*

X

¿Cuáles son ahora los 10 estilos más populares de tatuaje y qué significan? (FOTOS)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/05/2015

El arte del tatuaje tiene una historia y una tradición que lo han enriquecido con variantes que valdría la pena conocer, para llevar con orgullo cualquiera de sus manifestaciones
aa

Imagen: Fliquet Renouf (Instagram)

En los últimos años, los tatuajes han cobrado popularidad en distintos tipos de población. Parafraseando cierta expresión coloquial, podría decirse que se está tatuando gente que antes no se tatuaba. Lo cual, en cierta forma, supone que en otros períodos de la historia el tatuaje ha estado asociado con personas específicas, a veces incluso oficios o estilos de vida. Puede sonar a prejuicio pero es una realidad que, por ejemplo, entre reos y mafias criminales es común que el tatuaje cumpla funciones de identificación, pertenencia e incluso intimidación. Esto, sin embargo, no hizo más que alimentar la mala fama de una práctica que igualmente podría pertenecer a un oficio común y corriente como el de mensajero o futbolista (como en la actualidad) o, en otro aspecto, ser una celebración del conocimiento o del gusto por algo, que puede cultivarse hasta la maestría artística.

Dicha popularidad, no obstante, ha provocado que muchas personas se acerquen al fascinante mundo del tatuaje con cierta ingenuidad, sin conocer al menos en sus elementos básicos la tradición que se ha tejido en torno al adorno de la piel por medio de las tinturas y la aguja.

Hace unos días, el sitio Design Taxi publicó un interesante y completo infográfico en donde se resume parte de dicho itinerario a partir de una premisa asequible para todos: ¿cuáles son los estilos contemporáneos de tatuajes más solicitados y qué significan?

El infográfico original se encuentra en inglés, pero en Pijama Surf quisimos fragmentarlo, traducirlo y enriquecerlo con otras imágenes para comodidad de nuestros lectores. De cualquier forma, al final de esta nota incluimos el infográfico y algunos enlaces a otras notas sobre el tema (además de los que hemos intercalado en este texto), del cual nos hemos ocupado ampliamente aquí.

 

1. Estadounidense tradicional (vieja escuela)

Original de Sailor Jerry (pseudónimo de Norman Collins), quien trabajaba en Honolulu. Es una combinación de colores vívidos e iconografía atrevida. Jerry tiene fama de ser el primer tatuador occidental en aprender y cartearse con los grandes maestros japoneses de la disciplina.

Los elementos comunes de este estilo comparten cercanía semántica con el mundo de los marineros (anclas, barcos, botellas de licor, sirenas, etc.) o con el imaginario estadounidense (águilas americanas, cherokees, etc.), aunque no exclusivamente. 

a1

American Traditional Tattoo (Instagram)

 

2. Nueva escuela

La década de 1970 se fecha como el inicio de una nueva tendencia de tatuajes en Estados Unidos. A partir de la síntesis de estilos antiguos y tradicionales (en especial el irezumi japonés y la vieja escuela estadounidense), se crearon nuevas imágenes caracterizadas por la exageración, tanto en el motivo como en la técnica con que este se plasma. La apariencia de movimiento del tatuaje es uno de sus rasgos más distintivos.

2

Imagen: World Of NewSchool (Instagram)

  

3. Trash polka

Este estilo se originó en Alemania de la mano de Simone Plaff y Volko Merschky, quienes colaboraban en el Buena Vista Tatoo Club. Su inspiración es la convivencia y la posible síntesis de los opuestos: lo real y lo abstracto, la tecnología y la humanidad, la realidad y sus desechos. “Los opuestos que ahí se encuentran intentan llevar a una danza creativa para armonizar y sintonizarse con el cuerpo”, dice Merschky.

En este sentido, el trash polka está construido notablemente sobre el contraste: los elementos realistas se mezclan con otros más naturales, con inclusión de gráficos geométricos y letras.

Por las necesidades del estilo, casi siempre se le encuentra en tatuajes de gran tamaño.

3

Imagen: Buena Vista Tattoo Club (Instagram)

 

4. Blackwork

Como su nombre indica, estos tatuajes se caracterizan por el uso exclusivo de tinta negra. Las formas son variadas pero casi siempre, por el simbolismo del trazo en negro, se utilizan para dibujar figuras geométricas, religiosas o de inclinaciones abstractas y artísticas.

4

Imagen: BLACKWORKERS (Instagram)

 

5. Puntillismo

Probablemente uno de los estilos más exquisitos. Como en la pintura, los tatuajes hechos con esta técnica dependen únicamente de puntos para expresar sus características, desde su significado general hasta elementos técnicos como la profundidad o el sombreado. Se dice que justo las sombras realizadas con puntillismo son inigualables e identificables de inmediato.

Quizá por esta razón, el puntillismo y el blackwork tienen una relación de cierta complicidad; como se ve en esta imagen, los trabajos de puntillismo casi siempre se encuentran en tinta negra (con uso ocasional del gris y el rojo) y tienen motivos similares a los del blackwork.

5a

Imagen: Meatshop Tattoo (Instagram)

 

6. Geométrico

Sin duda uno de los estilos  más populares de los últimos años, los tatuajes geométricos han seducido a muchísimas personas por la enorme expresividad lograda con el aparente minimalismo de recursos. Lo usual es realizarlos en tinta negra y con algunas zonas de puntillismo. Además de figuras geométricas como tal, también se le encuentra combinado con patrones de la naturaleza.

6

Imagen: Kenji Alucky (Instagram)

 

7. Bosquejo

Otra tendencia contemporánea es el terminado de bosquejo, una elección paradójica que hace ver un tatuaje como si se tratara de un borrador, una obra no terminada o apenas un ensayo.

Estilísticamente su origen podría encontrarse en los cuadernos de artista, en los que es usual que una imagen esté rodeada de las líneas guía que ayudaron a trazarla o que esté coloreada a medias, como a veces también ocurre con tatuajes de este tipo.

7

Imagen: Kamil Mokot (Instagram)

 

8. Acuarela

Los tatuajes con terminado de acuarela tienen dos grandes rasgos distintivos: el color y la falta de líneas. El primero es, en parte, lo que da sentido al estilo, pues como en la pintura, los tatuajes de acuarela tienen no sólo los colores de este tipo de pigmento sino también su aspecto acuoso, casi salpicado. Asimismo, como también ocurre en dicho arte plástico, en este estilo no hay una línea manifiesta que contenga las formas, lo cual es un tanto heterodoxo para la disciplina y, por lo mismo, distingue a personas creativas y arriesgadas.

8

Imagen: Water Color Tattoos (Instagram)

  

9. Surreal

El tatuaje surreal se adscribe de lleno a la corriente artística que acuñó el término y los lineamientos de su práctica en la primera mitad del siglo XX. Las imágenes plasmadas buscan situarse a medio camino entre la realidad y la fantasía, el mundo consciente y el de los sueños. Se trata de un estilo exigente que además de implicar formas, colores y técnicas complejas, también requiere de la creatividad del artista y el poseedor del tatuaje.

9

Imagen: Gianpiero Cavaliere (Instagram)

 

10. Ilustración

Otro de los estilos que han cautivado esta época. La ilustración combina técnicas y acercamientos diversos al tatuaje. Además de la inclinación de las imágenes tatuadas, sus rasgos más distintivos son la fuerte presencia de color y las líneas gruesas y bien definidas.

10a

Imagen: Ben Shaw (Instagram)

 

INFOGRÁFICO

info_t

 

También en Pijama Surf:

Tus tatuajes son permanentes porque tu sistema inmune pasa toda la vida combatiendo la tinta

¿Cómo se verán tus tatuajes cuando seas viejo? Estas fotos pueden resolver tus dudas

9 artistas que han traspasado los límites del tatuaje

5 tatuadores que deberías seguir en Instagram

¿Te atraen los hombres de barba y tatuajes? Hay una razón científica para ello

Saturno deja la constelación de Escorpión este 17 de septiembre para entrar en el ámbito de influencia de Sagitariodonde estará hasta diciembre 21 del 2017. Este tránsito conjura una serie de interesantes arquetipos

Saturn_Cassini

No creo en la astrología; soy Sagitario y somos escépticos.

Arthur C. Clarke

Podemos ver el paso de los planetas por las constelaciones del zodiaco como una danza en la que los personajes toman diferentes máscaras  y a su vez se revisten, reflejan y oponen a las máscaras (o arquetipos) que llevan sus compañeros de baile. Todo es un juego, aunque no sin seriedad. Otra forma de entender la astrología es como un mecanismo de asignación y regulación del karma. Los planetas son los obstáculos que la psique debe superar y asignan también las recompensas por los actos de conductas previas. La forma en la que opera este sistema ciertamente no puede explicarse científicamente, es necesario pensar un sistema de correspondencias y analogías mágicas. Esto lo hace más divertido, más etéreo y elusivo y quizás también hace que racionalmente se ponga en entredicho (en "oposición" o "cuadratura" con nuestro paradigma actual, el cual parece ser más preciso pero también menos rico en significado). Dicho eso, para quienes gustan de los símbolos, la mitología y los juegos de rol, la astrología representa históricamente el juego supremo: un juego cuya mesa es el cosmos y cuyas fichas existen dentro de la mente.

Saturno, el último de los planetas del viejo sistema septenario, entrará hoy 17 de septiembre a la constelación de Sagitario, dejando Escorpio, y estará en este signo hasta diciembre de 2017, cuando ingrese a Capricornio, signo de su dignidad regido también por Saturno. En el caso de la unión de Saturno y Sagitario tenemos a los arquetipos del Padre Tiempo y el centauro. Saturno (Cronos) es el dios titánico que devoró a sus hijos, portador de la guadaña y el reloj de arena; es rígido e inexorable, pero también paciente; es el planeta de los obstáculos, las fronteras, la estructura, el ordenamiento, la constancia, el compromiso y los frutos del trabajo duro.

La personalidad de Sagitario toma sus características de Júpiter, la jovialidad, la altivez y el altruismo, la nobleza idealista, la confianza, la justicia, el crecimiento. Sin embargo, su naturaleza a veces se ve dividida por las pasiones más bajas --la parte bestial del centauro, la indulgencia y la inmoralidad. En la mitología griega el centauro Quirón, hijo de Cronos (Saturno) enseñó medicina a los héroes griegos, se le considera el primer veterinario y se le atribuye merito en música, arquería, magia y otras artes. Otros centauros eran consideradas potentes criaturas imposibles de domesticar: el instinto irrefrenable, la fuerza sin brida, el aspecto monstruoso de la naturaleza. 

[caption id="attachment_100370" align="aligncenter" width="540"]Chiron_instructs_young_Achilles_-_Ancient_Roman_fresco Quirón enseña al joven Aquiles[/caption]

La astrología ha observado que estos períodos a lo largo de la historia tienen una particular influencia en la creación de carreteras, puentes, túneles y demás sistemas de transporte --como si el orden y la estructura de Saturno organizaran el impulso de Júpiter de crecer y expandirse (aquí pueden verse algunos ejemplos de la arquitectura de Saturno bajo la imaginación del centauro). De aquí una lectura propuesta por Austin Coppock de que este período parece favorecer la construcción de estructuras para llegar a un lugar, de medios que nos permitan alcanzar el fin que deseamos. Es el momento de construir una carretera, un puente o un vehículo material y psicológico para llegar a donde realmente queremos --donde necesitamos estar. 

La observación astrohistórica también sugiere que estos períodos producen revueltas religiosas, crisis de fe, reacciones luditas y duda generalizada. Como si el entusiasmo natural de Júpiter fuera obligado a pasar por el duro filtro de Saturno, que lo cuestiona seriamente y pasa por encima un cristal mucho más realista, quizás demasiado consciente de sí mismo y de sus miedos de abrirse al mundo.

El astrólogo rosacruz Max Heindel dice que Saturno en Sagitario enfatiza cuestiones éticas, la elevación a través de los impulsos filosóficos y religiosos, y el trabajo para el bien de la humanidad; sin embargo, en su aspecto negativo o en una configuración problemática tiene los efectos contrarios, egoísmo, pérdida de fe y de sentido, extravío. Podemos sintetizar diciendo que es un tiempo de búsqueda de la verdad, ya sea que esto lleve al escepticismo o a una moral más elevada bajo principios universales. 

Los 2 años de Saturno en Sagitario serán también definidos, según la visión astrológica de la danza geométrica de los rayos planetarios, por una cuadratura con Neptuno en Piscis, donde este último encuentra su máxima activación arquetipal. Estos aspectos de interrelación geométrica eran considerados por Kepler los más importantes de la astrología:

La experiencia, más que otra cosa, da credibilidad a la efectividad de los aspectos. Esto es tan claro que sólo puede ser negado por aquellos que no lo han probado por sí mismos. El poder que los hace efectivos es un reflejo de dios, que crea en concordancia con principios geométricos, y es activado por esta misma geometría o armonía de los aspectos celestes.

Kepler, como Platón y Pitágoras, se regía por la idea de que "dios geometriza".

El aspecto en cuestión es considerado un aspecto duro, aquel que representa mayor desafío y dificultad. Tenemos un doble juego de Júpiter --Jove era también regente de Piscis en el sistema antiguo-- azogando al melancólico y plomizo planeta. A su vez, Neptuno es un planeta diametralmente opuesto a Saturno en su simbolismo: se trata de los sueños, las ilusiones, las grandes ideas, la fluidez pero también de la confusión del agua, de la falta de estructura de los procesos no racionales, intuitivos, emocionales, sin cálculo. Esta cuadratura ocurrirá en tres puntos: noviembre 26, 2015 7° Sagitario/Piscis 2; junio 17, 2016  12°-3 y septiembre 10, 2016 en 10°.

El historiador Richard Tarnas en su libro Cosmos y psique  señala que un tema central a lo largo de la historia de estos aspectos entre Saturno y Neptuno es la caída de las ilusiones y el desencantamiento, "la tensión entre esperanzas y aspiraciones y la dura realidad de la vida", "una dicotomía entre el reduccionismo materialista y la visión imaginativa", una polarización entre las creencias religiosa y la ciencia,   temas que parecen estar también presente a su manera en Saturno y Sagitario. Es como si Saturno bajara y desinflara los vagos vuelos de la imaginación neptuniana. Sin embargo, Tarnas identifica un potencial alquímico:

Los periodos Saturno-Neptuno tienden a ser de los tiempos más demandantes psicológica y espiritualmente, así como también los que más exigen la necesidad de genuina nobleza de espíritu y profundidad en la visión. Pueden engendrar un velo más oscuro en la imaginación y a la vez una espiritualidad más realista. En su forma más admirable, el complejo Saturno-Neptuno parece estar asociado con el valor para afrontar la dura y a veces trágica realidad sin ilusiones, manteniéndonos fieles a los ideales y sueños de un mundo mejor... la dolorosa brecha entre lo ideal y lo real nos inspira a comprometernos con una labor sostenida necesaria para transformar las estructuras resistentes del mundo en servicio de las intuiciones espirituales más altas.

[...] Esto está cercano al complejo Saturno-Neptuno y su potencial coniunctio oppositorum: el reconocimiento del espíritu en la materia, lo universal en lo particular, lo arquetipal en lo concreto, el brillo redentor del alma atravesando el cuerpo mortal del mundo empírico 

Es necesario no sólo que Saturno canalice la confusión y el desorden neptuniano, sino que la imaginación oceánica de Neptuno haga más flexible y suave a Saturno y que le permita entrar en contacto con los aspectos superiores de la mente, más allá de la razón.

Hasta aquí las cosas con este diagrama de los siguientes 2 años de Saturno en Sagitario, no sin recordar que existen numerosas interacciones más, las cuales son también relevantes para tener "el mapa completo" de la psicología cósmica del tiempo. Recordar también que el mapa no es el territorio y, como escribiera Marsilio Ficino, que los astros no son causa de las cosas que nos suceden sino sólo signo, letras de un texto holístico, sílabas de un poema colectivo que produce el cosmos, que producimos reflejándonos en su espejo. Lo mismo Tarnas, quien es un reconocido profesor de filosofía e historia, quien considera que la astrología no es concretamente predictiva, sino arquetípicamente predictiva, sólo permite discernir las dinámicas arquetípicas que se desenvuelven en el tiempo. Los eventos que vivimos son sólo expresiones concretas de este nivel arquetípico más profundo --una  serie de principios platónicos que yacen como fundamentos del cosmos. El ser humano existe en una interacción participatoria con esta dimensión arquetípica --un poco como el observador que afecta lo observado en la física participatoria de John Wheeler--  y con su inteligencia y voluntad co-crea y modula este cosmos desbordante de significado.  La astrología arquetipal de Tarnas tiene, por supuesto, a Carl Jung como precursor:  

La oscura psique es como un cielo interior sembrado de estrellas, cuyos planetas y constelaciones representan los arquetipos en toda su luminosidad y numinosidad. El firmamento es, en efecto, el libro abierto de la proyección cósmica, el reflejo de los mitologemas, es decir, de los arquetipos. En esta concepción se dan la mano la astrología y la alquimia, las dos antiguas representantes de la psicología de lo inconsciente colectivo. (Carl Gustav Jung, Arquetipos e inconsciente colectivo)

*        *        *

El 17 de septiembre Mercurio también entra en retrógrado. Aquí una exploración muy completa del simbolismo de este planeta y de esta fase astrológica

 

Twitter del autor: @alepholo