

X

¿Qué significan los tatuajes de los marineros? Esta ilustración lo explica con claridad

Arte

Por: pijamasurf - 10/22/2017

Si es cierto que los tatuajes suelen narrar la historia de quien los posee, en el caso de los marineros cada símbolo tiene un significado muy especial.

En los tatuajes, uno de los estilos más conocidos es aquel que está hecho sobre todo de figuras alusivas al oficio de marinero. Barcos, anclas, sogas, sirenas y algunos otros motivos pueden grabarse sobre la piel de una persona, por gusto pero también porque alguno aluda a un significado muy específico. 

En la imagen que ahora compartimos, la ilustradora Lucy Bellwood realizó una imagen sencilla y notablemente clara sobre el significado de algunos de los tatuajes más frecuentes en la piel de los marineros. En parte, el dibujo de Bellwood se desprende de su propia experiencia náutica, pues como narra en su sitio, en un par de ocasiones ha navegado en mar abierto: una abordo del último buque ballenero de madera y, a inicios de 2017, en la expedición científica del Schmidt Ocean Institute a bordo del Falkor, un buque de investigación que surcó el océano Pacífico. La también caricaturista condensó ambos viajes en un par de creativos e interesantes cómics que pueden encontrarse en este enlace y en este otro.

Compartimos a continuación la imagen, traduciendo su contenido y, en algunos casos, agregando algunas anotaciones que creímos pertinentes.

Un barco completamente aparejado: El marinero ha pasado por el Cabo de Hornos. Uno de los puntos más australes del planeta, el Cabo de Hornos (en el sur de Chile) representa fue para los marineros uno de los puntos decisivos de la navegación, especialmente comercial, pues antes de la apertura del Canal de Panamá (en 1914), los intercambios entre Europa y buena parte del resto del mundo seguía la ruta clipper, que pasaba necesariamente por el Cabo de Hornos. Por lo demás, esta zona tiene fama de ser de navegación difícil.

Golondrina: Una por cada 5 mil millas náuticas recorridas. Una milla náutica equivale a 1,852 kilómetros, con lo cual cada golondrina tatuada vale por 9,260 km recorridos en alta mar.

Ancla: Una sola ancla significa que el marinero ha cruzado el Atlántico o que fue un marinero mercante.

Soga: Una soga anudada alrededor de la muñeca indica que el marinero tiene el rango de marinero de cubierta (en inglés, deckhand, traducido también como “grumete”).

Anclas cruzadas: Cuando se encuentran sobre la palma de la mano, entre los dedos pulgar e índice, aluden a la amistad con un contramaestre.

Mujer hula: Marineros estadounidenses que estuvieron en Hawái.

Cerdo y gallo: Durante la Segunda guerra mundial, los tatuajes de un cerdo y un gallo prevenía al marinero de morir ahogado. Los gallos y los cerdos eran embarcados entonces en jaulas que flotaban, por lo cual frecuentemente se les encontraba como únicos sobrevivientes de un naufragio.

HOLD FAST: Las palabras HOLD y FAST (que juntas se pueden traducir como “AGARRA FUERTE”) se escribían en los nudillos de cada mano, con la esperanza de que al marinero diera un buen agarre en los aparejos.

Cañones cruzados: Significan servicio naval militar.

Caparazón de una tortuga: Obtenido tras la iniciación en la Corte del Rey Neptuno después de haber cruzado el ecuador.

Estrella náutica: Para que un marinero siempre encuentre su camino a casa.

Otros tatuajes y sus significados

Rosa de los vientos: igualmente, para que un marinero siempre encuentre su camino a casa.

Cruces: en las plantas de los pies, para mantener alejados a tiburones hambrientos.

Daga atravesando una rosa: un marinero leal y dispuesto a luchar con todo, incluso con algo tan dulce como una rosa.

Dragón: un marinero que sirvió en China.

Dragon dorado: tatuado cuando el marinero cruzó la línea internacional de cambio de fecha (en el océano Pacífico).

Arpón: la marca de un ballenero o de un miembro de una flota pesquera.

Rey Neptuno: ganado cuando el marinero cruza el ecuador.

Palmera: marineros ingleses que, durante la Segunda guerra mundial, formaron parte de cruceros en el Mediterráneo, o marineros estadounidenses que pasaron una temporada en Hawái.

 

También en Pijama Surf: ¿Cuáles son ahora los 10 estilos más populares de tatuaje y qué significan? (FOTOS)

Te podría interesar:

Jack Kerouac sobre el silencio diamante que nos recuerda que todos somos budas

Arte

Por: pijamasurf - 10/22/2017

Esto es lo que le dijo el silencio del desierto a Kerouac

En Los vagabundos del dharma, una de las grandes novelas del movimiento beat, Jack Kerouac introduce una particular veta del budismo a la cultura estadounidense del jazz y el blues, la marihuana y el whisky, los aventones, el camping en montañas desoladas y una incipiente libertad sexual. Esto ocurría en la década de los 50. El budismo que Kerouac celebra es el de los "lunáticos zen de China y Japón", grandes maestros que vagaban por las montañas, viviendo en la naturaleza, sin necesidad de la sociedad, libres de convenciones y preocupaciones, a veces bebiendo vino, a veces simplemente contemplando la Luna y la primavera. Una veta que luego Trungpa Rinpoche introduciría en Estados Unidos como "crazy wisdom" ("sabiduría demente"). Kerouac amaba acampar en la naturaleza, escalar montañas y meditar o rezar. En Los vagabundos del dharma escribe memorablemente, después de "meditar y llorar":

No hay un sueño como el de una noche de invierno en el desierto. El silencio es tan intenso que puedes escuchar tu propia sangre rugir en los oídos sólo que mucho más fuerte es el misterioso rugido de lo que siempre he identificado como el rugido de la sabiduría diamante, el misterioso rugido del silencio en sí mismo, que es un gran Shhhh que te recuerda algo que parece que has olvidado en el estrés de los días que han pasado desde que naciste. Me gustaría explicarlo a aquellos que amo, a mi madre, a Japhy, pero no hay palabras para describir la nada y la pureza [de ese silencio]. "¿Hay una enseñanza certera y definitiva que otorgar a los seres vivos?". Esa fue la pregunta que se le hizo probablemente al lanudo anciando Dipankara, y su respuesta fue el silencio estruendoso del diamante.

Eso que hay que recordar, esa sabiduría diamante que está en el silencio es sin duda la propia naturaleza búdica, el postulado fundamental del budismo mahayana, al cual pertenece el zen. Todos los seres en su naturaleza más básica son budas, sólo que por oscurecimientos propios de la rueda del sufrimiento (el estrés del samsara) han olvidado esta naturaleza prístina, acaso como el vidrio de una ventana se ensucia con el tiempo o como la superficie de un espejo. Lo único que es necesario, a fin de cuentas, es recordar eso siempre, purificar la mente, y todas las cosas serán vistas como en realidad son: libres, perfectas, iluminadas.

El diamante (vajra, en sánscrito) es el símbolo del dharma indestructible o eterno y de aquello indestructible en los seres vivientes, esto es, la naturaleza búdica o tathagatagarbha.

Dipankara es uno de los budas que antecedieron a Gautama Buda, según la tradición budista. Su silencio recuerda el silencio de Gautama en el momento fundacional del zen en el que Mahakashyapa obtuvo la iluminación simplemente compartiendo el silencio del Buda. El silencio es el emblema de la verdad, puesto que ésta es inefable, no puede limitarse en palabras; sólo puede experimentarse en silencio.

Ante una asamblea de 80 mil monjes en el monte Grdhrakuta [monte Buitre], el Buda sostuvo una flor en su mano y guiñó el ojo. Nadie en la asamblea entendió lo que estaba haciendo, y permanecieron en silencio. Mahakashyapa sonrió... El Buda sostuvo una flor y mostró que no estaba cambiando. Mahakashyapa sonrió para mostrar que era eterna. De esta forma Shakyamuni y Mahakashyapa se conocieron y sus pulsos se entremezclaron. El entendimiento perfecto y puro no involucra la mente que discrimina, así Mahakashyapa se sentó en meditación y cortó la raíz del pensamiento. 

 

Aquí la historia completa del origen del zen: el silencio, la flor y la sonrisa