*

X

¿Quieres tener una existencia plena? De Aristóteles a Kant, estos 4 videos te muestran cómo lograrlo

Filosofía

Por: pijamasurf - 01/07/2016

La filosofía puede entenderse también como un método para conseguir una vida plena y llena de sentido

En la antigua filosofía griega se desarrolló un concepto que ha llegado a nosotros como “eudaimonia”, un vocablo que se ha entendido de diversas formas (“virtud”, “excelencia”, “bienestar”, “felicidad”, entre otras) pero que, al menos a la letra, apunta hacia la plenitud del ser, la buena existencia. Aunque la tradición filosófica occidental dominante no los recogió de esa manera, muchos de los pensadores griegos tenían una preocupación genuina por la vida en el mundo, por la manera en que se alcanzaba una existencia satisfactoria, tanto individual como colectivamente, que a fin de cuentas tendría que ser el propósito último de todo ser humano. Al respecto, en su Teoría del cuerpo enamorado, Michel Onfray escribe:

Los pensadores de la Antigüedad distinguen entre el sabio y el filósofo según la posición ocupada por cada cual en la travesía de la ascesis existencial: sólo el primero alcanza su objetivo después de haber puesto en conformidad su ideal de existencia sublimada y su inscripción en el mundo trivial; el segundo trabaja, obra y camina hacia ese apogeo ontológico que necesita un constante esfuerzo, una perpetua tensión. El sabio deja tras de sí al filósofo como si fuera una piel antigua, de un antiguo mudo e inútil aunque testigo del trabajo de necesaria autorregeneración; el filósofo aspira al estatuto del sabio y a la serenidad de una vida transfigurada. Todas las fuerzas movilizadas por el impetrante durante los largos años de experimentación --pitagórica, socrática, cínica, cirenaica, estoica, epicúrea, escéptica, etcétera-- se aflojan cuando el esfuerzo se disuelve en el sosiego, la paz del alma, la ataraxia y la calma realizadas. La sabiduría procura un objetivo a nuestra época de nihilismo generalizado, y la filosofía, una vía creadora de potencialidades magníficas para alcanzarlo.

En este sentido, la filosofía se nos presenta no como una acumulación de especulaciones o teorías abstractas sino, más bien, como el conocimiento sistematizado a lo largo de varios siglos en función de ese objetivo, la consecución de una vida plena, feliz, virtuosa y todos aquellos conceptos positivos y, sobre todo, deseables para una existencia.

El proyecto The School of Life —impulsado por el filósofo de origen suizo Alain de Botton— cuenta entre su contenido con cuatro interesantes videos que retoman esa vertiente del pensamiento filosófico occidental, en particular con las ideas de Platón, Aristóteles, Immanuel Kant y Friedrich Nietzsche, quienes tuvieron como un asunto central de su quehacer la pregunta por el “buen vivir”. Las explicaciones en los videos corren a cargo de Chris Surprenant, profesor de la materia en la Universidad de Nueva Orleáns y en cada uno se recoge la esencia del pensamiento de los filósofos mencionados para ofrecerla de manera atractiva pero también desafiante.

 

 

 

 

“Una vida sin examen no es vida”, dijo Sócrates en su Apología, según Platón, y esta serie de videos nos confirma que, por lo menos, debemos atender más a nuestra propia vida si queremos conducirla por el camino que verdaderamente deseamos.

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué leer a Nietzsche como un filósofo pesimista cuando enseña sobre todo a amar la vida?

Te podría interesar:

Estas son las palabras más frecuentes de los condenados a muerte en sus últimos momentos

Filosofía

Por: pijamasurf - 01/07/2016

Las personas capaces de cometer en la práctica los actos más violentos y atroces se muestran amorosas --al menos en el discurso-- durante sus últimos momentos en la Tierra

Pero ya es tiempo de que nos retiremos de aquí, yo para morir, vosotros para vivir.

¿Entre vosotros y yo, quién lleva la mejor parte?

Esto es lo que nadie sabe, excepto Dios.

Platón, Apología de Sócrates

El filósofo y el condenado a muerte comparten una característica fundamental: son tanto una declaración vital como jurídica, un trámite y el momento de mayor pathos, el instante patético. Las últimas palabras que alguien dice antes de morir siempre tienen un atractivo especial donde se da cita lo mórbido y lo curioso: sentimos el irrefrenable impulso de conocerlas y escucharlas porque tal vez ahí se oculte un secreto que nos ayude a vivir, o un atisbo de lo que está más allá de la vida consciente cuando se enfrenta a su propia desaparición. 

Cada año son ejecutados 35 presos en el sistema penitenciario de Estados Unidos. Es política del departamento de Justicia Criminal de Texas (jurisdicción que suma 37% del total nacional, cinco veces más ejecuciones que en los otros estados) mantener un archivo digital de las últimas declaraciones de los condenados desde 1976: 534 prisioneros.

Un análisis estadístico realizado por Priceonomics mostró que el campo semántico al que más apelan las últimas palabras de los condenados a muerte (en general por crímenes violentos) tienen que ver con el amor, el cuidado y la compasión: "amor" es la última palabra de 63% de los condenados a muerte, así como otras palabras afectuosas como "corazón" (14%), "cuidado" (11%) y "amado" (10%). Más que un monólogo o soliloquio, se trata la mayoría de las veces de mensajes dirigidos a la propia familia (donde predomina la madre, a quien se dirigen los discursos 17.6% de las veces) o a la familia de las víctimas, y en menor medida al personal de la prisión.

También destaca que de 534 prisioneros, 117 decidieron no ejercer su derecho a expresar últimas palabras. Es interesante porque, como destaca Priceonomics, nada de lo que digan podría cambiar el resultado de la sentencia ni suspender o posponer la ejecución. Son palabras, por decirlo así, "generosas", de hombres que ya no tienen nada que perder y que se enfrentan a la inminencia de la muerte. Son personas que han cometido los crímenes más atroces, y que signan sus últimos momentos terrestres con un desesperado acceso de amor.

deathrow

Amor

Familia

Gracias

Perdón

Dios

Vida

Esperanza

Señor (Lord)

Guardián

Perdonar

Preparado

Jesús

Dolor

Dar

Paz

Muerte

Corazón

Amigos

Años

Fuerte

Señor (sir)

Padre

Cuidado (Cariño)

Tiempo

Mamá

Hogar

Amado

Perdón

Rezar

Disculpa

Apoyo

Por favor

Bendecir

Víctimas

Deseo

Cristo

Cielo

Inocente

Hermana

Hijo

Gracias

Apreciar

Error

Odiar

Ayudar

Lastimar

Recordar

Madre

Espíritu

Adiós