*

X

Prótesis de pene hace a hombre mantener una erección durante 8 meses

Por: pijamasurf - 07/08/2013

Un hombre de Delaware se sometió a una cirugía para mejorar la calidad de su erección sin saber que le seguirían angustiosos meses donde su miembro viril se convertiría en su peor enemigo.

pene

Las cirugías estéticas tienen la función de mejorar la confianza de la gente respecto a sus propios cuerpos, pero en el caso de Daniel Metzgar, un implante de pene estuvo a punto de costarle mucho más que una enorme cuenta de hospital. El conductor de camiones de 44 años se sometió a una cirugía para aumentar el tamaño de su miembro viril en 2009: esta consistió en un implante en tres piezas, cilindros inflables en el cuerpo del pene, una reserva de fluido en el abdomen y una bomba para activar el sistema dentro del escroto.

El problema fue que después de someterse a la cirugía, Metzgar quedó con una erección imposible de ocultar, por lo que tenía que usar sólo ropa holgada y caminar se volvió muy difícil. "No es algo que quisieras llevar a las fiestas y mostrar a tus amigos", ironiza Metzgar.

Este caso está resolviéndose actualmente en una corte de Delaware: la parte afectada busca compensación por daños no especificados contra el doctor Thomas J. Desperito, urólogo con una consulta en Delaware; el médico y sus abogados, por otra parte, afirman que Metzgar debió buscar ayuda de su médico luego de que el paciente presentara una considerable inflamación en el escroto (que Metzgar comparó con una pelota de volleyball) inmediatamente después de la cirugía, en diciembre del 2009, en lugar de esperar hasta abril del 2010 para reclamar y proceder legalmente.

pene2

Implante quirúrgico

La prótesis fue removida en agosto del 2010 cuando el dispositivo atravesó la pared del escroto, y aunque los daños por la primera cirugía redujeron el tamaño de su miembro viril en un 50% (además de pérdida de sensibilidad), Metzgar se sometió a una segunda prótesis que resultó exitosa, en agosto del 2010 y con un urólogo diferente, poniendo fin a la tortura de su erección de ocho meses. 

Se han presentado casos de priapismo (erección patológica) en adictos a la cocaína como el dominicano Luis Rodríguez, que mantuvo una dolorosa erección durante 27 días, pero en el caso de Metzgar pudo tratarse de un error médico o de una deficiencia en el funcionamiento del dispositivo. Las partes afectadas siguen en litigio legal.

[Disinfo]

Te podría interesar:
Custodiar la herencia de un país con la riqueza histórica de México, es uno de los más grandes compromisos que un funcionario público de ese país puede afrontar.
coatlicue
El cambio reciente en la dirección general del Instituto Nacional de Antropología e Historia ofrece una nueva oportunidad y, a la vez, trae a la memoria un gran caudal de problemas.
 
Teresa Franco, quien ahora lo preside por segunda ocasión, garantiza desde luego la custodia de nuestra riqueza ancestral. Su integridad, patriotismo y destreza suman a la causa. Lo que está en juego es, sin embargo, la limitación de los recursos y la densidad de las inercias contrarias a la puesta al día de una venerable institución…olorosa a naftalina.
 
Se conoce que el universo del cual es responsable el INAH rebasa significativamente su instrumental de trabajo; el organismo tiene, en cambio, prestigio, presencia y una misión fundamental que cumplir: contribuir a que los mexicanos estemos seguros de nosotros mismos, y ciertos de provenir de unos linajes recios, sabios, sensibles que vale mucho la pena asumir, refrendar y proseguir.
 
La función del INAH es por ello, a mi entender, esencialmente educativa. Se trata de preservar y comunicar valores: éticos, sociales, estéticos.
 
Son muchas las maneras en que esto puede acometerse. Los planteles escolares en su lugar o de visita, las comunidades próximas a los sitios y los monumentos, el turismo nacional, las tecnologías de la información y la comunicación, aportan hoy un arsenal amplísimo con el cual trabajar en la transmisión y absorción de conocimientos, y en su interpretación.  
 
Los obstáculos son muchos y diversos.
 
Al amparo de una especie de “sacerdocio” auto-impuesto o auto-designado bullen y se multiplican en el interior  del Instituto grupúsculos que no defienden, en realidad, sino intereses particulares a expensas del patrimonio colectivo. Son escollos reales para el ejercicio de la función objetiva tanto como para la transformación positiva y cabal del organismo.
 
La nueva titular deberá apelar a la comprensión y el apoyo constante del gobierno que le encarga una tarea asaz delicada y trascendente. De igual modo habrá de convencer al personal académico, técnico y administrativo verdaderamente profesional de unirse a la tarea por el interés público que le incumbe. Y tendrá que intentar involucrar en el empeño a la sociedad organizada, en busca de recursos y otras suertes de colaboración responsable y activa.
 
Más que verse celosamente a sí mismo como una bóveda inexpugnable (una especie de Fort Knox de la cultura vernácula), el INAH debiera convertirse en un gran promotor de la participación social; abrirse a la concurrencia del mayor número de agentes sociales para ampliar la conciencia y sumar fuerzas. Debiera, asimismo, buscar el concurso de las universidades mexicanas y extranjeras para producir cuadros especializados en las cantidades y calidades requeridas, los cuales posibiliten, por fin, la impostergable descentralización de la gestión y los servicios.
 
Menudo esfuerzo, pues, el que aguarda a la flamante directora, de quien no se espera sino que porfíe en el intento con la enjundia y el talento que le son característicos.  
 
Twitter del autor: @BarrosValero