*

X
Estados Unidos implementó un programa para organizar a la sociedad civil en contra del gobierno de Venezuela por más de 15 millones de dólares.

Protestas-Venezuela_LNCIMA20140213_0235_5

La polarización en Venezuela ha llegado a un punto donde es difícil hablar sin que se toquen fibras sensibles y se pueda caer en imprecisiones, ante la manipulación de la información de parte de los diferentes actores. La prensa internacional, salvo algunos casos más cercanos a Venezuela, parece estarse alineando con la oposición —una visión que ciertamente comparte Estados Unidos, país al cual seguramente no le molestaría colocar a otro mandatario en lugar de Nicolás Maduro, el heredero de Chávez, la gran pesadilla de Estados Unidos.

Bajo estas condiciones e inclinando la balanza, parece importante dar a conocer la injerencia que ha tenido el gobierno de Estados Unidos en Venezuela, infiltrando la sociedad civil para organizarla, equiparla y azuzarla en contra de "la revolución chavista". Cables de WikiLeaks muestran que Estados Unidos fondeó un programa de resistencia en Venezuela de más de 15 millones de dólares, supuestamente preocupado por el estado "poco democrático" que lideraba el comandante Hugo Chávez. El cable señala:

OTI [Oficina de Iniciativas de Transición, el programa propulsado en Latinoamérica por Estados Unidos] ha apoyado a 300 organizaciones civiles en Venezuela con asistencia técnica y capacitación, conectándolos con otros movimientos internacionales, y con ayuda financiera por 15 millones de dólares. 

El sitio Libre Red ahonda sobre la participación de Estados Unidos en Venezuela:

Entre los documentos revelados por Wikileaks se encuentra un informe emitido por el consejero político de la embajada de EE.UU. en Caracas, Robert Downes, denominado “Cinco puntos estratégicos del equipo en el país para el apoyo programático de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés)”.

En ese informe se resumen los puntos estratégicos que fueron delineados para el período 2004-2006, es decir, desde que la Revolución Bolivariana ganó el Referendo Revocatorio hasta las siguientes elecciones presidenciales.

Esos cinco puntos fueron: Fortalecimiento de las instituciones democráticas, penetrar la base política de Chávez, dividir al chavismo, proteger los negocios vitales de EE.UU. y aislar a Chávez internacionalmente.

A estos esfuerzos coordinados dentro de Venezuela se suman diferentes sanciones financieras y especulaciones del mercado con el fin de dificultar el mandato de Nicolás Maduro desde abril 2013.

La doble moral, según sus intereses, de Estados Unidos, quedó demostrada luego de que Obama llamara "legítimas las protestas en Venezuela" y en su propio patio trasero se arrestara a manifestantes que se pronunciaron ante la Casa Blanca.

Personalmente no me atrevo a pronunciarme sobre lo que está sucediendo en este momento en Venezuela, desde fuera, desconozco los pormenores de la situación y soy consciente de los filtros que existen en la información —la manipulación constante, del mismo gobierno y de la prensa internacional y local, de un caso como éste en el que se entrecruzan agendas políticas y en el que se pelea por el poder en una crisis que es una oportunidad para provocar un cambio. Pero considero importante notar que existen intereses creados internacionalmente, bajo el liderazgo de Estados Unidos, un país que habría violado la autonomía nacional al organizar a la sociedad civil en contra del gobierno de Chávez —y ante este antecedente, aunque el cable de WikiLeaks es de hace unos años, por qué no pensar que lo sigue haciendo. Lo que ha hecho Estados Unidos puede bien calificarse de contrarrevolucionario, y acaso como un taimado intento de golpe de estado.

También en Pijamasurf:  Fotos de las protestas en Venezuela

Twitter del autor: @alepholo

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:
Cables revelados por el exagente del NSA, Edward Snowden, muestran interés de la inteligencia británica por el uso del tema de los OVNIs, entre otras tácticas de engaño mediático, para manipular la opinión pública
[caption id="attachment_71958" align="aligncenter" width="550"]Imagen del Power Point Imagen del Power Point de la agencia británica.[/caption]

 

Como ocurrió con WikiLeaks antes, muchas personas se preguntaban si los cables del NSA filtrados por Edward Snowden contenían información clasificada sobre OVNIs o extraterrestres. La respuesta ha llegado, el sitio especializado en divulgar información de estos cables, The Intercept, ha encontrado un documento que hace mención de este tema, aunque de manera un poco inconclusa.

Se trata de una presentación en Power Point de la agencia de inteligencia británica GCHW, titulado: "The Art of Deception: Training for a New Generation of Online Covert Operations" (El arte del engaño: Entrenando para una nueva generación de operaciones encubiertas en línea), en el que se muestran 50 diapositivas de distintos temas todos ligados a la manipulación de la opinión pública y en el que se incluyen un par de diapositivas con imágenes de OVNIs. El documento constituye un manual de decepción y engaño utilizando todo tipo de trucos que van desde el  marketing a la magia (en una de las diapositivas se habla de construir cibermagos). La suposición más lógica dentro de este contexto podría ser el uso de estas imágenes y de la creencia en OVNIs como parte de las llamadas psy-ops (operaciones psicológicas que manipulan o distraen la percepción del público,  cuyo uso ha sido documentado en el caso de agencias como la CIA). 

Glen Greenwald, el periodista que dio a conocer los cables de Snowden en The Guardian, ha escrito también sobre el tema de la manipulación de las agencias de inteligencia y sus principales tácticas: "Lo más importante que revelan estos documentos es que estas agencias están intentando controlar, infiltrar, manipular y tergiversar el discurso en línea y, al hacerlo, están comprometiendo la integridad misma del Internet".

1) Inyectar todo tipo de material al Internet con el fin de destruir la reputación de los enemigos

2) Usar las ciencias sociales y otras técnicas para manipular el discurso y el activismo en línea y generar resultados considerados como deseables. 

3) Para ver qué tan extremistas estos programas son, sólo consideren las tácticas que presumen usar para obtener esos resultados: "operaciones de de falsa bandera" (postear información en Internet y atribuirlo falsamente a alguien más), posts en blogs de falsas víctimas (pretendiendo ser una víctima de individuos cuya reputación quieren destruir), y postear "información negativa" en varios foros.

Como bien rastrea el sitio The Daily Grail, Mark Pilkington, autor de Mirage Men, sobre los espejismos informativos que rodean a los OVNIs, escribe que "es claro que estas agencias de inteligencia consideran que el tema de los OVNIs, las creencias que generan, y la aguerrida comunidad que las rodea, es un campo útil para sus operaciones y actividades". Pilkington agrega que no mucho ha cambiado en 50 años en las llamadas psy-ops, incluso el uso de magos en estas operaciones, como es el caso de la participación de Uri Geller y otros, solamente ahora con una aplicación de desinformación en un terreno digital.

Aunque se trate de una presentación de Power Point hecha con un diseño poco depurado, la información tiene serias implicaciones sobre la penetración de este tipo de tácticas en la agenda de algunos gobiernos y en lo que se ha convertido el Internet: un campo subrepticia y casi ubicuamente minado, en el cual no sólo nuestra información está siendo recopilada, sino que también se está sembrando información falsa para manipular las creencias y afectar la ideología de las personas.

También en Pijama Surf: ¿Son los Ovnis un Proyecto de la CIA?

Twitter del autor: @alepholo