*

X

¿Un triunfo para la nueva pornografía? Este es el primer video porno en YouTube (SFW)

Arte

Por: pijamasurf - 05/25/2016

Erika Lust, una de las artífices más creativas del nuevo porno, logra que YouTube albergue una de sus películas sin que esto vaya en contra de sus restricciones de contenido

Hace un par de semanas reseñamos en Pijama Surf una forma de hacer películas pornográficas que va a contracorriente de lo que usualmente pensamos de éstas. En concreto, se trata de un movimiento en el enfoque del erotismo, la sexualidad y el posible placer que se encuentra en ambos, el cual usualmente se considera desde la perspectiva masculina, patriarcal, en la que la mujer es únicamente objeto de goce para el hombre pero que, en el caso de iniciativas como la del colectivo de origen sueco New Level of Pornography, parte de una premisa distinta: hacer a las mujeres protagonistas de la pornografía.

Una de las principales representantes de esta nueva manera de contar la historia del placer sexual es Erika Lust, directora también sueca aunque residente en Barcelona que, desde hace algunos años, está impulsando proyectos interesantísimos en torno al erotismo y la pornografía. En XConfessions, por ejemplo, Lust y su equipo reciben las fantasías sexuales de cualquier persona y evalúan la posibilidad de montarlas en un cortometraje; en este caso, el valor de ese porno es que parte de sueños reales de personas comunes y corrientes y no tanto, como en el porno habitual, de situaciones desmedidas, exageradas y en última instancia irrealizables –¿o alguien conoce la historia de un encuentro desenfrenado que comenzó en la entrega de una pizza?

En este sentido, el video que ahora presentamos es un claro ejemplo de ello. Se trata de una edición para YouTube de un cortometraje dirigido por Lust. Como se ve, la situación retrata el coqueteo entre dos jóvenes en una biblioteca, ese juego de miradas que eventualmente evoluciona hacia otros acercamientos y que algo tiene de fórmula química: el delicado balance de la seducción, el deseo y la realidad del cuerpo y el placer. Con un giro final inteligente y quizá, sobre todo, francamente humano. 

“Esta edición especial de YouTube contiene toda la narrativa, contexto y erotismo, con personajes sólidos y una gran cinematografía, pero sin el sexo explícito”, dice acertadamente Lust al respecto.

Y es que quizá, más allá de la creatividad empleada para colarse a una plataforma masiva como YouTube sin violar sus restricciones de contenido, importa notar también la naturalidad con que Lust está tratando la pornografía, el fino entramado con que está tejiendo el deseo humano, la sexualidad y el erotismo: no como una arena en donde uno vence al otro o como un tablado donde el hombre debe representar el papel de hombre y la mujer lo mismo sino, más bien, como un territorio sí cruzado por la cultura pero también en el cual hay posibilidad de escaparse hacia las márgenes, encontrar un espacio de excepción en donde el sexo surge como una posibilidad limitada de encuentro entre dos subjetividades.

Actualización (28-mayo-2016): El video se encuentra ahora en el canal de Vimeo de XConfessions. Además, Lust realizó otro para reclamar a YouTube sobre la hipocresía de sus criterios de censura: contenidos en los que se denigra a la mujer, se le objetifica y su cuerpo se expone como una mercancía sexual campean en dicha plataforma, generan miles o millones de vistas, sin que YouTube haga nada al respecto, pero algo que intenta mirar de otra manera el erotismo es bloqueado casi de inmediato. ¿Por qué? A continuación compartimos ambos videos.

 

 

*Actualización (25-mayo-2016): Después de todo, el video dejó de estar disponible "porque infringía la política de YouTube sobre desnudos y contenido sexual". Por tratarse de una edición realizada ex profeso para esta plataforma, no pudimos localizar el contenido en algún otro sitio de la red. A cambio, compartimos este perfil de la actriz Amarna Miller, protagonista del cortometraje Do you find my feet suckable?, dirigido por Erika Lust y cuya versión para YouTube habíamos compartido. 

XConfessions Performers // Amarna Miller de Erika Lust en Vimeo

 

Te podría interesar:

Este falo gigante representa a la clase banquera y al patriarcado de las altas finanzas

Arte

Por: pijamasurf - 05/25/2016

Una escultura fálica realizada por el artista travesti Grayson Perry representa a la más alta estructura del poder financiero y el imperio de la discriminación de género

Grayson Perry es un artista británico que ha ganado recientemente el prestigioso premio Turner que galardona a lo mejor del arte contemporáneo en Gran Bretaña. Perry, quien es además uno de los artistas travestis más reconocidos de su país, se ha convertido en crítico de la sociedad faolcéntrica o patriarcal y su más reciente expresión de este diagnóstico es un pene gigante que contiene una serie de notas bancarias y el rostro de George Osborne, el consevador Chancellor of the Exchequer, algo así como el ministro de finanzas británico.

La obra, aunque no es la más sutil --como el mismo Perry señala, es una sátira del poder masculino ligado al poder financiero, siendo este sector uno de los que menos oportunidades laborales genera para las mujeres (acaso porque los hombres se aferran al control del dinero, en un atavismo del patriarcado). El falo representa "un bastión de poder" y un "centro de gravedad", una imagen que nace de la experiencia de Perry en The City de Londres, una de las principales zonas financieras del mundo y donde también existen varios rascacielos con forma fálica, como si fueran una falange que demuestra el poder masculino. "Los caballeros, altamente educados, de perfectos modales de nuestro sistema financiero no logran admitir que la masculinidad alguna vez existió, mucho menos que tiene alguna influencia en el comportamiento de nuestros nobles banqueros", dijo Perry a The Guardian.

Entre los altos ejecutivos de The City se insiste en que la cultura del macho alfa es una cosa del pasado y que la inequidad de género es una ilusión, pese a que entre las 100 principales compañías financieras sólo hay siete mujeres en los puestos más importantes --esa cifra es menor que la de hombres que se llaman John.

Perry considera que entre más alto se escala en la estructura del poder menos conspicua es la discriminación de género, pero no es menos ubicua, y en muchos sentidos tiene más consecuencias en la sociedad.

2560