*

X
Recientemente la industria del alcohol se queja de que la marihuana está perjudicando su imagen cuando enfatiza las consecuencias negativas del beber.

beer-n-oregano

Afortunadamente cada vez hay más personas que dudan de la legitimidad, y sobretodo de la eficacia, de la mentada "guerra contra las drogas". Ante las indefendibles estadísticas alrededor de esta lucha mundial que lleva ya varias décadas, miles de ciudadanos alrededor del mundo han comenzado a apoyar campañas pro-legalización, en particular de la marihuana. Y entre los múltiples argumentos a los que recurren estas iniciativas, uno de ellos consiste en contrastar los beneficios/peligros del consumo de cannabis frente al legal y socialmente aceptado de bebidas alcohólicas. 

Ante este recurso de la retórica pro-marihuana, ahora la industria del alcohol se queja –lo que nos hace suponer que, en alguna medida, ya ha impactado sobre sus históricamente jugosas ventas. No deja de resultar un tanto paradójico, y hasta divertido, escuchar como la todopoderosa industria etílica ahora juega el rol de víctima frente a la siempre perseguida ganja. Incluso, representantes del alcohol han advertido que lucharán por defender su causa:

No estamos en contra de la legalización de la marihuana, simplemente no queremos ser condenados en el proceso. No queremos que el alcohol sirva como chivo expiatorio y vamos a luchar para defender nuestra industria ante su posible satanización.

En un repaso histórico que publicamos en este sitio, sobre la criminalización de la marihuana, se comprueba que desde los inicios de esta campaña, diversos grupos industriales presionaron por consumar y mantener el estatus de ilegal en esta planta. Entre ellos destacan la industria de los polímeros, la del tabaco, el papel, y las grandes farmacéuticas. Pero al menos en esa investigación no encontramos que los zares del alcohol hayan intervenido. Sin embargo, tampoco debería sorprendernos que algo del presupuesto cabildero de las principales compañías dedicadas al mercado de la bebida se haya destinado para neutralizar al que bien podría considerarse como un potencial competidor o, al menos, un inhibidor de consumo. 

Cada vez con mayor intensidad, el ánimo pro-cannabis encuentra receptores y amplificadores. Hoy es común encontrar múltiples artículos que abogan por su despenalización y que en muchos casos cuestionan la legalidad de otras sustancias, principalmente el alcohol. Entre los más destacables, tenemos el video protagonizado por Ben Rosen, colaborador del sitio BuzzFeed, quien se abocó a comprobar, empíricamente, cual de las dos sustancias, marihuana o alcohol, te vuelve más inoperante –sí, adivinen cuál fue el resultado. También tenemos, entre muchos otros artículos, reportajes y estudios, un listado creado por Alternet, que advierte "7 formas en que el alcohol es más peligroso y dañino que la cannabis"

Pero ¿quién tiene la razón?

Dudo que la satanización del alcohol sea parte de la agenda pro-marihuana –que en realidad tiene aún una intensa lucha por delante. Por otro lado, y si analizamos el contexto, resulta entendible recurrir al comparativo entre el consumo de alcohol y el de cannabis, ya que parece francamente ridículo que la segunda haya tenido que enfrentar una larga cacería de brujas, mientras que el primero haya sido una especie de baluarte de la cultura pop, avalada e incentivada mediante campañas multimillonarias, cuando en realidad, si nos remitimos a los datos duros, al menos a mi juicio su consumo resulta mucho más cuestionable que el de la mota. 

Pero más allá de dirimir quien de los dos tiene la razón, lo cierto es que la respuesta resulta obvia: la razón la tiene la libertad de elegir, el consumo responsable, la educación, y una cultura de permisión inteligente. Independientemente de cuál o cuáles sean tus sustancias predilectas, en el ser humano la demanda de estímulos externos es una práctica milenaria y quizá inevitable. Si realmente queremos apostar a un entorno más sano y evolutivo en el consumo de estupefacientes, la realidad es que no podemos condenar sustancia alguna, pero en cambio sí podemos reglamentar, evaluar y regular las prácticas que resulten de su consumo. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Te podría interesar:

Cinco beneficios para la salud que te da perdonar

Salud

Por: pijamasurf - 11/07/2013

El perdón no sólo tiene beneficios psicológicos y emocionales, también genera bienestar, reduce los niveles de estrés y alarga la vida.

AmandaCharchian-74-698

El perdón es la fragancia que derrama la violeta en el talón que la aplastó.

-Mark Twain

 

Aferrarse al enojo es uno de los sentimientos más pesados y perturbadores que podemos tener. Si no, el que más. Como presuntamente dijo Buda alguna vez: “Aferrarse al enojo es como agarrar un carbón caliente con la intención de aventárselo a alguien más; el que sale herido eres tú”. Después de todo, guardar rencor nos causa más dolor psicológico que a la persona que nos lastimó. Y, paradójicamente, nos une a esa persona mucho más profundamente de lo que quisiéramos.

Pero además de ello, guardar rencores puede causar dolor físico. Le haríamos a nuestro cuerpo, al igual que a nuestra mente, un enorme bien si tomáramos el camino del perdón. Existen muchos beneficios de salud que pueden hacer que reconsideremos si ese rencor realmente vale la pena.

Es importante saber que el perdón no tiene que ser un acto verbal. No es solamente una formalidad, sino un estado mental. Perdonar está en cada uno de nosotros, y es un trabajo del espíritu. Para perdonar tenemos, primero que nada, que dejar ir; quizá una de las empresas más difíciles que hay porque tiene que ver con el ego y con el orgullo. Pero una vez que logramos esto, nuestro estado anímico mejora y podemos volver a sentir ligereza.

 

Cinco beneficios físicos del perdón

 

1. Niveles de estrés más bajos

De acuerdo a un estudio realizado por investigadores del Hope Center, uno de los beneficios del perdón es que reduce las cantidades de cortisol.

Los investigadores examinaron las respuestas físicas de 71 participantes mientras hablan acerca de rencores y mientras hablaban acerca del perdón y la empatía. Aquellos que mostraron más perspectivas de perdón tuvieron respuestas de estrés psicológico menores.

 

2. Mantiene sano tu corazón

EL perdón también es bueno para el corazón. Un estudio sugiere que las personas que guardan rencor tienden a tener ritmos cardiacos más altos, mientras que aquellos que son más empáticos y capaces de perdonar tienden a tener ritmos más bajos.

 

3. Reduce el dolor

De acuerdo a un estudio hecho por investigadores de Duke University Medical Center, perdonar a aquellos que nos hicieron algún daño puede reducir el dolor tanto emocional como físico. De 61 participantes que sufrían de dolor de espalda crónico, aquellos que tenían más carácter para perdonar reportaron niveles de dolor más bajos. Esto llevó a los investigadores a pensar que “existe una relación entre el perdón y aspectos importantes de vivir con constante dolor”.

 

4. Reduce la presión arterial

Dejar ir el enojo puede reducir tu presión arterial. Estudios muestran que el perdón está asociado con  ello.

 

5. Extiende la vida

Los rencores pueden estarte quitando años de vida. De acuerdo a un nuevo estudio, después de revisar a adultos de 66 años y más, y determinar su habilidad para perdonar, aquellos que eran de naturaleza menos aferrada tendían a vivir más tiempo. Perdona y vive.