*

X

Breve guía de sueño polifásico: ¿es posible dormir 2 horas diarias sin volverse un zombi?

Por: pijamasurf - 08/21/2015

¿Alguna vez te preguntaste cómo hacían Leonardo da Vinci, Napoleón o Buckminster Fuller para dormir sólo un par de horas al día y ser altamente productivos el resto del tiempo? Parte es leyenda y parte es aprender cómo funciona tu ciclo de sueño y vigilia
sueño

(via Flickr)

El sueño no sólo es un camino de expansión de conciencia: su falta o carencia (en casos crónicos como el insomnio) puede llevar a perder el vínculo con nuestra cotidianidad; sin embargo, el ciclo del sueño es uno de los pocos sobre los que podemos tener una incidencia directa, en tanto constituye y estructura eso que tan livianamente llamamos "rutina". Un ciclo de sueño de 6 a 8 horas es lo que los médicos te dirán que debes dormir. ¿Pero qué ocurre cuando estás en exámenes finales y desearías que el día tuviera un par de horas más? ¿O cómo hacen aquellos que circunnavegan el globo a solas en un barco para monitorear sus instrumentos y evitar un desastre? 

Las rutinas de sueño polifásico modifican radicalmente no sólo el tiempo que pasamos despiertos, sino también la energía, concentración y creatividad durante las horas de vigilia; algunos testimonios indican que también pueden ayudar a desencadenar sueños lúcidos, pues es necesario despertar a veces en medio de un ciclo REM, antes de entrar al sueño profundo. La buena noticia es que con el sueño polifásico uno duerme y entra directamente en fase REM en vez de tener que esperar 45 minutos; la falta de sueño y el cansancio acumulado te llevan directamente al sueño reparador (de ahí que muchos polifásicos reporten más sueños lúcidos).

Lo primero que hay que entender es la dinámica del sueño: cuando somos bebés podemos dormir hasta 16 horas por día, interrumpidas por ciclos de alimentación y digestión; sin embargo, conforme crecemos y pasamos más tiempo despiertos, nuestro organismo necesita pasar un largo período de cada día en sueño profundo para secretar hormonas de crecimiento. De niños tal vez hacemos siestas a mediodía (sueño bifásico), pero conforme crecemos pasamos más y más tiempo en una vigilia estresante y llena de ocupaciones. Es aquí cuando puede ayudar una rutina de sueño polifásica.

Existen varias rutinas polifásicas, y cada quien debe encontrar la que mejor se ajuste a su estilo de vida y ocupaciones. Pero lo que es común a todas es que los primeros días (digamos, entre el día 3 y 10) te vas a sentir como zombi, vas a sentir ardor en los ojos, lagrimeo, dolor estomacal, más o menos como si te hubiera atropellado un camión de basura. No te desesperes. Durante el período de adaptación es indispensable comer bien, procurar no consumir cafeína ni estimulantes que interfieran con el sueño (por obvias razones) y procurar que los períodos de sueño tengan lugar en una atmósfera oscura y relajada; trata de no utilizar dispositivos electrónicos ni exponerte a pantallas al menos un par de horas antes de tus siestas, pues la luz que estas emiten disminuye la producción de melatonina, la hormona encargada de hacerte sentir somnoliento; también será necesario tener varias alarmas al principio, pero poco a poco tu propio cuerpo va a anticiparse y antes de que te des cuenta estarás despertando unos instantes antes de que estas se activen.

Para empezar cualquier ciclo de sueño polifásico (o bien, para regresar a tu ciclo de sueño anterior) se recomienda pasar más de 24 horas despierto, de manera que la falta de sueño, paradójicamente, te permita decidir cuándo quieres dormir. La falta de sueño no debería tener mayores consecuencias en tu salud, pero si te sientes mal simplemente vuelve a tu rutina normal de sueño. Ahora veamos un par de rutinas de sueño polifásico:

Ciclo Everyman

Consiste en un período de sueño largo seguido por varias siestas de 20-30 minutos a lo largo del día. Duerme 3 horas seguidas y luego realiza tres siestas de 20 minutos, o bien duerme 1 hora y media de corrido y realiza cuatro o cinco siestas de 20 minutos, siempre repartidas a lo largo del día. Muchos foros recomiendan empezar con este ciclo debido a la flexibilidad que permite para ajustar tu ciclo circadiano a tus ocupaciones, por lo que es una excelente rutina de preparación para ciclos más extremos.

Ciclo Überman

Es un ciclo de alta eficiencia, que suprime el período de sueño largo del Everyman por seis siestas de 20 o 30 minutos cada 4 horas. Sin embargo, no es recomendable comenzar a experimentar directamente con este ciclo debido a que todo puede salir mal si no realizas las siestas con la periodicidad requerida; el alto nivel de exigencia y los resultados que promete hacen del ciclo Überman un esquema ideal durante períodos de alta demanda energética.

Ciclo Dimaxion

Consiste en dormir 30 minutos cada 6 horas, con exactitud de reloj suizo. Si haces las cuentas verás que en suma dormirás solamente 2 horas diarias. Se trata del ciclo de sueño más extremo de todos, pero también el más eficiente según sus practicantes. Definitivamente sólo para aquellos que pueden mantener la disciplina.

Es importante recalcar que si decides llevar a cabo experimentos con tu ciclo circadiano no olvides escuchar a tu cuerpo; a pesar de saber que habrá días en que te sentirás como un auténtico muerto viviente, la recompensa de conocer y reprogramar tu ciclo de sueño y vigilia es sumamente grata. 

 

(Con información de HE)

Te podría interesar:

Santuarios de libros: las bibliotecas más hermosas del mundo (FOTOS)

Por: Samuel Zarazua - 08/21/2015

En plena era digital, estas son las majestuosas edificaciones de madera usadas para resguardar montones de piel y celulosa

 Demasiados-libros

La escritura, la imprenta y los libros nos han acompañado en la incansable labor de descifrar el mundo y la naturaleza. Tomar un libro en la mano es contener un objeto sensorial y tangible, algo que no ocurre cuando escroleamos la pantalla.

La biblioteca fue y sigue siendo, desde la era predigital —e incluso mucho antes de la era moderna, un centro de empoderamiento donde se hallan los libros que se han impreso desde hace siglos a la fecha y que guardan memoria de las grandes mentes de la humanidad y de los pensamientos que han superado el paso del tiempo.

“En el principio fue el Verbo, la palabra, y la palabra está con Dios. El Verbo es Dios…” (San Juan dixit). El libro, las ‘sagradas escrituras’, la documentación de la historia, el avance científico y en las artes y la comunicación en la civilización occidental se dan gracias a los libros.

Según Jonathan Glancey, las bibliotecas se han erigido para guardar los preciados manuscritos y montones de celulosa encuadernada en lomos de piel. Después hubo que cuidarlos de la intemperie y los insectos. Aquí presentamos las mejores edificaciones bibliotecarias según la BBC de Londres.

La Tripitaka Koreana, vasta colección de escrituras budistas, siglo XIII. Fotos: Will Pryce/Thames & Hudson

New York Public Library

 Biblioteca pública de Nueva York 

At Berlin’s Humboldt University

Centro Jacob y Wilhelm Grimm 

Library at the Glasgow School of Art

Biblioteca de la Glasgow School of Art 

Jürgen Engel’s National Library of China in Beijing

 Biblioteca Nacional de China, de Jürgen Engel, en Beijing 

George Peabody Library at Johns Hopkins University in Baltimore

Biblioteca George Peabody  de la Johns Hopkins University en Baltimore 

Brandenburg Technical University in Cottbus, Germany

Brandenburg Technical University en Cottbus, Alemania

The highly ornamented library of Altenburg Abbey in lower Austria Biblioteca de Altenburg Abbey en Austria 

Berlin’s State Library.

Biblioteca en Berlín

The Long Room of Trinity College Library in Dublin

Biblioteca del Trinity College en Dublín

Algunos creían que la era digital exterminaría las bibliotecas. No obstante, aún podemos ver colecciones como la de El Escorial en España o la de Trinity College en Dublín.

The Library: A World History de James W. P. Campbell, con fotografías de Will Pryce, es un libro que documenta 82 bibliotecas en 20 países. Para unos, las bibliotecas son reflector de la producción contemporánea de volúmenes, y escaparate del conocimiento. Para otros son la segunda casa, lugares ‘románticos’ para conocer al ‘amor de la vida’, templos de investigación o sets de películas de detectives y asesinos seriales, todo ello envuelto en el imaginario colectivo en torno a la arquitectura de papel y tinta, sobre las magníficas edificaciones que la resguardan, como la Biblioteca George Peabody en Baltimore o la Biblioteca Nacional de China.