*

X

Tus tatuajes son permanentes porque tu sistema inmune pasa toda la vida combatiendo la tinta

Por: pijamasurf - 08/05/2014

Este video explica con claridad por qué un tatuaje es para siempre: porque nuestro cuerpo nunca termina de batallar contra la herida que representan

Es posible que una de las cualidades que vuelven polémico al tatuaje sea su permanencia, al menos en nuestra cultura, tan entregada al culto de la imagen que, por definición, es volátil, efímera, siempre cambiante. Más allá de sus asociaciones con los estratos bajos de la sociedad (criminales, pandilleros, prostitutas, etc.), a muchos el tatuaje los escandaliza porque es algo para toda la vida, una marca en nuestro cuerpo puesta voluntariamente para jamás borrarse. Y de verdad es jamás: de acuerdo con el video que ahora presentamos, el tatuaje más antiguo conocido pertenece a una momia peruana con 6 mil años de antigüedad. Cuando fue descubierta, todavía podían observarse rastros del tatuaje en los restos sobrevivientes de su piel.

Pero en esta ocasión nos ocuparemos de los tatuajes no culturalmente, sino científicamente: ¿qué los hace permanentes? Para sorpresa de muchos, el hecho de que el cuerpo pasa combatiéndolos toda su vida.

No es exagerado afirmar que para el cuerpo la tinta de los tatuajes es un elemento extraño, uno que además se introduce por medio de una herida y que por tal razón suscita una reacción de cura por parte de nuestro sistema inmune. Un proceso fascinante que es explicado con notable claridad en el video que ahora compartimos.

Por cierto, te recordamos que si los subtítulos no aparecen automáticamente, puedes activarlos con el botón CC que se encuentra en la esquina inferior derecha del reproductor.

¿Una razón más para tatuarse? ¿Mantener siempre activas las defensas de nuestro cuerpo?

También en Pijama Surf: ¿Cómo se verán tus tatuajes cuando seas viejo? Estas fotos pueden resolver tus dudas

Dime dónde vives y cuánto ganas, y te diré cómo es probable que mueras

Por: pijamasurf - 08/05/2014

Existe una radical diferencia entre las causas de muerte y las expectativas de vida entre países considerados como ricos y aquellas naciones que ocupan los últimos escaños en cuanto a ingresos

rich-nations-poor-nations

La muerte es uno de los comunes denominadores que compartimos todos los seres humanos. Sin embargo, la forma en la que morimos, así como la expectativa de vida, varía significativamente de acuerdo al país en el que vives y, sobretodo, a tu posición socioeconómica. 

El Banco Mundial reconoce a 213 países, los cuales esta organización divide en tres grupos: aquellos con ingresos altos (39,312 dólares anuales), medios (4,721) o bajos (664). Y, aunque comprensible, no deja de resultar sorpresivo que las principales causas de muerte entre uno y otro grupo difieran esencialmente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, si vives en un país (o en un entorno) económicamente privilegiado, es decir, perteneciente al grupo 1, lo más probable es que mueras de un infarto cerebral, un paro cardíaco o un mal respiratorio (incluyendo cáncer y enfisema pulmonares). En cambio, si eres uno de los 34 países más desafortunados en cuanto a ingresos, el grupo 3, entonces lo más probable es que la muerte se te presente disfrazada de una infección respiratoria, VIH o diarrea.

Pero, como mencionábamos, la radical distinción no sólo incluye las causas de muerte, ya que también existe una drástica diferencia en cuanto a la expectativa de vida. Mientras que, en promedio, aquellos que forman parte del grupo 1 sobrepasarán los 70 años, en los del grupo 3, en alarmante contraste, sólo 6 de cada 10 personas logran superar la barrera de los 15 años de vida. 

Un pretexto más para dedicarle unos momentos de reflexión a la indignante desigualdad que impera en este, nuestro planeta.