*

X
La relación de Haruki Murakami con el jazz es estrecha, algo que puedes comprobar en esta playlist

Quienes hayan leído a Haruki Murakami saben bien que la música es un elemento imprescindible en la narrativa del japonés. Un elemento tomado familiarmente, como muchos de nosotros escuchamos música: al hilo de nuestras tareas cotidianas, mientras trabajamos o mientras cocinamos, mientras vamos por la calle o al hacer ejercicio. La música como una compañía en un sentido casi presencial: algo que está ahí y que da un acento especial al instante, que lo vuelve más alegre, que lo melancoliza o quizá otorga cierta épica a un hecho aparentemente rutinario o trivial. Así, por ejemplo, en el primer párrafo de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, probablemente su novela más ambiciosa:

Cuando sonó el teléfono, estaba en la cocina con una olla de espaguetis al fuego. Iba silbando la obertura de La gazza ladra, de Rossini, al compás de la radio, una emisión en FM. Una música idónea para cocer la pasta.

Si el éxito editorial de Murakami puede explicarse por el hecho de que, desde cierta perspectiva, sus personajes parecen ser cualquiera de nosotros en situaciones en las quizá podríamos estar (una hipótesis que tal vez merezca ampliarse), la manera en la que el escritor usa la música dentro de sus obras sería expresión de ese recurso. Yo mismo, para comenzar a escribir esto, como una especie de ritual propiciatorio, creí que era adecuado escuchar a Sidney Bechet ―y la combinación, hasta ahora, parece armónica. ¿No cabría esta pequeña escena en un relato de Murakami? ¿Un hombre de 28 que trabaja escribiendo, sentado frente a su computadora un sábado al mediodía, solo en su departamento, escuchando jazz estadounidense de los años 50? No intento llevar mis circunstancias al registro literario, sino únicamente mostrar ese posible mecanismo narrativo de Murakami.

En este mismo sentido, ¿qué más común que acercarse a la música como amateur y no como experto? Para muchos de nosotros saber de música significa conocer intérpretes, bandas, nombres de canciones, la época en que estas surgieron y quizá poco más que eso. En pocas palabras, conocer la historia de la música, tanto en un sentido general como en uno íntimo. Poder decir, por ejemplo, que New Order fue la banda que se formó después del suicidio de Ian Curtis y también, por otro lado, saber de manera personal a qué momento de nuestra vida y nuestro ánimo pertenece “Temptation”, por qué la queremos escuchar justo ahora.

Que Murakami sea, como muchos de nosotros, un amateur antes que un experto en asuntos musicales, explica por ejemplo que, como muchos de nosotros, tanto en su narrativa como en la vida diaria pueda brincar del jazz al rock de los '80 y de ahí a la música clásica. Como en el fragmento citado, sus personajes lo mismo pueden estar escuchando a Michael Jackson que recordar una ópera o de pronto tararear algo de Bruce Springsteen. Y quizá también por ese afecto cultivado Murakami lleva la música a su narrativa en un intento de compartirla, acaso el impulso inevitable que se siente y se pone en práctica con todo aquello que se ama.

Ahora bien, el pretexto para todo esto es un post publicado recientemente en Open Culture a propósito de la relación entre Murakami y el jazz. Según dijo en una entrevista con The Paris Review en 2004, Murakami escucha jazz desde que tenía 13 o 14 años; entre los 23 y los 30 administró un bar de jazz en Tokio y a lo largo de su carrera ha encontrado varias similitudes entre este género y la escritura narrativa. La relación, entonces, es notablemente estrecha, motivo suficiente para evidenciarla en una playlist de Youtube con algunas de las pistas favoritas del autor.

 

El elemento en común de estos 23 tracks es Portratit in Jazz 2 —libro publicado en japonés en 2001, compañero de Portratit in Jazz (Shiachosha, 1997), ambos inéditos en otros idiomas—, en donde Murakami habla sobre el lugar que el jazz ha tenido en su vida pero, sobre todo, en el descubrimiento y desarrollo de su talento literario.

Con el jazz, Murakami encontró que la literatura también puede surgir de la combinación de “un buen ritmo natural, constante”, una melodía, la armonía y, claro, la improvisación libre. Elementos que, sin duda, hacen un poco más atractivo casi cualquier elemento de este mundo.

ACTUALIZACIÓN (21-03-2017) - Añadimos esta playlist que compartimos desde el perfil de Pijama Surf en Spotify. A diferencia de la de YouTube, esta contiene los 19 tracks que Murakami enlista en sus libros A  Portrait in Jazz y Portrait in Jazz 2.

Twitter del autor: @juanpablocahz

También en Pijama Surf: Escucha 11 horas de la música preferida de Philip K. Dick en este excelente playlist

Te podría interesar:
"Narcose" es un breve documental que ilustra la travesía psiconáutica de Gillaume Néry, buzo francés que recorre sin tanque de oxígeno insólitos trayectos subacuáticos

Screen Shot 2014-08-14 at 11.10.34 PM 

Desde tiempos inmemorables el ser humano ha experimentado, voluntaria e involuntariamente, con la alteración de su percepción ordinaria. Ya sea a través del consumo de ciertos alimentos o sustancias, de la repetición ritual de cantos o invocaciones, de la observación estática de un punto luminoso o de ejercicios respiratorios, entre muchos otros, milenariamente hemos experimentado ese llamado a explorar neutros propios márgenes perceptivos. ¿Te acuerdas cuando eras niño y girabas sobre tu propio eje para inducirte un estado de "realidad" alterada?

Screen Shot 2014-08-14 at 11.09.26 PM

Gillaume Néry es un buzo francés que entre 2002 y 2006 mantuvo el récord del más profundo descenso marino sin tanque de oxígeno. Su máximo recorrido fue de 109 metros, un trayecto que requiere de aproximadamente cinco minutos durante los cuales sólo dispones del oxígeno absorbido en la última inhalación previa a sumergirte. Evidentemente, esta práctica empuja nuestros límites fisiológicos a un sitio poco común. Pero el cuerpo no es el único protagonista de esta aventura, ya que nuestra mente también se ve significativamente afectada por la particularidad de las condiciones, lo cual implica alucinaciones detonadas por la intoxicación de dióxido de carbono. 

Narcose (2013) es el nombre de un brillante documental alrededor de la vivencia de Néry durante una de sus épicas inmersiones, y que precisamente se concentra en el aspecto alucinatorio de la experiencia. Una producción impecable, en combinación con una notable calidad de imagen y una precisa representación del delirio subacuático, hacen de esta pieza, con una duración de 12 minutos, una destacada obra dentro de la psiconáutica audiovisual.

Llama la atención cómo la inmersión de Néry es una analogía hi-fi alrededor de un rito iniciático. Fácilmente podríamos estar presenciando el acto en el que un hombre se sumerge en su propia conciencia y emprende, así, una indeleble travesía hacia su centro. Durante el recorrido, comprensiblemente, florecerán demonios y miedos. También se registrara una necesaria ruptura, relativamente violenta, confusa, de los ritmos de la razón. Emergerán arquetipos y sensaciones cuyo origen pertenece más la memoria colectiva que al acervo individual y, eventualmente, llegan atisbos del origen de todo, de la unidad proyectada en el útero, en la burbuja de oxígeno, en el amor y la otredad. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis