*

X

La simulación cósmica más realista nos recuerda que nuestro destino tal vez sea "crear" otro universo (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/21/2014

Tal vez sea natural simular universos artificiales y, al crecer nuestro poder computacional, nos podríamos estar acercando a nuestros creadores y a la creación misma

 

Este video es el resultado de la colaboración de numerosos científicos de Harvard y el MIT computando el universo y haciendo una representación visual de una simulación de las condiciones iniciales del universo y su evolución conforme a las leyes de la física. La simulación Ilustris es la más poderosa hasta la fecha calculando el efecto gravitacional que ejerce la materia sobre sí misma y su expansión, la danza creativa del gas cósmico y la formación de estrellas y agujeros negros. El modelo contiene decenas de miles de galaxias capturadas detalladamente con propiedades que se ajustan a los parámetros del universo físico. La simulación fue realizada en supercomputadoras en varios países, con un total de 19 millones de horas de CPU. 

La perspectiva del video nos hace viajar más rápido que la velocidad de la luz para poder acomodar este épico recorrido de miles de millones de años en un video de 6 minutos. Viajamos hacia la constitución misma de la materia y la materia oscura, los filamentos galácticos y el polvo cósmico que en su elegancia diamantina es la semilla de los sistemas estelares que  el universo.

Lo más interesante de este cada vez más preciso ejercicio de simular el universo es que tal vez nos estamos acercando a lo que en un punto distante de la historia podrá ser nuestro destino --quizás como reflejo mismo de nuestra esencia--: simular un universo indistinguible de un universo real, el cual incluya conciencias simuladas y pueda ser "habitado". En teoría, con el advenimiento de la computación cuántica será posible simular universos suficientemente ricos en complejidad informática, que puedan ser tomados como reales. Al hacerlo, podríamos estar poniendo nuestra marca en un juego de demiurgos que puede ser parte de la pirotecnia cosmogénica del universo. Tal vez sea natural crear universos "artificiales".

Mientras tanto algunos físicos se encuentran intentado averiguar si nuestro universo es una simulación holográfica --algo que, aunque suene a ciencia ficción pura y dura, es una de las preguntas ontológicas más importantes que se ha hecho el hombre desde aquellos filósofos de los Vedas, hace más de 3 mil años, que creyeron entender que el mundo es una ilusión. Es por esto que al ver el video no es extraño sentir una especie de vértigo cosmológico, una sensación de estar en aras de hacer algo que alguna vez ya hicimos pero que hemos olvidado.

 

Te podría interesar:

Estudio científico concluye que hay demasiados estudios científicos

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/21/2014

Sobre la desmedida apuesta de nuestra cultura al paradigma científico

cience1

Paradójicamente, un estudio científico concluyó que existen demasiados estudios científicos. Publicado en el sitio ArXiv, el estudio, realizado por investigadores de Finlandia y California, muestra que la enorme cantidad de investigaciones que se publican supera la capacidad de los científicos de asimilar los distintos análisis dentro de sus especialidades y construir sobre la investigación previa. La mayoría de las investigaciones se vuelven efímeras; los autores notan un fenómeno de "pérdida de la atención en la ciencia".

Se presentan dos lecturas sintomáticas, por una parte el exceso de información de nuestra cultura, algo que a veces nos lleva a la saturación y a la falta de capacidad de darle sentido a lo que vivimos y a los conocimientos que generamos. Por otra parte, la enorme cantidad de "ciencia" que se hace responde a una excesiva confianza económica y psicológica en el paradigma científico.

Vivimos en la era de la ciencia. Todos hemos experimentado cómo cambia un titular de una nota si agregamos una frase como "Científicos de Harvard descubren" o "Premio Nobel señala". Por ejemplo, considera el siguiente encabezado: "Mosquitos robóticos podrán extraer tu ADN para entregarlo al gobierno"; esto podría parecer un diatriba semiconspiranoica, pero se vuelve completamente plausible cuando le agregas "Profesora de Harvard advierte que mosquitos drones extraerán tu ADN para el gobierno", lo cual es una nota real. Lo mismo ocurre con esta nota: "Farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables"; de nuevo, uno podría pensar que se trata de más tierra al sistema (aunque actualmente ya la mayoría de las personas tiene la noción básica de que las farmacéuticas operan como cárteles de drogas). Si utilizas el título, como ocurre en realidad, "Premio Nobel de Medicina: farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables", la nota cobra un aire de legitimidad y se hace mucho más atractiva. Este es el poder mágico de la ciencia.

Pensamos que el método científico y los candados del peer review nos previenen del desorden y la incertidumbre de la realidad. Pero esto forma la idea de que sólo un tipo de conocimiento es valido. Y, como han demostrado algunos filósofos críticos y los mismos científicos de la Interpretación de Copenhague, la ciencia misma no es objetiva, porque la objetividad no existe más que como la suma total de los eventos subjetivos (algo que sólo podría computarse en la mente de Dios, de existir). En cambio, la ciencia proyecta sus propios paradigmas, la intención de su hipótesis y la particularidad de su instrumentación. En otras palabras, la realidad se ve afectada por la medición y aquello con lo que medimos, fundamentalmente el cerebro humano y sus creencias.