*

Los drones podrían hacer realidad el Estado de vigilancia en los próximos años

Por: pijamasurf - 04/01/2013

¿Cuánto control están dispuestos a dejar los ciudadanos en manos del gobierno con el fin de "vigilarlos"? Los vehículos aéreos no tripulados son de todos tamaños y están aquí para quedarse.

drone

 

No se trata de la descabellada afirmación de un teórico de la conspiración: el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, afirmó en una reciente entrevista que los vehículos aéreos no tripulados (VANT o drones como se les conoce popularmente) serán parte del futuro inmediato de las ciudades tal como las cámaras de vigilancia lo son en la actualidad. "No es una cuestión de que esté bien o mal", declaró el mandatario, "sino que simplemente no veo cómo pueda detenerse."

La diferencia, en realidad, radica en que un drone puede identificar un rostro y seguirlo --una cámara de vigilancia no. Y es que a través de la coartada de la seguridad el mundo sigue permitiendo que el Estado asuma una posición de arbitraje y supervisión cada vez más prevalente: la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) afirma que durante los próximos 10 años el gobierno de Estados Unidos gastará unos 94 mil millones de dólares en drones.

La FAA deberá entregar un reporte al Congreso estadunidense a respecto de las regulaciones a las que se verá sujeto el acceso a la tecnología de drones antes del 2015, previendo que al menos 10 mil de estos artefactos surcarán los cielos de EU en el 2020.

El gobierno no será el único usuario de estas cámaras con alas: además de las fuerzas policiacas, los usos civiles de los drones podrían sustituir a los helicópteros para supervisar las cosechas en los campos, los incendios u otros desastres naturales, hacer reportes de tránsito o incluso del clima. En EU, más de 50 empresas privadas, universidades y otros organismos desarrollan y producen unas 155 variedades de drones, cuyos tamaños varian desde los pequeños como un avión a escala, hasta enormes como un Boeing 737.

Gobiernos como el de Dilma Roussef en Brasil también integran cada vez más drones en la vigilancia fronteriza así como en la lucha contra el narcotráfico, e Israel comercializa drones desde hace años. ¿Será que el Estado de vigilancia se volverá una realidad tangible y aceptada según la inercia de los tiempos, dejando el concepto de privacidad como un anacronismo del pasado?

[The Verge y RT]

Conecta con Pijamasurf