*

X

Las hijas de Violencia: con punk y performance combaten el acoso callejero en México

Por: Ana Paula de la Torre - 09/23/2014

Estas dos chicas, desde su arte, reparan en eso que hay de perverso en un "inocente" piropo callejero

Nosotras somos las hijas de Violencia, cargamos años de transitar en un espacio público hostil que no da cabida al cuerpo femenino como un cuerpo “transitante” sino un cuerpo para el goce y disfrute externo.

Las hijas de Violencia

 

El arte no reproduce lo visible. Lo hace visible.

Paul Klee

las hijasHay muchas maneras de hacer activismo, pero sin duda, su mayor aptitud es llamar la atención para crear conciencia y generar cambios: el arte en este sentido puede ser un gran aliado. Las Pussy Riot, el grupo activista de punk, inauguraron una alternativa para visibilizar temas sociales a partir de la música, la excentricidad y la rebeldía. Siguiendo esta línea y mezclándola con la actuación, un par de chicas en la ciudad de México han creado canciones de punk y performances urbanos para concientizar sobre el acoso callejero: Las hijas de Violencia.

La discusión sobre el acoso es larga y suele extenderse aún más cuando se refiere al piropo. Muchos argumentan: "Pero, ¿qué tiene de malo un piropo? ". El asunto es que, como Las hijas de Violencia señalan en algunas entrevistas, el piropo viene de un desconocido que está siendo intrusivo en la línea personal de la chica, principalmente porque está aludiendo a su físico, sin que haya de por medio confianza (lo cual es intimidante).

Aunque habrá mujeres que lo disfrutan, cuando alguien lanza un piropo en la calle el adjetivo está refiriéndose a su cuerpo, y ello coloca al receptor como un objeto de apreciación. También, los piropos conllevan usualmente una carga sexual, que viniendo de un desconocido es generalmente desagradable.

Las hijas de Violencia buscan despertar conciencia sobre lo repugnante que es el ser acosada en la calle: no importa cómo vista alguien, no hay derecho a referirse a una persona con alusiones sexuales sin un contexto interpersonal que lo justifique. Las dos actrices mexicanas que se unieron para formar Las hijas de Violencia, un híbrido de performance, punk, actuación y un vasto mensaje, recorren la calle con sus máscaras de conejo y pistolas de juguete, hacen videos y canciones de protesta y, sobre todo, apuntan a un tema socialmente aceptado. Ellas, Karen Condés y Ana Beatriz Martínez, son dos artistas que desde su proyecto buscan visibilizar una “normalidad” inexcusable.

En serio: pasear en el metro de la ciudad de México con falda no es una experiencia agradable --lo que quizá, por cierto, muestra una represión sexual que busca desesperadamente liberarse.

Una pequeña entrevista con Las hijas de Violencia:

¿Puede el arte regenerar la cultura? ¿De qué manera?

Nos acercamos al activismo a través del arte porque es el lenguaje con el que nos identificamos para hacer visible lo invisible, para organizar la rabia y defender la alegría.

…Pussy Riot nos sacudió, nos inspiró a hacer; con Las hijas de Violencia desde el proceso creativo y las primeras planeaciones y performances hemos sacudido a la gente que nos rodea; algunos de ellos han sacudido a otros sin que sepamos hasta dónde repercute.

El arte tira piedritas al agua para crear ondas; nunca sabes cuándo esa onda chocará con otra y esa otra con otra y creará el tsunami.

Vemos lejos el día en que podamos caminar dueñas del espacio público y no como un elemento del que se puede opinar libremente; no sabemos si nos va a tocar pero sabemos que no vamos a soltar. Porque empoderarte y dejar de ignorar para confrontar se vuelve una revolución. Si no cambia el mundo, con certeza decimos que ha cambiado el nuestro.

Las hijas de Violencia

Aquí puedes escuchar las canciones de Las hijas de Violencia.

Si quieres conocer más de su proyecto, pulsa aquí.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Te podría interesar:

La situación del Ébola podría ser mucho más preocupante de lo previsto: ONU

Por: pijamasurf - 09/23/2014

En los próximos meses podrían ser infectadas 1.4 millones de personas con este virus que en 70% de los casos resulta letal

o-EBOLA-570

Desde hace un par de meses el Ébola irrumpió con notable fuerza en la escena mundial. La detección de nuevos casos en geografías inéditas fue suficiente para que cientos de medios, especialistas y organizaciones levantaran voces de alarma alrededor de este virus letal. A pesar de que los medios somos con frecuencia alarmistas y que en muchas ocasiones se sobredimensiona una situación buscando, de manera consiente o no, hacerla más llamativa, reportes liberados hoy por parte de distintas instituciones, entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelan un panorama potencialmente escalofriante.

A manera de resumen podríamos destacar que los nuevos reportes sugieren una tasa de fatalidad de 70.8%, es decir que siete de cada 10 personas que contraigan este virus morirán, y la posibilidad de que, en el peor escenario, se registren 1.4 millones de nuevos casos durante los próximos cuatro meses –esto tan sólo en Liberia y Sierra Leona.   

De acuerdo con la OMS, cuyo reporte completo puede consultarse aquí, hasta ahora se han infectado más de 5,800 personas, mientras que 2,800 han muerto por esta causa. Sin embargo, se estima que los números reales podrían superar por mucho a los oficiales, ya que muchos casos no se reportan. Además, los casos oficiales podrían cuadruplicarse en tan sólo un mes, lo cual indica la preocupante velocidad con la que se está propagando esta enfermedad. Si bien Guinea, Liberia y Sierra Leona concentran la gran mayoría de los casos, afortunadamente en Nigeria y Senegal la situación parece haber sido ya controlada.

Históricamente, el primer caso reportado de Ébola ocurrió en 1976, en lo que actualmente corresponde a la República Democrática del Congo. Desde entonces su aparición ha sido intermitente pero constante, con brotes entre cada tres o cinco años, registrados en diversos países de África y Filipinas. Durante este último brote, cuyo paciente cero podría ser un bebé de dos años radicado en Guinea y que murió en 2013 a causa del virus, se detectaron dos casos de médicos estadounidenses infectados, quienes estaban en contacto con pacientes en África y que ya fueron dados de alta. 

Ebola_1403542491735_6495756_ver1.0_640_480

Esta situación, el hecho de que en casi cuatro décadas no se haya inhibido por completo la recurrente reaparición de este virus, ha suscitado severas críticas no sólo en contra de los organismos internacionales de salud sino, sobre todo, contra la industria farmacéutica Los críticos aseguran que el Ébola se ha descuidado porque hasta ahora había afectado exclusivamente a la población africana, la cual, considerando sus escasos recursos, no representa un potencial mercado para el Big Pharma y por lo tanto no merece ser atendida.

Escenarios como el de este nuevo brote de Ébola actúan como recordatorios de, por un lado, la mercantilización de la salud y cómo la industria favorece flagrantemente a los sectores que representan un negocio y, por el otro, de que debiesen existir normas más estrictas para garantizar que el criterio definitivo por el cual se rigen los avances médicos y farmacéuticos sea el cuidar la salud del ser humano, sin distinciones, y no las ganancias económicas en las que una enfermedad o epidemia pueda traducirse.