*

X

Los latidos del corazón afectan la manera en que el cerebro toma decisiones racionales (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 04/11/2016

Cuerpo y mente están más relacionados de lo que a veces suponemos, y este estudio es otra prueba de ello

Corazón y cerebro podrían tener una relación más íntima que aquella que, más o menos desde siempre, se les ha atribuido coloquial y culturalmente. En efecto, desde este punto de vista, estamos habituados a conceder una especie de antagonismo entre ambos, como si el cerebro fuera asiento únicamente de nuestras cualidades racionales y el corazón de las pasionales. Curiosamente esta dicotomía, que mucho tiene de platónica, persiste incluso en nuestros días, a pesar de que sabemos bien que el corazón tiene pocas tareas más allá de bombear sangre, todas ellas fisiológicas. Pero entonces, podríamos preguntarnos, ¿por qué una tristeza muy fuerte o un episodio de felicidad también lo experimentamos como una alteración en los latidos de ese órgano?

La respuesta podría comenzar por una afirmación sencilla: a fin de cuentas, nuestro cuerpo es uno, una orquesta sinfónica que opera sincronizadamente para mantenernos con vida. Y aunque nuestros pensamientos, nuestras ideas, emociones, miedos y alegrías a veces parezca que no los vemos, parezca que sólo son mentales, en realidad no serían posibles sin el soporte físico del cuerpo, sin las hormonas, los neurotransmisores, el estómago que se contrae o las lágrimas que acuden a paliar el sufrimiento.

Prueba de esta conexión estrecha es un estudio publicado recientemente a propósito del efecto que el ritmo cardíaco podría tener en los procesos de razonamiento del cerebro.

La investigación estuvo a cargo de Igor Grossmann, profesor de psicología en la Universidad de Waterloo, quien en colaboración con otros académicos de la Universidad Católica Australiana analizó el ritmo cardíaco de un grupo de voluntarios en comparación con un grupo de control, esto al tiempo que se evaluaban sus cualidades de razonamiento y su capacidad para elaborar juicios, recordar y otras habilidades cognitivas afines.

Según lo observado, las personas en las que el ritmo cardíaco tiene variaciones constantes fueron también quienes mostraron un mejor desempeño en las pruebas de evaluación cognitiva. En especial cuando se trató de ofrecer una solución a un problema de tipo social visto desde una perspectiva externa a la de los involucrados (esto es, como un tercero que sólo opina), los individuos de ritmo cardíaco alterado fueron quienes ofrecieron alternativas que no estuvieron sesgadas por sus propios intereses o puntos de vista.

De acuerdo con el profesor Grossmann, esto no necesariamente indica que dichas personas sean “más sabias”, sin embargo, sí parece ser una ventaja con respecto a aquellas menor variación en sus pulsaciones.

Quizá ahora sólo queda responder por qué sucede esto y si tal vez, como podría sugerirse desde una perspectiva más psicológica, si acaso la diferencia estriba en que hay quienes pueden con mayor facilidad que otros dar libre curso a sus pensamientos, emociones y aun procesos fisiológicos, mientras que otros individuos los contienen, lo cual redunda en una mayor fluidez de personalidad que se transmite y ocurre en la vida social.

 

(Imagen: Alberto Montt)

Te podría interesar:

Combinar cocaína con alcohol eleva significativamente tus tendencias suicidas

Salud

Por: pijamasurf - 04/11/2016

Las personas que consumen simultáneamente cocaína y alcohol son 2.4 veces más propensas al suicidio que los demás

El uso de sustancias en general es algo delicado o por lo menos complejo y por lo tanto, en caso de que decidas consumirlas, debe hacerse de manera informada y responsable. Tomando en cuenta lo anterior, no debiera sorprendernos que la mezcla de sustancias es aún más compleja y conlleva mayores riesgos. Estas dos afirmaciones son ya hasta cierto punto obvias para un buen sector de la población, sin embargo, un estudio reciente de la Universidad de Brown reveló una consecuencia puntual que implica la combinación específica de dos sustancias: alcohol y cocaína. 

De acuerdo con esta investigación financiada por el National Institute of Mental Health, las personas que consumen cocaína y alcohol simultáneamente son 2.4 veces más propensas a intentar suicidarse que el resto. La conclusión se obtuvo a partir de analizar el caso de 874 pacientes que reportaron intentos de suicidio en algún momento de su vida y/o que manifestaban pensamientos suicidas en el presente. Muchos de los individuos admitían utilizar una o múltiples drogas (desde fármacos hasta cocaína, incluidos alcohol, marihuana, etc.); no obstante, los doctores encontraron que aquellos que reportaban el uso combinado de alcohol y coca promediaban una mucho mayor propensión a tratar de suicidarse. 

A pesar de lo específico de la conclusión que arrojó el estudio, la respuesta a la interrogante alrededor de por qué este mix genera ese efecto puntual se mantiene en el aire. De hecho, no podemos descartar que la relación incidente sea a la inversa, es decir que aquellas personas que tienen una mayor propensión al suicidio terminen recurriendo con cierta frecuencia al uso combinado de ambas sustancias. En todo caso se requiere de investigaciones complementarias para determinar la relación entre ambos factores y evitar así la especulación. 

Mientras esa nueva y necesaria información llega, lo que queda claro es que la utilización de alcohol y cocaína parece no ser la mejor opción para consentir a tu mente (y obviamente tu cuerpo) en el camino. A cada uno le corresponde decidir qué consumir y cómo hacerlo pero también, cabe señalarlo, pareciera bastante irresponsable, incluso estúpido, ignorar las señales que nos va compartiendo la vida en torno a nuestros actos. Y este estudio es por lo menos eso, una señal...