*

X
La diferencia mínima a nivel molecular entre el DMT y la melatonina podría explicar la naturaleza alucinógena y psicológicamente caótica de nuestros sueños

La fase más profunda de un ciclo completo de sueño se conoce como fase de movimientos oculares rápidos, o REM por sus siglas en inglés; no es ningún secreto que durante esta fase tiene lugar la mayor producción de imágenes oníricas, así como también la mayor producción de melatonina. Esta hormona es la encargada de regular nuestros ciclos circadianos de sueño y vigilia, pero también se le ha relacionado --circunstancialmente por lo pronto-- con la longevidad, al ser hallada en la mayoría de la gente mayor de 100 años.

La melatonina es secretada por la glándula pineal, aunque también puede ingerirse como suplemento alimenticio sin reportes de toxicidad incluso en dosis superiores a la concentración máxima producida por el cuerpo. En otras palabras, la melatonina no tiene propiedades psicoactivas conocidas, fuera de la sensación natural de somnolencia que produce.

Una de las sustancias psicoactivas más poderosas conocidas por el hombre, la dimetiltriptamina (DMT), se produce naturalmente en la glándula pineal y, según investigaciones recientes, todos los seres vivos del planeta son capaces de sintetizarla de manera endógena. Lo interesante es que la diferencia entre una molécula de melatonina y una de DMT no es más que un átomo de carbono y dos de oxígeno (CO2).

Diversos estudios parecen demostrar que durante la fase REM, justo cuando nuestro cuerpo produce su pico máximo de melatonina, también se produce una importante producción de CO2 a través de la respiración; esto sugiere que la naturaleza psicológicamente caótica de las imágenes oníricas podría provenir de la síntesis endógena de DMT durante la fase más profunda del sueño. (Puedes revisar la explicación bioquímica en el sitio de Q4LT).

Otra manera de explicarlo sería que gracias al aumento en el ritmo respiratorio durante la fase de sueño REM la sangre se vuelve más alcalina y desaloja CO2, transformando la melatonina presente en el cuerpo en DMT natural. Teóricamente podríamos conseguir el mismo efecto tomando una tableta de melatonina 1 hora antes de acostarnos y desalojando CO2 con algún tipo de ejercicio aeróbico antes de dormir. Como dato extra, recordemos que exponer los ojos a pantallas electrónicas reduce la producción de melatonina y puede "espantarte el sueño"; ni siquiera es necesario tomar suplementos de melatonina de manera sostenida, pero pueden ser útiles para regular tu ciclo de sueño tomando una pastilla 1 hora antes de la hora a la que quieres dormirte. Esto "programa" tu cerebro para que te dé sueño a esa hora.

Te podría interesar:

Los hongos "mágicos" podrían ser la clave para la supervivencia de nuestra especie

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 04/01/2016

Los investigadores están descubriendo la ciencia detrás de la psilocibina, la sustancia activa de los hongos, y lo que podría significar para la humanidad

Los hongos “mágicos” o alucinógenos han sido usados por distintas tradiciones del mundo con propósitos espirituales. Durante eras los místicos han estado conscientes del poder de estos hongos para ampliar su percepción y transformar su conciencia, internándose en viajes capaces de trascender sus más alocadas fantasías. Recientemente, la ciencia ha empezado a entender cómo actúa la psilocibina en el cerebro y su potencial para transformar la visión y la vida de los humanos. 

La sustancia activa de los hongos “mágicos” es la psicolocibina y un estudio publicado el año pasado descubrió que es capaz de cambiar la infraestructura organizacional del cerebro permitiendo que la información transite por sus diferentes secciones a través de conexiones nuevas y otras poco usadas, pasando por alto las más transitadas y viejas, lo cual dota al cerebro de un carácter más flexible liberándolo de sus limitaciones usuales, ya sean conceptuales o emocionales. La investigación concluyó que “El estado psicodélico está asociado con una función del cerebro menos restringida y más intercomunicativa, lo cual es consistente con las descripciones de la naturaleza de la conciencia en el estado psicodélico”. Por cierto, la formación de nuevas redes neuronales explica por qué la psilocibina puede ser útil para combatir la depresión o los trastornos relacionados al estrés postraumático. 

Por otro lado, un estudio previo encontró evidencia de que consumir psilocibina disminuía la actividad en las regiones del cerebro asociadas con la percepción del yo al tiempo que estimulaba el hipocampo y la corteza cingulada, que están relacionadas con la memoria y la emoción. Cuando esto sucedía, el patrón de ondas en el cerebro era parecido en algunos aspectos al de los sueños. El investigador Robin Carhart-Harris declaró estar fascinado con estas similitudes y añadió que “la gente con frecuencia describe que tomar psilocibina produce un estado parecido al sueño y por primera vez tenemos evidencia de la representación física de esta experiencia en el cerebro”.

Las impresiones de los estados psicodélicos son duraderas. Un estudio realizado en el hospital Johns Hopkins encontró que mayoría de las personas que consumían psilocibina presentaban cambios en su personalidad que duraban más de 1 año. Algunos incluso describieron sus experiencias bajo el efecto de esta sustancia como las más significativas de sus vidas.

Pero, ¿qué importancia tiene esto para el desarrollo de la humanidad? Roland Griffiths, investigador de Johns Hopkins, ha declarado al respecto que:

La característica central de la experiencia mística es un fuerte sentimiento de interconexión de todas las cosas, hay un aumento en la confianza personal y la claridad, pero también en la respuesta comunal de altruismo y justicia social, una experiencia de la Regla de Oro: actúa con otros como deseas que te traten… Entender la naturaleza de estos efectos  y sus consecuencias puede ser la clave para la supervivencia de nuestra especie.