*

X

Presentamos a uno de los grandes maestros del tatuaje de Japón (FOTOS)

Por: pijamasurf - 06/24/2015

Horiyoshi III lleva más de 40 años tatuando y es parte de una tradición que lucha por sobrevivir en Japón
Horiyoshi III (the 3rd), expert Japanese tattooist, in his studio in Yokohama, Japan, on Saturday 10th September 2011.

Luego de más de 1 década en la que la moda del tatuaje se masificó, hoy existen millones de personas que han impreso con tinta su cuerpo. Celebraciones de eventos importantes, inicios o culminaciones amorosas, llamados místicos, caprichos estéticos, borracheras que literalmente quedaron en la memoria corpórea... los motivos son casi incontables. Sin embargo, el arte del tatuaje data de hace varios siglos, en algunos casos milenios, y en muchas culturas representa una práctica rigurosa que ostenta un rico bagaje simbólico e histórico.

Historia 

Kofuu Senju, Horiyoshi 3,irezumi,Matti Sedholm, japanese tattoo-175

Dentro de la historia gráfica de Japón, los tatuajes tienen indudablemente un lugar especial. Los primeros registros apuntan a la era paleolítica, mientras que en el período Edo (1603-1868) se desarrolló una técnica conocida como irezumi, la cual se caracteriza por cubrir por completo el tórax, un brazo o una pierna. Originalmente estas marcas se utilizaban como un castigo penitenciario y luego, durante el siglo XVIII, los tatuajes comenzaron a popularizarse en los distritos rojos cuando prostitutas, criminales y seres nocturnos imprimían su piel con motivos que aludían a textos históricos, ya fuesen místicos o filosóficos. Eventualmente esta práctica sería adoptada por la célebre mafia japonesa, los yakuza, quienes daban a los tatuajes un gran valor simbólico y distintivo.

Por sus distintos antecedentes los tatuajes en Japón fueron, y hasta cierto punto son, asociados al crimen o la mala vida. Incluso a comienzos del período Meiji (1868-1912) fueron prohibidos, con el afán de segregar a los tatuados del resto de la población. Al respecto, el tatuador tradicional Alex “Horikitsune” Reinke advierte en una entrevista para la BBC:

Mostrar tus tatuajes en Japón es una ofensa para los demás. Por ejemplo, no puedes mostrarlos en los onsen (baños públicos) porque la gente se va a sentir amenazada y ofendida porque durante mucho tiempo los tatuajes tradicionales japoneses eran utilizados exclusivamente por los yakuza.   

El maestro Horiyoshi III

d96762a05107ca19cbba320d14d4b542

Este personaje ha dedicado su vida a tratar de mantener viva la tradición del tatuaje dentro de la cultura japonesa –una empresa difícil si consideramos los antecedentes culturales asociados a esta práctica–. Tras hacerse su primer tatuaje a los 12 años, a los 21 conocería a sus maestros Horiyoshi I y Horiyoshi II, quienes lo iniciarían en el arte del irezumi, le darían su propio "traje" de tinta y le permitirían utilizar su nombre para continuar con el linaje. Actualmente quedan menos de 100 maestros irezumi en Japón.  

Todo lo que dibujas debe proceder de los textos de historia. Este tipo de tatuaje es parte de una "cultura superhistórica", es un tipo especial de arte japonés histórico. Hoy la cultura japonesa está rota, la gente quiere tatuajes para verse peligrosos o cool pero carecen de sentido. Yo sigo haciendo esto para mantener viva la historia japonesa.  

El maestro Horiyoshi III sabe que tatuar es algo mucho más trascendental y relevante que una moda o una práctica estética. Está plenamente consciente que se trata de un arte con un gran peso histórico y que responde a una tradición ancestral, por lo tanto, preservarla es responsabilidad de los pocos maestros restantes. En este sentido, actualmente tiene dos aprendices activos, uno de ellos es extranjero (Alex Heinke). Y más allá de legar la privilegiada técnica que posee, Horiyoshi III busca transmitir la mística y la filosofía detrás de este arte. Ahí radica, en realidad, el entrenamiento.

En el caso de Reinke, que conoció a su hoy maestro en una convención de tatuadores en Boloña y quien lleva más de 16 años de entrenamiento, tatuar tiene implicaciones mucho más allá del cuerpo físico:

Cuando entrenamos aprendemos a separar el ego de la creatividad. Así, cuando trabajas no dibujas una ola o algo más, en realidad te estás transformando en esa ola. Todo el trabajo de Horiyoshi está basado en el zen; en una filosofía de la humildad.  

 

Screen Shot 2015-06-23 at 6.59.08 PM

Screen Shot 2015-06-23 at 6.59.23 PM


Screen Shot 2015-06-23 at 6.59.48 PM

Screen Shot 2015-06-23 at 6.58.54 PM

 

¿Cómo viven la sexualidad los psicópatas?

Por: pijamasurf - 06/24/2015

Curiosamente la sexualidad de un psicópata incluye muchos de los rasgos que caracterizan al resto de las personas, solo que acentuados y siempre precisos

tumblr_losdz8k8eb1qaqvvdo1_500

Como alguna vez ya advertimos, hoy es notable la infatuación de la cultura pop con los psicópatas. Aparentemente esa figura fría, metódica, encantadora y jamás empática, genera entre los demás (al menos en estos tiempos) un interés que, por lo menos, llama la atención. Lo anterior se puede constatar en el éxito que tienen los contenidos relacionados a psicópatas en la Red –algo que hemos comprobado una y otra vez en Pijama Surf. 

Entre las posibles explicaciones a lo anterior podemos contemplar el hecho de que todos somos, o al menos creemos que somos, potenciales candidatos a ser psicópatas (la mayoría de nosotros ha experimentado en alguna medida ciertos rasgos de esta condición). Por otro lado podría decirse que vivimos en la era del narcisismo, una patología acentuada por las redes sociales, las selfies y un mix contemporáneo entre egoísmo y  frivolidad. Y esta actitud colectiva quizá encuentra algo de resonancia con la personalidad del psicópata. Finalmente, no podemos dejar de notar que muchas de las aptitudes psicopáticas, aunque en versión moderada, son premiadas por el estatus cultural y, en especial, por el mundo de las finanzas.

Sexo psicópata  

A pesar de que una personalidad psicopática puede irradiar numerosos vínculos con la sexualidad, curiosamente pocas veces nos encontramos con información en torno al sexo entre psicópatas. ¿Cómo es la sexualidad entre las personas que tienen este perfil? ¿Qué excita a un psicópata? ¿En realidad viven el sexo de una manera muy distinta al resto?

Uno de los principales atributos de un psicópata es su incapacidad para establecer lazos emocionales con otra persona. Esto, por obvias razones, aplica de manera tajante en su vida sexual. Por otro lado, los psicópatas muestran un particular apego por el poder o el control, otra característica que encuentra en la arena sexual un escenario más que propicio para desenvolverse. 

american psycho

En un artículo publicado el año pasado en Psychology Today el doctor Seth Meyers, quien ha tratado con múltiples psicópatas como parte de sus labores en el LA County Department of Mental Health, se propuso delinear algunas de las condiciones más significativas en la sexualidad de un psicópata. Llama la atención que muchas de estas características están presentes en la sexualidad ordinaria, algunas de ellas ligadas a la cultura macho, otras simplemente son figuras cotidianas en la vida de millones de personas. A fin de cuentas recordemos que la cantidad de energía que despierta el acto sexual es tal que termina intensificando todo lo que encuentra sobre la mesa...

A) El sexo con un psicópata jamás es una experiencia mutuamente emocional. Generalmente la experiencia, al menos de su lado, estará plenamente calculada de acuerdo a objetivos puntuales. 

B) Pueden ser extremadamente seductores e incluso tener un gran desempeño en la cama. Esto básicamente nos remite a que los psicópatas son muy buenos en casi cualquier cosa que se propongan. El proceso para lograr lo que se proponen es por lo general impecablemente ejecutado (incluido el dar sexo memorable). 

C) Lo más excitante para un psicópata es la relación de poder implícita en el acto sexual. Ellos siempre preferirán mantener el control de la dinámica o, en su caso, obtener algo que buscan (incluso si ello implica someterse como parte del proceso). 

D) El psicópata, en sintonía con las características anteriores, tiende a la objetificación de sus parejas (¿le suena familiar a alguien?). La imposibilidad de comulgar emocionalmente con las otras personas obviamente favorece está condición. 

E) Promiscuidad sistemática y múltiple, pero siempre relaciones cortas, es otro distintivo de la sexualidad psicopática. 

Y tras haber repasado brevemente cómo vive el sexo un psicópata, entonces solo resta responder esta sencilla pregunta para saber si calificas como uno o una... sigue este enlace