*

X

Científicos identifican región del cerebro que te hace egoísta

Por: pijamasurf - 01/30/2013

Personas con daño en una región del cerebro regalaron grandes cantidades de dinero sin razón en una especie de ataque de generosidad

El daño cerebral a una parte del cerebro hace que una persona tenga un ataque de generosidad y distribuya grandes cantidades de dinero (¿un golpe en la amígdala basolateral es el nuevo burundanga?). En un juego  de inversión en el laboratotio, tres mujeres con daño cerebral en la zona basolateral de la amígdala regalaron el doble de dinero que las personas sanas.

La mujeres que regalaron el dinero no esperan recibir un beneficio a cambio, pero aún así lo hicieron, en una conducta que parece una enfermedad mental y que al mismo tiempo parece ser una inesperada virtud. Al preguntarles la razón por la cual habían realizado esta conducta, las mujeres no pudieron responder. Según publica el sitio Science News, un grupo de investigadores dio a conocer los resultados de una investigación sobre lo que ahora sido acuñada como "la región del egoísmo" en el Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los resultados sugieren que existe una zona en el cerebro que permite el "egoísmo", ubicada en la amígdala, zona que controla respuestas instintivas de supervivencia, como al parecer también es el caso del egoismo o de la auto-procuración.

 

Te podría interesar:

Muere Ingo Swann, pionero de la visión remota e investigador de estados de conciencia no-ordinarios

Por: pijamasurf - 01/30/2013

Ingo Swann, el padre de la visión remota moderna murió el 31 de enero, a los 79 años. Swann fue pieza fundamental en el programa de investigación de fenómenos psíquicos de la Universidad de Stanford y la CIA

Ingo Swann, una de las figuras más prominentes en la investigación de fenómenos psíquicos en las últimas décadas, murió hoy a los 79 años de edad, según informó su amigo y colega Paul Smith. Swann fue parte primordial del programa piloto de la CIA y el Stanford Research Institute que desarrolló las bases de lo que hoy se conoce como visión remota, un tipo de clarividencia en el que un sujeto dirige su atención a un lugar distante para obtener información puntual del mismo.

Más allá de tener supuestas habilidades psíquicas, Swann diseñó numerosos experimentos y condujo investigaciones sobre estados de conciencia no-ordinarios (se le apodó "el psíquico científico"). Mientras que la CIA sólo parecía tener interés en la existencia de fenómenos psíquicos, para usarlos en la guerra o en el espionaje, Swann intentó describrir los mecanismos que los hacían posibles, encontrando un paralelo con los siddhis del hinduísmo.

Swann fue parte del proyecto Stargate de la CIA, al mando del DR. H.E. Puthoff y Russell Targ, científicos que en reiteradas ocasiones manifestaron haber comprobado que Swann tenía habilidades psíquicas. El caso más famoso fue en el lanzamiento del proyecto cuando Swann pidió realizar un experimento de visión remota en Júpiter. Según los documentos de este experimento, Swann observó los anillos de Júpiter, auroras, cristales de hielo y otros fenómenos antes de que la sonda Voyager los hubiera descubierto. Algunas personas, sin embargo, consideran que las descripciones de Swann no son pruebas concluyentes de esta habilidad.

En su libro autobiográfico Penetration: The Question of Extraterrestial and Human Telepathy, Swann expone una visión quizás extraña para muchas personas, sugiriendo que el mundo esta poblado por androides extraterrestres encubiertos, y, como podría esperarse, suscribe a la creencia new de age de que es posible recibir comunicación de seres interestelares.

Según Paul Smith, Ingo se encontraba trabajando en un nuevo libro que intentaría explicar los procesos mentales detrás de los fenómenos psíquicos, la labor que más lo mistificó a lo largo de sus días.