*

X

Camionetas con obreros mexicanos: el sueño incómodo de la necesidad laboral (FOTOS)

Por: pijamasurf - 02/17/2013

La situación laboral es, por definición, desfavorable para los trabajadores. En el sistema en el cual vivimos, no puede ser de otro modo, toda vez que la ganancia del empleador es posible gracias a la inequidad irremediable que existe entre el tiempo y esfuerzo que una persona dedica a un trabajo y, por otro lado, el salario que se recibe a cambio, que es insuficiente por necesidad para que el sistema funcione.

Esta es la situación que impera en cualquier economía cuya fuente de riqueza sea el trabajo, sin importar que se trate de la discutible división entre países desarrollados y subdesarrollados. Apenas hace un par de días se dio a conocer, por ejemplo, que la filial de Amazon en Alemania mantiene a sus obreros inmigrantes bajo vigilancia y control de una compañía de seguridad de tendencias neonazis, una situación que se repite lo mismo en Brasil que en China o en Estados Unidos y que no son sino distintas formas que toma en la práctica uno de los conceptos fundamentales del capitalismo: la explotación.

Las fotografías que compartimos en esta ocasión pertenecen a un interesante ejercicio de Alejandro Cartagena, dominicano de nacimiento (1977) pero residente desde hace más de veinte años en el la ciudad mexicana de Monterrey, al norte del país y cercana a Estados Unidos.

Partiendo de un proyecto comisionado por un instituto de investigación sobre el uso de las calles en Monterrey, el fotógrafo redescubrió las camionetas en las que se transportan los trabajadores de la construcción, quienes por lo regular tienen su punto de trabajo a una hora o más de trayecto desde el lugar donde viven.

“No es raro ver estas camionetas, pero nunca las había visto desde esta perspectiva”, dice Cartagena, quien presenta tomas cuya elocuencia se debe en buena medida a esa vista inusitada, poco habitual. ¿Quién, en efecto se asombra al ver estas estas camionetas en la calle? ¿Quién no cuando se miran desde arriba y se revela, con algo oscilante entre la objetividad y la crudeza, las condiciones cotidianas de estos hombres?

Curiosamente, las imágenes han suscitado mayor interés de que Cartagena esperaba. “Para ser honesto pensé que sería solo otra cosa de América Latina”, dice. “Supongo que la gente respondió favorablemente porque hay muchas cosas representadas en estas fotografías. La gente piensa que son hombres cruzando ilegalmente la frontera o que son cadáveres en camionetas”.

Se trata, en suma, de una serie fotográfica en la que se condensan múltiples aristas de la realidad social, laboral, que además puede encontrar reflejo en otras latitudes y condiciones.

“Car Poolers” se exhibirá a partir del 23 de febrero y hasta el 6 de abril en la Kopeikin Gallery de Los Ángeles (2766 S. La Cienega Boulevard).

En este enlace, el sitio de Alejandro Cartagena.

[Slate]

Te podría interesar:
Las corporaciones interneteras parecen estar disfrutando el hecho de que nuestro cerebro aún no desarrolla las facultades necesarias para procesar la enorme cantidad de data a la que estamos expuestos.

 

Tras la ruptura de la gran burbuja de internet en el año 2000, que marcó el fin de una fiebre viralizada de inversiones especulativas en empresas ligadas a la Red, cientos de compañías se enfrentaron a una gran incógnita: cómo monetizar el intenso flujo de información y distribución de contenidos.

Durante la búsqueda de esta respuesta se recurrió a folclóricas estrategias, por ejemplo el uso de los nefastos pop-ups, y se ensayaron erráticos ejercicios que poco redituaron. Sin embargo, y a pesar de que aún existen múltiples actores que continúan tras el rastro de la mina digital, parece que al menos algunas compañías ya encontraron la piedra angular del negocio internetero: publicidad dirigida a la medida, confeccionada gracias a enormes cantidades de información que poseen de sus usuarios.    

Tal vez no haga falta decir que los principales beneficiados de esta nueva práctica son precisamente los dos mayores bancos de información de la Red: Google y Facebook. En el caso del primero, cada día difunde 30 mil millones de ads dirigidos, mientras que la empresa de Zuckerberg despliega 7 mil millones.

Si bien lucrar con nuestra data tiene más de un aspecto cuestionable, lo cierto es que también existen argumentos que le favorecen claramente: publicidad más relevante a nuestros intereses y menos intrusiva. Pero en un artículo publicado recientemente por Buzz Feed, Allison McCann plantea lo que podría ser el mayor riesgo de esta nueva era publicitaria: que la sofisticación para procesar información por parte de los anunciantes rebase nuestras propias funciones cognitivas y termine envolviéndonos en una danza que simplemente no comprendemos –con el grado de vulnerabilidad que esto implicaría–.  

De acuerdo con Clifford Nass, director del Communication between Humans and Interactive Media (CHIMe) Lab de la Universidad de Stanford: "Los humanos no estamos diseñados para escrudiñar las fuentes y causas de la información. Tal vez mejoremos en esta tarea luego de esto (la publicidad targeteada) pero actualmente no estamos preguntándonos el por qué".

El punto es que hoy nos enfrentamos a un cause de información que, quizá por la rapidez con la que se desató, nuestra mente apenas comienza a desarrollar las habilidades para manejarla con lucidez. Y si a este flujo frenético de data añadimos anuncios camuflados entre miles de hebras, entonces resulta muy posible que ni siquiera logremos discernir entre los mensajes de nuestros "amigos" y las sugerencias de comprar algo que encaja con nuestro estilo de vida (aunque hasta ese momento probablemente ni siquiera sabíamos que existía).

Hasta ahora queda claro que el gran negocio de Internet tiene que ver con el almacenaje de información sobre usuarios. Esa data es posteriormente procesada por medio de algoritmos que establecen perfiles de consumidores y generan correspondencias entre estos y las potenciales intenciones de compra de una persona. Pero aparentemente esta data esta siendo traducida en monumentales ganancias para aquellos que la poseen, aprovechando que nuestro cerebro aún no esta capacitado para hacerle frente al bombardeo informativo al que está expuesto –y aquí podría estarse inaugurando un debate neuroético alrededor de la publicidad y las nuevas herramientas que utiliza para imprimirse en nuestras mentes–. Y si te interesa conocer más a detalle la interacción de los ads con tu cerebro, te recomiendo que leas el texto de McCann, How Your Brain Deals With Google And Facebook Ads.

Ahora, más allá de lo siniestro del escenario, y sin entregarnos a dramas ideológicos, resulta apasionante el hecho de que a fin de cuentas estamos ante un reto que nos demanda una evolución acelerada para confrontar las actuales prácticas publicitarias pero sobretodo, para poder aprovechar el carnaval informativo que tenemos el privilegio de vivir en estos tiempos, y así no solo rebasar las agendas comerciales de las corporaciones web, sino propulsarnos a un simple destino: una mejor calidad de vida compartida.  

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Javier Barros del Villar