*

X

La frontera México – Estados Unidos a punto de ser la más militarizada del mundo

Por: Ana Paula de la Torre - 06/25/2013

La reforma migratoria en E.U, la cual legalizaría a once millones de indocumentados, está paradójicamente condicionada a convertir la frontera con México en la zona más vigilada del mundo.

http-inlinethumb03.webshots.com-42050-2675891680104237032S500x500Q85Desde que llegó Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos, el número de deportados ilegales aumentó en un 30%, alcanzando niveles históricos. Mientras que en la administración de su antecesor, George Bush, fueron ‘regresados’, cada año, 300 mil indocumentados, desde 2007 este número ascendió a 500 mil.

Los senadores republicanos dicen estar preocupados por el traspaso de la narcoviolencia hacia su país. Argumentan el peligro sobre la entrada de terroristas a través de la frontera mexicana, y aseguran que sería un retroceso si E.U fuese invadido nuevamente por indocumentados.

Por lo anterior, condicionaron la aprobación de la reforma migratoria –la cual legalizaría a once millones de ilegales–, a una mayor vigilancia de la frontera. Esto implicaría duplicar el número de agentes de la patrulla fronteriza, aumentandólo a 40 mil, la construcción de más de mil kilómetros de muro, y la utilización de la más alta tecnología para vigilancia, como drones y aviones no tripulados.

El senador republicano y ex candidato a la presidencia, John McCain, advirtió que de aprobarse la iniciativa, la frontera mexicana sería, tras la caída del Muro de Berlín en 1989, la más militarizada del mundo.

Según la Fundación Nacional para la política estadounidense (NFAP), en el 2012 se registraron 447 muertes en la frontera, un récord histórico. Si bien la legalización de once millones de indocumentados significaría un aumento en la calidad de vida de estas personas, los nuevos migrantes serán aún más vulnerables, tanto por la militarización en la frontera, como por el peligro que conlleva el trayecto a través de México –abuso de autoridad y crimen organizado.

Aparentemente, a pesar de la sobrevigilancia, siempre habrán personas dispuestas a cambiar sus vidas, o a intentarlo, cruzando la frontera. Y es que tal vez no hay muro capáz de detener el llamado a la dignidad.

Twitter del autor: @anapauladelatd

 

Te podría interesar:

Potencial terapéutico del sueño lúcido: de la superación de la ansiedad a la aceptación del dolor

Por: pijamasurf - 06/25/2013

A pesar de que pasamos gran parte de nuestra vida durmiendo y en ensoñaciones de la vigilia, el sueño lúcido ofrece un potencial terapéutico aprovechable desde la comodidad de nuestra cama.

Lucid Dreaming Experiences

El potencial terapéutico del sueño lúcido es una de las ramas con más potencial y que más interés suscita en la comunidad de estudiosos profesionales de este fenómeno de conciencia, a la vez que una de las que menos atención ha recibido.

Esto es comprensible porque la gente cree que ya en sí mismo acceder al sueño lúcido es suficientemente difícil, y todo va cubierto de un halo mítico y misterioso que no permite tomar en cuenta la siguiente perspectiva: si nuestros miedos o padecimientos psicológicos están hechos de la misma materia que nuestro inconsciente, y a través de los sueños accedemos naturalmente (durante un tercio de nuestra vida) a la experiencia onírica, ¿por qué no permitirnos explorar su potencial terapéutico, incluso por el hecho de que de todas formas vamos a pasar muchos años de nuestra vida durmiendo?

Robert Waggoner es uno de los expertos en el sueño lúcido que se ha dado a la tarea de analizar este fenómeno con mayor detenimiento. Después de la publicación de su libro Lucid Dreaming: Gateway to the Inner Self, Waggoner comenzó a recibir correspondencia de personas que afirmaban haber superado padecimientos como estrés postraumático o ansiedad extrema utilizando sus sueños lúcidos como zona de pruebas o simulacros para superar los sentimientos destructivos y tomar el control de sus vidas en sus propias manos.

Según Waggoner, soldados que vuelven de la guerra así como personas que han experimentado terribles dolores físicos (como el trauma de la amputación de un miembro) han encontrado alivio al volver a ponerse en la situación traumática durante el sueño lúcido. Y es que la lucidez onírica no es accidental: va de la mano con la intención del onironauta, intención que debe ser perseguida en la vigilia.

Así, si alguien desea volver a vivir una situación angustiante para analizar sus reacciones y sentimientos puede hacerlo en la seguridad del sueño lúcido: cosas tan "simples" como reunir el valor para subirse a un vuelo comercial o presentar una tesis de doctorado pueden ser experimentadas sin salir de  nuestra cama. 

El potencial curativo del sueño lúcido es descrito en forma de una larga tirada de preguntas retóricas, a las que por descontado (y con diversos ejemplos contenidos en sus libros), Waggoner responde con un sonoro "sí":

"¿Podrías utilizar el sueño lúcido para curar otras enfermedades mentales y emocionales? ¿Podría el sueño lúcido resolver fobias de la vigilia, como el miedo a volar? ¿Podría el sueño lúcido ayudar a un adicto a mantenerse limpio y sobrio? ¿Podría el sueño lúcido resolver el sentimiento de vaga ansiedad de una persona que sufre de ella?"

A diferencia de aprendizajes tan poco costosos monetariamente como los libros, soñar no cuesta nada y puede ayudarnos a traspasar esos umbrales imaginarios, esas jaulas invisibles en las que nos hemos encerrado a nosotros mismos.

[Reality Sandwich]

JR