*

X

¿La molécula del espíritu? Comprueban que el DMT se produce en la glándula pineal

Por: pijamasurf - 05/28/2013

Científicos comprueban que la glándula pineal, el mítico asiento del terecer ojo, produce DMT, una de las sustancias psicodélicas más poderosas y enigmáticas del planeta.

Picture 129

Desde el trabajo científico del Dr. Rick Strassman en la década de los 90 administrando DMT se había popularizado la creencia de que el DMT se secretaba en el cerebro humano dentro de la glándula pineal. Strassman había sugerido la hipótesis de que el DMT se generaba en esta glándula, considerada históricamente como el asiento del tercer ojo  pero no había ninguna prueba hasta el reciente trabajo del Dr. Jimo Borjihin de la Universidad de Michigan.

La investigación publicada en la revista Biomedical Chromatography documenta la presencia de DMT en las glándulas pineales de ratas vivas. Según los investigadores el descubrimiento de la glándula pineal como fuente de DMT  "refuerza la idea del rol de esta enigmática glándula en estados de conciencia inusuales". Se ha vinculado al DMT con la generación de imágenes en los sueños, con los estados de conciencia que generan las experiencias cercanas a la muerte y todo tipo de experiencias místicas.  El Dr. Strassmann llamó al DMT, "la molécula del espíritu", aludiendo al llamado terecer ojo u ojo espiritual donde se ubica el 6 chakra ajna en algunos sistemas budistas,. Strassman incluso vinculó la formación de la glándula pineal, la cual se vuelve patente a los 49 días de desarrollo fetal, con la reencarnación, ya que este periodo de tiempo es el mismo que, según el Libro Tibetano de los Muertos, tarda un alma en volver a habitar un cuerpo.

El siguiente paso es determinar si existe presencia de DMT en el fluido cerebroespinal, la cual podría ser una ruta para que la síntesis de DMT pineal afecte la función cerebral.

{Cottonwood Research Foundation]

Una encuesta sobre el estrés, considerado por muchos como la enfermedad del siglo, revela cuáles son las principales inquietudes de los mexicanos.

estrés foto de sdp noticias

El siglo pasado un médico danés, Hans Seyle, adaptó al mundo de la salud un concepto propio de la física. Definió el estrés como la respuesta inespecífica ante cualquier demanda a la cual era sometido un organismo, definición que eventualmente evolucionaría a “el grado y tipo de presión que recae sobre nosotros ante alguna situación”.

Recientemente Consulta Mitofsky realizó una encuesta telefónica en México, acerca de la percepción de los ciudadanos sobre el estrés. Entre las conclusiones más importantes que resultaron de este estudio, se determinó que para la mayoría de los encuestados, el 54.5%, el problema semanal más recurrente tiene que ver con dificultades económicas – sin embargo el principal factor de estrés es la inseguridad.

Ante la pregunta ¿qué es el estrés?, la respuesta más popular lo relacionó con un efecto físico, como cansancio muscular y mental, y en segundo lugar se le definió como un tipo de presión.

Curiosamente la mayoría de los mexicanos encuestados declaró que no se auto perciben como personas muy estresadas. Frente a la pregunta: ¿Usted considera que vive con mucho, poco o nada de estrés? la mayoría de los participantes se ubicaron en el rango de poco, con 75.8%.

 Otros datos interesantes:

Las mujeres, los casados y los mayores de 30 años son los más estresados.

A los hombres lo que les genera más estrés es el exceso de tráfico vehicular, mientras que a las mujeres son los problemas económicos.

El 55% dice tener dificultades económicas, y un 33% menciona tener depresión o cansancio excesivo.

Para las sociedades más desarrolladas la realidad mexicana percibida en los medios de comunicación-inseguridad, pobreza etc., bastaría para pensar que vivimos en una constante tensión. Sorprende, aunque sea en un estudio limitado, que los mexicanos en general no consideren llevar una vida presionada, de hecho según otro estudio de la misma OCDE, estamos entre las sociedades más felices y satisfechas. ¿Se trata de una especie de optimismo cultural? ¿En realidad es que nuestra opinión siempre lleva una doble moral para convencernos de que somos felices y evitar una confrontación hasta con nosotros mismos? ¿O simplemente sabemos que el desapego es la mejor forma de vivir? Sin duda estos estudios invitan a la reflexión sobre el misterio caracteriza nuestra propia idiosincrasia.

Twitter del autor: @anapauladelatd