*

X

MyMagic+, el brazalete digital con datos personales que Disneyland impondrá a sus visitantes

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2013

Como si se tratara de un reducido estado policial, un territorio hiperreal con visos de prisión, los parques de diversiones Disneyland impondrán a sus visitantes el uso de un brazalete digital con información personal que, supuestamente, hará su experiencia más interactiva.

Como alguna vez lo advirtió Jean Baudrillard, Disneyland es una especie de reflejo hiperreal de la de por sí singular realidad estadounidense, una operación exponencial sobre el simulacro que propicia el modo de vida capitalista en el cual una minoría vive gracias al trabajo de las mayorías.

En este sentido, no es de extrañar que esta síntesis fantasiosa del american way of life adopte algunas de las prácticas que caracterizan ya a la sociedad a la que pertenece, especialmente las que fortalecen el llamado estado policial y de vigilancia sostenida.

MyMagic+ será una banda o brazalete que los visitantes de este popular centro de diversión estarán obligados a portar y que, gracias a la tecnología digital, dará al personal de Disneyland datos sobre el niño o adulto que lo lleve consigo. El pretexto, claro, es el entretenimiento, pues se dice así que si, por ejemplo, un pequeño se acerca a una botarga de Cenicienta, gracias al brazalete esta sabrá el nombre del niño y otros datos personales e interactuará con él de acuerdo con estos.

“Queremos tomar las experiencias pasivas y hacerlas tan interactivas como sea posible”, declaró al respecto Bruce Vaughn, director ejecutivo de Disney Imagineering.

[Animal New York]

Te podría interesar:

Consecuencias psicológicas de la crisis en España: más de 200 intentos de suicidio diarios

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2013

De acuerdo con estudios recientes la crisis económica en España ha provocado que, en promedio, 243 personas se intenten suicidar diariamente, utilizando como método la sobredosis de medicamentos.

En años recientes la población española se ha visto obligada a enfrentar una crisis económica que, según algunos, es consecuencia de la mala administración del gobierno y su preferencia por los intereses de sectores muy específicos en detrimento del bien común y generalizado.

Más allá de los efectos que esta situación ha tenido en las estadísticas macroeconómicas, la industria y demás ámbitos del desarrollo nacional, debemos recordar, aunque usualmente lo olvidamos, que la economía está hecha de personas y que en ellas y sus vidas recalan las buenas o malas decisiones que se toman o se dejan tomar en el sistema.

Así, no parece del todo sorprendente que según algunos investigadores reunidos en el Congreso Nacional de Laboratorio, reunido en Barcelona, alerten sobre el alarmante aumento de problemas psicológicos que en los últimos meses se ha observado en el país ibérico. Uno de los informes presentados en este simposio académico y científico asegura que diariamente ocurren, en promedio, 243 intentos de suicidio por la vía de la sobredosis de fármacos.

Estos números son alarmantes en cualquier sociedad, pero en España adquieren otra relevancia tanto por la proporción que representan con respecto a la población total como por la zona geográfica donde se observan, un país que supuestamente pertenece a la vanguardia de las economías nacionales.

De acuerdo con Bernandino Barceló, jefe de la Unidad de Toxicología del Hospital Universitario de Son Espases, en Palma de Mallorca, es probable que dichas personas acareen ya un historial de trastornos psíquicos que en tiempo de crisis —económicas, familiares— adquieren expresiones críticas, las cuales, sin embargo, no dejan de ser un tanto lamentables: vivir en un sistema que siembra en una persona la idea inquebrantable de que la solvencia económica es el único parámetro válido para tasar el valor de su existencia, al grado de que prefiera morir a vivir en la vergüenza del supuesto fracaso material.

[RT]