*

X

10 grandes escritores que abandonaron la escuela (y no por ello fracasaron)

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2012

La escuela, lo sabemos bien, no es el único camino posible, y estos 10 grandes ejemplos así lo demuestran.

Desde hace varias décadas —¿o siglos?— la formación académica se tiene como el único camino posible o válido del éxito o el reconocimiento social (lo que sea que estos signifiquen). Ir a la escuela y cumplir con todas sus obligaciones formativas es un imperativo que ha estado presente desde épocas remotas sin, al parecer, nunca perder fuerza.

Sin embargo, hay ejemplos notables que hacen que, después de todo, la esperanza no se pierda para aquellos que en cierto momento se dan cuenta de que la escuela no lo es todo, que, sobre todo, no es la única vía posible para alcanzar eso que podríamos denominar “realización personal” (sin saber tampoco qué significa esto).

En esta ocasión presentamos 10 grandes escritores que, a pesar de no seguir el camino trazado por la convención, no por ello fracasaron. Quizá no sea fácil, ¿pero no es la dificultad un estimulante?

 

Charles Dickens

Aunque en sus primeros años Dickens gozó de una educación privilegiada, las deudas de su padre le arrebataron esta posibilidad cuando contaba con 12 años. A partir de entonces trabajó en un almacén de betún calzado. Y aunque después volvió a la escuela, cuando su padre salió de prisión, esta experiencia ya jamás lo abandonaría.

 

Jack Kerouac

Kerouac, el niño mimado de la generación beat, estaba destinado a convertirse en el héroe de la Universidad de Columbia por medio de su equipo de fútbol americano. Pero, al parecer, él tenía otros planes. Conflictos con el entrenador y una fractura de tibia terminaron por empujar fuera de la institución y encaminarlo a una vida radicalmente distinta.

 

William Faulkner

Faulkner tuvo casi desde siempre una personalidad que no se llevaba bien con la disciplina y la normalidad. A los 15 le importaba poco la escuela, que abandonó a esa misma edad. Años después, empleado en una oficina postal, lo despidieron porque leía durante las horas laborales. A los 22 dejó la Universidad Mississippi, donde se había inscrito como estudiante especial, después de tres semestres. Eventualmente ganaría el premio nobel de literatura y, lo más importante, dejaría como legado una de las obras con más repercusión en la cultura humana.

 

Octavio Paz

Otro nobel en esta lista, el escritor mexicano Octavio Paz dejó la universidad antes de obtener su título. Sus inquietudes, tan amplias y ambiciosas que no cabían entre las paredes de las aulas, lo llevaron a Yucatán, a Valencia, a París (más o menos en ese orden) y demás lugares hasta culminar en la Academia Sueca. En algún momento, sin embargo, con motivo de la publicación de Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, un “especialista” en la poeta barroca, Tarsicio Herrera Zapién, se burló en un epigrama de la formación académica trunca de Paz (haciendo de “autodidacta” un insulto):

Castro: te atacó un Nobel;

te llamó “buey con diploma”.

Mas al escupir su hiel,

lo autodidacta le asoma,

pues ni un título tiene él.

 

George Bernard Shaw

Shaw erró de escuela en escuela durante su juventud hasta comprender, a los 14, que ese no era su medio. Su verdadero lugar de formación estuvo en la Galería Nacional de Dublín, donde aprendió todo lo que de arte, historia y literatura necesitaba para convertirse en el dramaturgo excepcional que fue.

 

Ray Bradbury

Como confesó en esta plática, Bradbury no fue a la universidad y, en contraste, se “graduó de la biblioteca” a los 28.

 

H.G. Wells

Wells tenía once años cuando, por un accidente, su padre se fracturó el fémur y tuvo que dejar la escuela para trabajar y ayudar en los gastos del hogar. Los muchos oficios que tomó a partir de entonces inspirarían las novelas The Wheels of Chance y Kipps.

 

Harper Lee

Ganadora del Pullitzer, Lee dejó la escuela de leyes apenas terminado su primer semestre. Acto seguido se mudo a Nueva York con la firme convicción de convertirse en escritora.

 

Jack London

El autor del célebre Colmillo blanco dejó la escuela cuando tenía 13 años, combinando empleos varios con la lectura incesante de todo libro que tuviera al alcance. Una década después, a los 24, publicó su primera reunión de cuentos.

 

Harvey Pekar

Legendario en el mundo de los cómics, Harvey Pekar asistió un año a la Case Western University, pero desistió por la enorme presión que le suponían las “clases de matemáticas”. Luego de ser licenciado por la Marina, a la que se unió cuando abandonó la universidad, se retiró a Cleveland, donde vivió por el resto de su vida.

[The Atlantic]

Te podría interesar:

La alquimia y la creencia en espíritus hicieron que Newton concibiera la gravedad

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2012

Estudios de alquimia, y su concepción de principio activos (espirituales) en la naturaleza, probablemente permitieron a Newton salirse de la caja y descubrir la ley de la gravedad.

Sir Isaac Newton es, junto con Albert Einstein, la máxima figura de la ciencia moderna. El descubridor de la ley de la gravedad, las propiedades espectrales de la luz y co-inventor del cálculo es la insignia del científico brillante que penetra los secretos del universo con la linterna de la razón. Esto, al menos, es lo que el establishment de la ciencia nos ha hecho creer por cientos de años. Sin embargo, Newton concebía a la naturaleza como una matriz viva y mágica en la cual se matarializaba el arte del Divino Arquitecto. Tanto como en la física, Newton se intresó por la alquimia y la interpretación profética de la Biblia.

Newton escribió más de 1 millón de palabras sobre temas de ocultismo, mismas que el Royal Society se negó a publicar  y que pasaron al olvido hasta que hace poco fueran rescatadas. Su biógrafo Richard Westfall escribió: "mi preferencia personal no puede hacer que más de un millón de palabras que escribió en su estudio de la alquimia desaparezcan". Lo cual es un buen ejemplo de la aversión que tiene la cultura dominante a los estudios de Newton, los cuales quisiera desparecer de la misma forma que algunos niños tiran algo al clóset, esperando que se desvanezca mágicamente

Lo más significativo del caso no es que Newton tuviera cierta tendencia espiritual --o lo que ha sido descrito como "seudociencia totémica"--sino que estos estudios en alquimia y en esoterismo fueron precisamente lo que le permitió acceder a la ley universal de la gravedad.

Stuart Clark escribe en su blog dentro de The Guardian:

La creencia de Newton en espíritus y en lo que los alquimistas llamaban principios activos casi seguro fue lo que le permitió concebir la gravedad en la forma matemática que usamos todavía hoy.

En el tiempo de Newton, los filósofos naturales le habían dado la espalda a la astrología y con ella a la idea de que las influencias podían viajar a través del espacio vacío. En cambio, los impulsos debían de ser transmitidos a través de cosas tocándose entre sí. Así que si había una fuerza que movía a los planetas tenía que hacerlo a través de un medio. 

Descartes creía que se trataba de un fluido, lo que movía a los planetas. Sin embargo, las matemáticas para esto no le daban a Newton. Pero si las influencias inmateriales podían existir, no había necesidad de un contacto físico para inducir movimiento --este podría ser detonado a través de "principios activos" dentro de un objeto. Esto llevó a Newton a descubrir una simple y elegante ecuación matemática en la que no era necesaria la acción de un fluido. La palabra "espíritu" fue reemplazada por la plabra "fuerza". La gravedad tomó el lugar de la ley de la atracción que Newton conocía de sus estudios herméticos (tradujo personalmente La Tabla Esmerlada, atribuida a Hermes Trimegisto).

Stuart Clark se pregunta "¿Fue Newton un científico o un brujo? En verdad, fue un poco de los dos. Y por eso fue que logró obtener resultados donde otros habían fracasado". Hoy en día la alquimia ha sido rezagada dentro del paradigma epistemológico dominante a un lugar marginal, acaso anecdótico, poético y poco significativo. Sin embargo, gran parte de  la ciencia moderna nace de esta disciplina en la que se conjuga la ciencia y el arte, el cuerpo y el espíritu (recordemos por ejemplo a Paracelso, imprescindible para el desarrollo de la medicina). Newton no es grande a pesar de su afición a la alquimia, sino precisamente por ella. Podemos arriesgar una conjetura, todos los grandes descubrimientos de la ciencia moderna y futura tienen y tendrán una cara oculta, que los científicos no gustan de ver, un doble en la sombra, en la que relucen los principios de la alquimia, la ciencia divina.