*

X

Mark Boyle explica cómo ha vivido un año sin dinero

Por: pijamasurf - 11/03/2013

Boyle se dedicó a analizar las maneras en las que podría seguir viviendo con cosas que disfruta, pero reduciendo la utilización de dinero a cero.

mark

Algunas personas (es decir, la mayoría de las personas) tienen problemas para llegar a fin de mes: la cultura del ahorro en América Latina no es una asignatura obligatoria y la ley parece ser que mientras más dinero tienes, más suben tus gastos. Por esto es especialmente asombrosa la historia del irlandés Mark Boyle (aka "No-Cash-Man"), quien hace siete años estaba a punto de graduarse de una carrera que lo preparaba para la administración y los negocios, ahora cumpla un año viviendo una vida sin dinero, pero disfrutándola al máximo.

Mark tenía un gran trabajo: era administrador de una enorme compañía de comida orgánica, lo que le permitía darse incluso el lujo de tener su propio yate. Fue justamente a bordo de su barco, hablando con un amigo acerca de todo lo que está mal en el planeta, que empezaron a considerar la frase de Mahatma Gandhi, "sé el cambio que quieres ver en el mundo". Pensaron en todas las formas en que el consumo desenfrenado destruye no sólo nuestro planeta, sino también a las personas que viven en él.

Él y su amigo se sentían de pronto "como dos pequeñas gotas en un océando altamente contaminado". Luego de considerar asuntos como la destrucción del ambiente, la guerra y las fábricas de esclavos, sintieron la tentación de hacer algo contra el monstruo. "Estos asuntos no estaban tan relacionados como había pensado antes", escribe Mark. "Tenían una causa común. Creo que el hecho de que ya no seamos capaces de ver las repercusiones directas que nuestras compras tienen en las personas, en el ambiente y en los animales es el factor que une todos estos problemas."

Mark-Boyle-aka-no-cash-ma-001

Pero ¿qué hacer contra la indiferencia? Para Mark, resultó claro que la herramienta que producía esta indiferencia era el dinero, así que se dedicó a analizar las maneras en las que podría seguir viviendo con cosas que disfruta, pero reduciendo la utilización de dinero no sólo al mínimo, sino hasta desaparecerlo del todo. Esto lo llevó a deshacerse de todo su dinero, inicialmente por un año

"Hice una lista de todo lo básico que necesitaba para sobrevivir. Adoro la comida, así que eso era lo primordial. Hay cuatro patas en la mesa de la comida gratis: recolectar comida salvaje, cultivar, hacer trueques y utilizar comida desperdiciada, pero hay muchas otras formas."

Lo siguiente en la lista era el alojamiento. Entró como voluntario en una granja orgánica la cual ayudó a renovar para que no dependiera de energía eléctrica. Aquí se dio cuenta de la importancia de no desperdiciar ningún recurso disponible. "Si cultiváramos nuestra propia comida, no desperdiciaríamos el 30% de ella."

"Usaba madera que cortaba o recogía para calentar mi humilde morada en un quemador hecho de un viejo bidón de gasolina, e hice composta humana a partir de mis desechos." Además de eso, Mark se bañaba en un río, y para ir al baño utilizaba periódicos (actividades que bien podrían encontrarse en distintas poblaciones pobres alrededor del mundo). Para transportarse, Mark utilizó su bicicleta y para alumbrarse, velas hechas con cera de abeja.

La historia de Mark no es el de un "anticapitalista" redomado, sino de alguien que, casi en un espíritu científico y de aventura, decide cuestionar radicalmente la forma en que vivimos actualmente. "Irónicamente, he encontrado que este año ha sido el más feliz de mi vida. Tengo más amigos en mi comunidad que nunca, no me he enfermado desde que empecé, y nunca he estado más en forma. He encontrado que la amistad, no el dinero, es la verdadera seguridad. Que la mayoría de la pobreza de occidente es espiritual, y que la independencia es realmente interdependencia."

¿Algo que Mark extraña de su antigua vida como empresario? "El estrés. Los embotellamientos de tráfico. Los estados de cuenta bancarios. Las cuentas por pagar. Oh, claro, y tomar ocasionalmente una cerveza con mis amigos del local."

Esta historia nos recuerda a la de Benjamin Lesage, un joven francés que emprendió la misma ruta que Boyle y que cada vez más aventureros.

Para conocer más de esta historia mira el documental Happy.

Te podría interesar:

TOP 10: las mejores adaptaciones de Stephen King en el cine y la televisión

Por: pijamasurf - 11/03/2013

Un recuento de los mejores ejemplos de la de por sí exitosa relación entre Stephen King y el cine y la televisión, obras que han gozado de una colaboración afortunada y resultados reconocidos por el público y la crítica.

TNT.UTD.Editables.VP.REFE

El nombre de Stephen King es ampliamente conocido, una fama que va de la mano tanto de su abundante producción literaria, como del interés que existe en torno a los géneros que ha abordado (principalmente la literatura de horror, suspenso y en menor medida de ciencia ficción y fantástica) y, finalmente, la relación casi natural que se ha dado entre su obra escrita y sus adaptaciones fílmicas o televisivas, entre las cuales la más reciente es Under the Dome, desarrollada por Brian K. Vaughan.

A continuación compartimos un top de las 10 mejores adaptaciones que se han realizado de obras de Stephen King, muchas de las cuales son ya parte de ese imaginario colectivo que de algún modo puebla nuestras pesadillas.

 

Under the Dome

 

Finalmente, una de las adaptaciones más recientes de Stephen King: Under the Dome, una serie de 2013 que toma la novela homónima en la que se examina el asunto de la incomunicación. De pronto una población se descubre aislada por un domo de energía masivo, indestructible, que la aísla del resto del mundo, forzando la supervivencia y la organización entre sus habitantes, un peculiar examen en torno a los fundamentos de la vida en sociedad. La serie ha gozado de crítica favorables, entre ellas la de Publishers Weekly, que la consideró "formidablemente compleja e irresistiblemente atractiva"; asimismo, Los Angeles Times la calificó como "impresionante", de una "prosa lúcida y con una precisión escalofriante". 

The Shining, Stanley Kubrick (1997)

 

Una suma de talentos: King, Kubrick y la celebrada actuación de Jack Nicholson en esta fábula terrible sobre el efecto de las presencias sobrenaturales en la psique humana.

 

Carrie, Brian De Palma (1976)

 

Para algunos una adaptación un tanto libre de la novela homónima de King (que fue también su primer best-seller), se trata sin embargo de una de las películas que mejor exploran la relación madre-hija desde una perspectiva un tanto inusual.

 

It, Tommy Lee Wallace (1990)

 

Quién que tema a los payasos no encontrará uno de los fundamentos de su miedo en It, la exitosa serie que marcó a estos personajes gracias al magistral horror con que King revistió a uno de ellos: pálido, de nariz y peluca rojas y con una sonrisa siniestra.

 

The Stand, Mick Garris (1994)

 

Otra gran serie de la década de los 90 basada en una historia del prolífico escritor estadounidense. The Stand se sitúa en un mundo post-apocalíptico regido por la enfermedad y el imperativo de la supervivencia.

 

The Dead Zone, David Cronenberg (1983)

 

Otro gran director de paseo por los sombríos recovecos de la obra de Stephen King. En 1983, David Cronenberg la adaptó con resultados notables, sostenidos igualmente por la actuación de Christopher Walken, la música de Michael Kamen y el guión de Jeffrey Boam. La historia parte de un motivo aparentemente sencillo pero ampliamente perturbador: la posibilidad de que una persona, a causa de un accidente neurológico, sea capaz de descubrir los secretos de otra con sólo tocarla.

 

The Dead Zone

 

The Dead Zone fue también una serie transmitida entre 2002 y 2007, seis temporadas que se acercaron al ominoso sello de Cronenberg y que de algún modo también marcaron a los espectadores de la época.

 

Salem's Lot, Tobe Hooper (1979) y Mikael Salomon (2004)

 

 

Esta novela de vampiros de Stephen King, publicada originalmente en 1975, tuvo un par de adaptaciones para la televisión, la primera de 1979 y después en 2004, la primera con mayor fortuna, pues se ganó la aprobación del conocido crítico inglés Mark Kermode.

 

Hearts in Atlantis, Scott Hicks

 

Probablemente uno de los relatos más francamente personales y por ello mismo un tanto diferente de lo que usualmente esperamos de King: un recuento generacional de los llamados baby boomers, una suerte de camada de la que se esperó más de lo que al final lograron. La película de Hicks estuvo protagonizada por Anthony Hopkins.

 

The Mist, Frank Darabont

 

The Mist, una incursión de King en los territorios de la ciencia ficción, que, sin perder el nervio terrorífico, cuenta la historia de un pequeño poblado que de repente se ve envuelto en una niebla que trae consigo criaturas de otros mundos. En la película de Darabont se utiliza la perspectiva de explorar en torno al comportamiento humano en circunstancias extremas.

 Under the Dome se estrenará el próximo 4 de noviembre por TNT América Latina. Para más información sigue este enlace.

*Contenido publicitario